Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

#176 - Isaías 29-34: "Los tiempos del fin; lugar de refugio"

Usted está aquí

#176 - Isaías 29-34

"Los tiempos del fin; lugar de refugio"

Descargar
176-isaias-29-34print (156.43 KB)

Descargar

#176 - Isaías 29-34: "Los tiempos del fin; lugar de refugio"

176-isaias-29-34print (156.43 KB)
×

Les advierte: “¡Ay de los hijos que se apartan dice el Eterno, para tomar consejo, y no de mí… que se apartan para descender a Egipto… para fortalecerse con la fuerza del Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto! Pero la fuerza de Faraón se os cambiará en vergüenza… Cuando estén sus príncipes en Zoán… todos se avergonzarán del pueblo que no les aprovecha, ni los socorre… llevan sobre lomos de asnos sus riquezas, y sus tesoros sobre jorobas de camellos, a un pueblo que no les será de provecho” (Isaias 30:1-6 Isaias 30:1-6 [1] ¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado! [2] Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto. [3] Pero la fuerza de Faraón se os cambiará en vergüenza, y el amparo en la sombra de Egipto en confusión. [4] Cuando estén sus príncipes en Zoán, y sus embajadores lleguen a Hanes, [5] todos se avergonzarán del pueblo que no les aprovecha, ni los socorre, ni les trae provecho; antes les será para vergüenza y aun para oprobio. [6] Profecía sobre las bestias del Neguev: Por tierra de tribulación y de angustia, de donde salen la leona y el león, la víbora y la serpiente que vuela, llevan sobre lomos de asnos sus riquezas, y sus tesoros sobre jorobas de camellos, a un pueblo que no les será de provecho.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Bien que conocen la ley acerca de no aliarse con los pueblos alrededor. Dice: “Cuando el Eterno tu Dios te haya introducido en la tierra… y haya echado de delante de ti a muchas naciones… no harás con ellas alianza… Porque desviará a tu hijo de en pos de mí, y servirán a dioses ajenos; y el furor del Eterno se encenderá sobre vosotros, y te destruirá pronto” (Deuteronomio 7:1-5 Deuteronomio 7:1-5 [1] Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla, y haya echado de delante de ti a muchas naciones, al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, siete naciones mayores y más poderosas que tú, [2] y Jehová tu Dios las haya entregado delante de ti, y las hayas derrotado, las destruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia. [3] Y no emparentarás con ellas; no darás tu hija a su hijo, ni tomarás a su hija para tu hijo. [4] Porque desviará a tu hijo de en pos de mí, y servirán a dioses ajenos; y el furor de Jehová se encenderá sobre vosotros, y te destruirá pronto. [5] Mas así habéis de hacer con ellos: sus altares destruiréis, y quebraréis sus estatuas, y destruiréis sus imágenes de Asera, y quemaréis sus esculturas en el fuego.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Dios, que ve el futuro, sabe que estas alianzas pecaminosas no sólo se llevarán a cabo en los tiempos de Isaías, sino también en los tiempos del Fin. Por eso de nuevo, estas advertencias son duales. Noten aspectos que sólo se cumplirán en la Venida de Cristo. 

Dice: “Ay de Ariel… ciudad donde habitó David… porque acamparé contra ti alrededor, y te sitiaré con campamentos, y levantaré contra ti baluartes. Entonces serás humillada… y será repentinamente, en un momento. Por el Eterno de los ejércitos serás visitada con truenos, con terremotos y con gran ruido, con torbellino y tempestad, y llama de fuego consumidor [esto ocurre sólo en los tiempos del Fin]. Y será como sueño de visión nocturna la multitud de todas las naciones que pelean contra Ariellas naciones que pelearán contra el monte de Sion.” (Isaias 29:1-5 Isaias 29:1-5 [1] ¡Ay de Ariel, de Ariel, ciudad donde habitó David! Añadid un año a otro, las fiestas sigan su curso. [2] Mas yo pondré a Ariel en apretura, y será desconsolada y triste; y será a mí como Ariel. [3] Porque acamparé contra ti alrededor, y te sitiaré con campamentos, y levantaré contra ti baluartes. [4] Entonces serás humillada, hablarás desde la tierra, y tu habla saldrá del polvo; y será tu voz de la tierra como la de un fantasma, y tu habla susurrará desde el polvo. [5] Y la muchedumbre de tus enemigos será como polvo menudo, y la multitud de los fuertes como tamo que pasa; y será repentinamente, en un momento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Comenta Unger sobre el capítulo 29: 

