Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Éxodo: La Biblia bajo el lente de la Ciencia

Usted está aquí

Tabla de contenidos

El primer versículo de Éxodo es una continuación del último versículo de Génesis "Y murió José a la edad de ciento diez años; y lo embalsamaron, y fue puesto en un ataúd en Egipto...Y estos son los nombres de los hijos de Israel que entraron en Egipto con Jacob...".

Con la expulsión de los hicsos y la llegada de una nueva dinastía egipcia (la 18), comienza la opresión de los israelitas. Veremos cómo el relato bíblico coincide maravillosamente con la historia de estos nuevos faraones.

La vida de Moisés cubriría tres etapas, cada una de 40 años. La primera parte la pasó siendo educado como un príncipe egipcio. No obstante por medio de su verdadera madre quién lo crió, él vio la vanidad y la falsedad de la sociedad egipcia y, en vez, escogió el camino de Dios.

Tras cuarenta años de rodear los desiertos de Madián y del Sinaí, Moisés poco sabe que se cumplen los cuatrocientos años que Dios le había profetizado a Abraham de ser su pueblo extraños y peregrinos en las tierras de Canaán y Egipto.

Ante la imponente corte del Faraón, Moisés y Aarón esperan la respuesta del dignatario para saber si dejará salir a Israel a guardar una fiesta religiosa en el desierto.

Antes de seguir analizando las plagas de Egipto, se ha avanzado lo suficiente para notar unos paralelos entre este libro de Éxodo y el libro de Apocalipsis.

Tras las primeras siete plagas, Egipto yace en ruinas.

Durante el día 14 del mes de Abib, el pueblo de Israel despoja a los egipcios de mucha de sus riquezas transportables. Para una raza de esclavos, esto era muy importante, pues poseían muy pocas cosas.

Los israelitas, quienes sintieron tanta alegría al salir de Egipto, ahora se encuentran aterrados al ver el poderoso ejército de los egipcios casi encima de ellos.

¡Por fin estaban libres de los egipcios!

A un día de alcanzar la meta de llegar al Monte Sinaí, de repente aparece un ejército de los amalecitas, parientes lejanos de Israel.

Antes de abordar la ley de Dios, es bueno darse cuenta de que los libros del Antiguo Testamento no están en nuestra Biblia en su orden original.

Entramos ahora a una de las secciones más malentendidas en la Biblia – las leyes después de los Diez Mandamientos.

Al seguir explicando los derechos laborales, debemos ver estas leyes del punto de vista del israelita, que fue recién liberado de una horrible esclavitud opresiva en Egipto.

Al estudiar brevemente la historia del sistema legal del hombre apartado de Dios, la respuesta es que existe una gran confusión en las leyes y no han dado resultados duraderos ni eficaces.

El caso específico del homicidio premeditado, merecía ciertas consideraciones que en nuestros tiempos serían incomprensibles. Sin embargo, esto pone sobre la mesa la principal causa de las deficiencias en el modelo de justicia humano: la falta de severidad.

En contra de la creencia popular, la Ley del Talión no es un sistema salvaje de retribución, sino un principio que hasta la fecha se aplica: la compensación del daño.

Para Dios, la vida humana es muy valiosa. Por ello, otorgó instrucciones claras para salvaguardar de imprevistos a su pueblo.

Antes de pasar a la siguiente sección de leyes, es bueno recordar que todas estas leyes estaban basadas sobre principios espirituales que se pueden resumir en 1 Juan 4:8, "Dios es amor".

La elección de pareja es una de las decisiones más importantes de nuestra vida. Dios sabe perfectamente esto y nos dejó escritos sus consejos para formar matrimonios duraderos y felices.

Luego de entregar las leyes básicas sobre el matrimonio, Dios procede a delinear las leyes sobre el manejo de la economía.

Aunque la Biblia es clara al respecto, la mayoría del cristianismo no respeta las Fiestas Santas de Dios ¿Por qué?

Dios no tenía la noción de que Israel peleara guerras y les hizo una maravillosa promesa si le obedecían.

Acabemos de repasar las leyes del pacto que Dios hizo con Israel. Esto se conocería como el Antiguo Pacto una vez que Cristo viniera y estableciera lo que se llama el Nuevo Pacto.

Como hemos visto, el tabernáculo fue un modelo del trono de Dios en el cielo y una forma de morar ante un Israel escogido pero inconverso.

Continuamos con el estudio sobre el Tabernáculo de Dios.

Estamos por concluir el libro de Éxodo y sólo falta un último detalle importante, el estudio de las vestimentas de los sacerdotes. Aquí también veremos que este tema encierra valiosas lecciones espirituales que podemos aplicar en nuestras vidas.