Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Isaías: La Biblia Bajo el Lente de la Ciencia

Usted está aquí

Tabla de contenidos

Según el orden de nuestra Biblia, estamos entrando en la cuarta sección del Antiguo Testamento, llamada “Los Profetas”.

Llegamos a la segunda profecía de Isaías. Ocurrió “en los tiempos de Acaz, rey de Judá” (Isaías 7:1), que reinó alrededor de los años 747 al 732 a.C. Es durante su reinado que la casa norteña de Israel es invadida por los asirios.

Luego de describir el maravilloso Mundo de Mañana en el capítulo 11, Dios termina esta sección en el capítulo 12 con el cántico de alegría que cantará su pueblo al iniciar el Milenio. Veremos que en Apocalipsis hay muchos detalles similares.

Estamos en medio de las profecías donde Dios entrega sus juicios sobre Israel y las naciones vecinas. Estas abarcan desde el capítulo 13 al 24 de Isaías. Veamos el mundo al que Dios se dirige y sabe que tendrá, por su cercanía a Israel y su dominio sobre gran parte del mundo, mucho que ver con los sucesos en los tiempos del fin.

Luego de profetizar sobre las naciones alrededor de Israel, no sólo en sus tiempos, sino también en los tiempos del Fin, Dios inspira a Isaías a describir lo que sucederá después de los tiempos del Fin, es decir durante el Milenio. Veamos primero Isaías 24, que prepara la escena.

Luego de mostrar esta grandiosa panorámica del Milenio, los pensamientos de Dios vuelven a los asuntos inmediatos de Israel. Están por cometer un grave error al no confiar en él y en vez, aliarse con Egipto contra Asiria.

Con el capítulo 35, finalizamos las profecías de Dios para los tiempos del fin. Luego de la descripción de juntar a las naciones en la Venida de Cristo, y el castigo que recibirán al querer combatir contra él, ahora Dios termina describiendo el reino de paz que se inaugurará.