El Último Sitio de Jerusalén – Jerusalén, a pesar de su sagrado carácter como Ariel, “el león de Dios” [por sus alianzas y falta de fe] será castigada por Dios mediante sus instrumentos de ira (los enemigos de Israel en los últimos días). La sitiará hasta que sea tomada y devastada. Pero Ariel también es un símbolo del Redentor de Jerusalén, Cristo, que en Apocalipsis 5:5 Apocalipsis 5:5Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
es llamado por el mismo nombre: el León de la tribu de Judá, la raíz de David”, que luego del castigo, salvará a Jerusalén de sus enemigos en su Venida. Esto se ve en los versículos a continuación.

Dios Castigará a los Enemigos de Jerusalén - “En un momento”, vs. 6, después que el furor de su ira para castigar a los suyos por intermedio de sus instrumentos se haya aplacado, el Señor se les tornará en contra y destruirá “la multitud de todas las naciones que pelearán contra el monte de Sion” ... Ha de ser sellada, porque ni el asedio de Senaquerib ni el asedio de los romanos lo logró. Su cumplimiento pertenece aún al futuro” (p. 332).

Luego, Dios explica la razón por su ira contra Israel. “Porque el Eterno derramó sobre vosotros espíritu de sueño, y cerró los ojos de vuestros profetas, y puso velo sobre las cabezas de vuestros videntes. Y os será toda visión como palabras de libro sellado, el cual, si dieren al que sabe leer, y le dijeren: Lee ahora esto; él dirá: No puedo, porque está sellado” (Isaias 29:10-11 Isaias 29:10-11 [10] Porque Jehová derramó sobre vosotros espíritu de sueño, y cerró los ojos de vuestros profetas, y puso velo sobre las cabezas de vuestros videntes. [11] Y os será toda visión como palabras de libro sellado, el cual si dieren al que sabe leer, y le dijeren: Lee ahora esto; él dirá: No puedo, porque está sellado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Aquí vemos que es Dios que entrega el entendimiento de las Escrituras para comprender las profecías sólo a los que le obedecen (Salmos 111:10 Salmos 111:10 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 5:32 Hechos de los Apóstoles 5:32Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esta es la razón por la falta de entendimiento de los ministros y dirigentes religiosos de este mundo. “Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado” (vs. 13-14). Cristo usó este pasaje para describir a los fariseos (Marcos 7:6-9 Marcos 7:6-9 [6] Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su corazón está lejos de mí. [7] Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. [8] Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. [9] Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Más adelante, Dios es más explícito, y es lo que también le ha sucedido en al cristianismo tradicional: “Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley del Eterno; que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto [los Mandamientos], decidnos cosas halagüeñas , profetizad mentiras; dejad el camino [el antiguo de las leyes de Dios], apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel [y sustitúyelo por otro dios menos santo]” (Isaias 30:9-11 Isaias 30:9-11 [9] Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; [10] que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; [11] dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

Como vemos, no hay nada nuevo bajo el sol. Resultado de todo esto, Dios dice que “cegará” las mentes de estos líderes religiosos a las verdades bíblicas, y la Biblia se convertiría en un libro “misterioso”, “peligroso”, “sellado”, “alegórico” que piensan no se debe tomar en forma literal y por lo tanto, no enseñan al pueblo las leyes de Dios. En vez sustituyen mentiras populares tomadas del paganismo y mensajes halagüeños basados más en la gracia que en la ley de Dios. No quieren hablar de profecías del futuro castigo al mundo, y le entregan al pueblo lo que desean escuchar, que sólo habrá paz y amor en el futuro. 

Isaías les advierte: “¡Ay de los que se esconden del Eterno, encubriendo el consejo, y sus obras están en tinieblas, y dicen: ¿Quién nos ve, y quién nos conoce? Vuestra perversidad ciertamente será reputada como el barro del alfarero. ¿Acaso la obra dirá de su hacedor: No me hizo? ¿Dirá la vasija de aquel que la ha formado: No entendió?” (vs. 15-16). Aclara El Comentario Exegético: “La alusión es al plan secreto que muchos nobles judíos habían hecho de buscar la ayuda de Egipto contra los asirios, lo que era contrario al consejo de Isaías. Al mismo tiempo se retrata a los hipócritas en general, quienes, bajo una plausible apariencia exterior, tratan de ocultar su verdadero carácter, no sólo de la vista de los hombres, sino de Dios… y estos hombres piensan que pueden alterar los diseños de Dios como si el barro pudiese alterar los planes del alfarero. Así se ponían en lugar de Dios” (p. 597).

Pero Isaías les dice que todo se cumplirá exactamente como Dios lo ha planeado para ese entonces y para el futuro. Él establecerá su Reino como ha dispuesto, y ahora Dios entrega un vistazo de ese futuro tiempo para animar al remanente fiel. Dice: “¿No se convertirá de aquí a muy poco tiempo el Líbano en campo fructífero, y el campo fértil será estimado por bosque?” (vs. 17). El Nuevo Comentario Bíblico explica: “El actual Líbano es un área muy montañosa y con pocos cultivos, pero en el Milenio será convertido en una tierra de campos fértiles. A la vez, la tierra buena de hoy será en comparación como un arbusto pequeño a lo que es un bosque” (p. 607).

Continúa Dios: “En aquel tiempo los sordos oirán las palabras del libro [la Biblia], y los ojos de los ciegos verán en medio de la oscuridad y de las tinieblas. Entonces los humildes crecerán en alegría en el Eterno, y aun los más pobres de los hombres se gozarán en el Santo de Israel. Porque el violento será acabado (vs. 18-20). Aquí hay una promesa de sanidad divina a los sordos y ciegos para que puedan entender “las palabras del libro” y puedan convertirse.

Respecto a la resurrección de los justos en ese entonces, Dios dice por medio de Isaías: “Por tanto, el Eterno, que redimió a Abraham, dice así a la casa de Jacob: No será ahora avergonzado Jacob, ni su rostro se pondrá pálido; porque verá a sus hijos, obra de mis manos en medio de ellos, que santificarán mi nombre… y temerán al Dios de Israel. Y los extraviados de espíritu aprenderán inteligencia, y los murmuradores aprenderán doctrina” (vs. 22-24). Dice El Nuevo Comentario Bíblico: “Se refiere aquí a Jacob, como persona, que, resucitado en el Reino, no tendrá de qué avergonzarse por la mala conducta de su pueblo” (p. 607).

Sin embargo, la Jerusalén de ese entonces, sí era una vergüenza para Jacob. Dice Dios: “Porque desechasteis esta palabra y confiasteis en violencia… por tanto, os será este pecado como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente. Y se quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos… Porque así dijo el Eterno… En descanso y en reposo seréis salvos… y no quisisteis, sino que dijisteis: No, antes huiremos en caballos; por tanto… un millar huirá a la amenaza de uno” (Isaias 30:12-17 Isaias 30:12-17 [12] Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado; [13] por tanto, os será este pecado como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente. [14] Y se quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos; tanto, que entre los pedazos no se halla tiesto para traer fuego del hogar, o para sacar agua del pozo. [15] Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis, [16] sino que dijisteis: No, antes huiremos en caballos; por tanto, vosotros huiréis. Sobre corceles veloces cabalgaremos; por tanto, serán veloces vuestros perseguidores. [17] Un millar huirá a la amenaza de uno; a la amenaza de cinco huiréis vosotros todos, hasta que quedéis como mástil en la cumbre de un monte, y como bandera sobre una colina.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Dios contrasta esa actitud con la que habrá en el Milenio: “Ciertamente el pueblo morará en Sion, en Jerusalén; nunca más llorarás [no habrá más desgracias]... Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de angustia [su disciplina y castigo], con todo, tus maestros nunca más te serán quitados [de la Verdad], sino que tus ojos verán a tus maestros” (Isaias 30:19-20 Isaias 30:19-20 [19] Ciertamente el pueblo morará en Sion, en Jerusalén; nunca más llorarás; el que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá. [20] Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de angustia, con todo, tus maestros nunca más te serán quitados, sino que tus ojos verán a tus maestros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Durante esos gloriosos mil años, los santos bajo Cristo enseñarán la justicia al pueblo, y aparecerán cuando uno piense desviarse. Dice Daniel 12:1-3 Daniel 12:1-3 [1] En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. [2] Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. [3] Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “En aquel tiempo se levantará Miguel… y será tiempo de gran angustia… pero en aquel tiempo será liberado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro [de la vida, vea Fil 4:3]... Y muchos… serán despertados… Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad”. Añade Apocalipsis 20:6 Apocalipsis 20:6Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección… serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”. Esa es la gloriosa meta de un miembro hoy.

Estas enseñanzas incluyen las de Ezequiel 44:23-24 Ezequiel 44:23-24 [23] Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio. [24] En los casos de pleito ellos estarán para juzgar; conforme a mis juicios juzgarán; y mis leyes y mis decretos guardarán en todas mis fiestas solemnes, y santificarán mis días de reposo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, [entre leyes religiosas humanas y las de Dios] y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio [a no comer carnes inmundas]... y mis leyes y mis decretos guardarán en todas mis fiestas solemnes, y santificarán mis días de reposo [enseñarán a guardar el sábado y las Fiestas Santas]”. Como resultado, todo el mundo se guiará por las leyes de Dios, como dice Isaias 11:9 Isaias 11:9No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “la tierra será llena del conocimiento del Eterno, como las aguas cubren el mar”.

Seguimos ahora en Isaias 30:22-33 Isaias 30:22-33 [22] Entonces profanarás la cubierta de tus esculturas de plata, y la vestidura de tus imágenes fundidas de oro; las apartarás como trapo asqueroso; ¡Sal fuera! les dirás. [23] Entonces dará el Señor lluvia a tu sementera, cuando siembres la tierra, y dará pan del fruto de la tierra, y será abundante y pingüe; tus ganados en aquel tiempo serán apacentados en espaciosas dehesas. [24] Tus bueyes y tus asnos que labran la tierra comerán grano limpio, aventado con pala y criba. [25] Y sobre todo monte alto, y sobre todo collado elevado, habrá ríos y corrientes de aguas el día de la gran matanza, cuando caerán las torres. [26] Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que vendare Jehová la herida de su pueblo, y curare la llaga que él causó. [27] He aquí que el nombre de Jehová viene de lejos; su rostro encendido, y con llamas de fuego devorador; sus labios llenos de ira, y su lengua como fuego que consume. [28] Su aliento, cual torrente que inunda; llegará hasta el cuello, para zarandear a las naciones con criba de destrucción; y el freno estará en las quijadas de los pueblos, haciéndoles errar. [29] Vosotros tendréis cántico como de noche en que se celebra pascua, y alegría de corazón, como el que va con flauta para venir al monte de Jehová, al Fuerte de Israel. [30] Y Jehová hará oír su potente voz, y hará ver el descenso de su brazo, con furor de rostro y llama de fuego consumidor, con torbellino, tempestad y piedra de granizo. [31] Porque Asiria que hirió con vara, con la voz de Jehová será quebrantada. [32] Y cada golpe de la vara justiciera que asiente Jehová sobre él, será con panderos y con arpas; y en batalla tumultuosa peleará contra ellos. [33] Porque Tofet ya de tiempo está dispuesto y preparado para el rey, profundo y ancho, cuya pira es de fuego, y mucha leña; el soplo de Jehová, como torrente de azufre, lo enciende.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Entonces profanarás la cubierta de tus esculturas de plata… las apartarás como trapo asqueroso; ¡Salmos fuera! les dirás [Sabrán obedecer el Segundo Mandamiento]. Entonces dará el Señor lluvia a tu sementera [el clima será controlado por Dios]... y sobre todo monte alto, y sobre todo collado elevado, habrá ríos y corrientes de aguas el día de la gran matanza. Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que vendare el Eterno la herida de su pueblo, y curare la llaga que él causó. He aquí que el nombre del Eterno viene de lejos; su rostro encendido y con llamas de fuego devorador; sus labios llenos de ira… para zarandear a las naciones con criba de destrucción… Vosotros tendréis cántico como de noche en que se celebra pascua [noche de la liberación y victoria]... Y el Eterno hará oír su potente voz… Porque Asiria que hirió con vara, con la voz del Eterno será quebrantada… Porque Tofet [el valle de Hinom, o Gehenna donde serán destruidas las naciones que vienen contra Cristo] ya de tiempo está dispuesto… cuya pira es de fuego”. Este Tofet está en el valle que rodea una parte de Jerusalén, donde Cristo derrotará a las naciones. Este valle también se llama de Josafat o de decisión en Joel 3:12-14 Joel 3:12-14 [12] Despiértense las naciones, y suban al valle de Josafat; porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor. [13] Echad la hoz, porque la mies está ya madura. Venid, descended, porque el lagar está lleno, rebosan las cubas; porque mucha es la maldad de ellos. [14] Muchos pueblos en el valle de la decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la decisión.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.

Además, está descrito con más detalles en Zacarías 14:1-9 Zacarías 14:1-9 [1] He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. [2] Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. [3] Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. [4] Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. [5] Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos. [6] Y acontecerá que en ese día no habrá luz clara, ni oscura. [7] Será un día, el cual es conocido de Jehová, que no será ni día ni noche; pero sucederá que al caer la tarde habrá luz. [8] Acontecerá también en aquel día, que saldrán de Jerusalén aguas vivas, la mitad de ellas hacia el mar oriental, y la otra mitad hacia el mar occidental, en verano y en invierno. [9] Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “He aquí, el día del Eterno viene… Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén… Después saldrá el Eterno y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla… y vendrá el Eterno mi Dios, y con él todos los santos. Y acontecerá que en ese día no habrá luz clara, ni oscura. Será un día, el cual es conocido del Eterno, que no será ni día ni noche; pero sucederá que al caer la tarde habrá luz. Acontecerá también en aquel día, que saldrán de Jerusalén aguas vivas… Y el Eterno será rey sobre toda la tierra”.

En el capítulo 31, otra vez Dios les advierte de no hacer un pacto con los egipcios, y hace la misma advertencia a la generación de judíos en los tiempos del Fin. “¡Ay de los que descienden a Egipto!... los egipcios hombres, y no Dios… caerá el ayudador y caerá el ayudado, y todos desfallecen a una… así el Eterno de los ejércitos descenderá a pelear sobre el monte de Sion, y sobre su collado. Como las aves que vuelan, así amparará el Eterno… a Jerusalén, amparando, librando, preservando y salvando… Porque en aquel día arrojará el hombre sus ídolos de plata… que para vosotros han hecho vuestras manos pecadoras. Entonces caerá Asiria por espada no de varón… y sus jóvenes serán tributarios… dice el Eterno, cuyo fuego está en Sion, y su horno en Jerusalén” (Isaias 31:1-9 Isaias 31:1-9 [1] ¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda, y confían en caballos; y su esperanza ponen en carros, porque son muchos, y en jinetes, porque son valientes; y no miran al Santo de Israel, ni buscan a Jehová! [2] Pero él también es sabio, y traerá el mal, y no retirará sus palabras. Se levantará, pues, contra la casa de los malignos, y contra el auxilio de los que hacen iniquidad. [3] Y los egipcios hombres son, y no Dios; y sus caballos carne, y no espíritu; de manera que al extender Jehová su mano, caerá el ayudador y caerá el ayudado, y todos ellos desfallecerán a una. [4] Porque Jehová me dijo a mí de esta manera: Como el león y el cachorro de león ruge sobre la presa, y si se reúne cuadrilla de pastores contra él, no lo espantarán sus voces, ni se acobardará por el tropel de ellos; así Jehová de los ejércitos descenderá a pelear sobre el monte de Sion, y sobre su collado. [5] Como las aves que vuelan, así amparará Jehová de los ejércitos a Jerusalén, amparando, librando, preservando y salvando. [6] Volved a aquel contra quien se rebelaron profundamente los hijos de Israel. [7] Porque en aquel día arrojará el hombre sus ídolos de plata y sus ídolos de oro, que para vosotros han hecho vuestras manos pecadoras. [8] Entonces caerá Asiria por espada no de varón, y la consumirá espada no de hombre; y huirá de la presencia de la espada, y sus jóvenes serán tributarios. [9] Y de miedo pasará su fortaleza, y sus príncipes, con pavor, dejarán sus banderas, dice Jehová, cuyo fuego está en Sion, y su horno en Jerusalén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esto se cumple parcialmente con la derrota milagrosa de Senaquerib, que relata Isaías en Isaias 37:36 Isaias 37:36Y salió el ángel de Jehová y mató a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí que todo era cuerpos de muertos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, pero como dice Unger, “El Señor promete rescatar a Jerusalén. A los israelitas se les exhorta a que vuelvan, con fe, a aquel contra quien se habían rebelado abiertamente, puesto que los asirios de los tiempos del fin serán aniquilados en forma sobrenatural por el rey mesiánico de Israel” (p. 332).

La descripción del reino de Cristo sigue a continuación: “He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio. Y será aquel varón como escondedero contra el viento… No se ofuscarán entonces los ojos de los que ven, y los oídos de los oyentes oirán atentos [se les abrirán las mentes a las verdades de Dios]. Y el corazón de los necios entenderá para saber, y la lengua de los tartamudos hablará rápida y claramente [sanidad divina para todos]. El ruin nunca más será llamado generoso, ni el tramposo será llamado espléndido [justicia recta y universal en el Milenio]” (Isaias 32:1-6 Isaias 32:1-6 [1] He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio. [2] Y será aquel varón como escondedero contra el viento, y como refugio contra el turbión; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa. [3] No se ofuscarán entonces los ojos de los que ven, y los oídos de los oyentes oirán atentos. [4] Y el corazón de los necios entenderá para saber, y la lengua de los tartamudos hablará rápida y claramente. [5] El ruin nunca más será llamado generoso, ni el tramposo será llamado espléndido. [6] Porque el ruin hablará ruindades, y su corazón fabricará iniquidad, para cometer impiedad y para hablar escarnio contra Jehová, dejando vacía el alma hambrienta, y quitando la bebida al sediento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

De nuevo viene otro contraste entre las mujeres incrédulas y mundanas de Judá y las del Milenio. Les dice Isaías: “Mujeres indolentes, levantaos, oíd mi voz; hijas confiadas, escuchad mi razón. De aquí a algo más de un año tendréis espanto, oh confiadas… Porque los palacios quedarán desiertos, la multitud de la ciudad cesará; las torres y fortalezas se volverán cuevas para siempre… hasta que sobre nosotros sea derramado el Espíritu de lo alto, y el desierto se convierta en campo fértilY habitará el juicio en el desierto, y en el campo fértil morará la justicia. Y el efecto de la justicia [por recibir el Espíritu Santo] será paz; y la labor de justicia, reposo y seguridad para siempre. Y mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo. Y cuando caiga granizo, caerá en los montes [Cristo controlará el clima] y la ciudad [rebelde de Nínive y la futura Babilonia] será del todo abatida” (Isaias 32:1-19 Isaias 32:1-19 [1] He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio. [2] Y será aquel varón como escondedero contra el viento, y como refugio contra el turbión; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa. [3] No se ofuscarán entonces los ojos de los que ven, y los oídos de los oyentes oirán atentos. [4] Y el corazón de los necios entenderá para saber, y la lengua de los tartamudos hablará rápida y claramente. [5] El ruin nunca más será llamado generoso, ni el tramposo será llamado espléndido. [6] Porque el ruin hablará ruindades, y su corazón fabricará iniquidad, para cometer impiedad y para hablar escarnio contra Jehová, dejando vacía el alma hambrienta, y quitando la bebida al sediento. [7] Las armas del tramposo son malas; trama intrigas inicuas para enredar a los simples con palabras mentirosas, y para hablar en juicio contra el pobre. [8] Pero el generoso pensará generosidades, y por generosidades será exaltado. [9] Mujeres indolentes, levantaos, oíd mi voz; hijas confiadas, escuchad mi razón. [10] De aquí a algo más de un año tendréis espanto, oh confiadas; porque la vendimia faltará, y la cosecha no vendrá. [11] Temblad, oh indolentes; turbaos, oh confiadas; despojaos, desnudaos, ceñid los lomos con cilicio. [12] Golpeándose el pecho lamentarán por los campos deleitosos, por la vid fértil. [13] Sobre la tierra de mi pueblo subirán espinos y cardos, y aun sobre todas las casas en que hay alegría en la ciudad de alegría. [14] Porque los palacios quedarán desiertos, la multitud de la ciudad cesará; las torres y fortalezas se volverán cuevas para siempre, donde descansen asnos monteses, y ganados hagan majada; [15] hasta que sobre nosotros sea derramado el Espíritu de lo alto, y el desierto se convierta en campo fértil, y el campo fértil sea estimado por bosque. [16] Y habitará el juicio en el desierto, y en el campo fértil morará la justicia. [17] Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre. [18] Y mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo. [19] Y cuando caiga granizo, caerá en los montes; y la ciudad será del todo abatida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Viene ahora en el capítulo 33 otra descripción de las condiciones del mundo cuando Dios intervenga:

“¡Ay de ti, que saqueas, y nunca fuiste saqueado [Asiria]!... Cuando acabes de saquear, serás tú saqueado… Los pueblos huyeron a la voz del estruendo; las naciones fueron esparcidas al levantarte tú… Será exaltado el Eterno, el cual mora en las alturas; llenó a Sion de juicio y de justicia. Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y abundancia de salvación; el temor del Eterno será su tesoro. He aquí que sus embajadores darán voces afuera; los mensajeros de paz llorarán amargamente [al ser derrotadas las naciones por Cristo]... Ahora me levantaré, dice el Eterno; ahora seré exaltado, ahora seré engrandecido [por el mundo]... Y los pueblos serán como cal quemada; como espinos cortados serán quemados con fuego [a la venida de Cristo]. Oíd, los que estáis lejos, lo que he hecho; y vosotros los que estáis cerca conoced mi poder”. “Los pecadores se asombraron en Sion, espanto sobrecogió a los hipócritas [vieron al pueblo de Dios ser protegidos]. ¿Quién de nosotros morará con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas? El que camina en justicia y habla lo recto… Este habitará en las alturas; fortaleza de rocas [se refiere a Petra] será su lugar de refugio; se le dará su pan, y sus aguas serán seguras. Tus ojos verán al Rey en su hermosura; verán la tierra que está lejos… Mira a Sion, ciudad de nuestras fiestas solemnes; tus ojos verán a Jerusalén, morada de quietud… Porque ciertamente allí será el Eterno para con nosotros fuerte” (Isaias 33:1-21 Isaias 33:1-21 [1] ¡Ay de ti, que saqueas, y nunca fuiste saqueado; que haces deslealtad, bien que nadie contra ti la hizo! Cuando acabes de saquear, serás tú saqueado; y cuando acabes de hacer deslealtad, se hará contra ti. [2] Oh Jehová, ten misericordia de nosotros, a ti hemos esperado; tú, brazo de ellos en la mañana, sé también nuestra salvación en tiempo de la tribulación. [3] Los pueblos huyeron a la voz del estruendo; las naciones fueron esparcidas al levantarte tú. [4] Sus despojos serán recogidos como cuando recogen orugas; correrán sobre ellos como de una a otra parte corren las langostas. [5] Será exaltado Jehová, el cual mora en las alturas; llenó a Sion de juicio y de justicia. [6] Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y abundancia de salvación; el temor de Jehová será su tesoro. [7] He aquí que sus embajadores darán voces afuera; los mensajeros de paz llorarán amargamente. [8] Las calzadas están deshechas, cesaron los caminantes; ha anulado el pacto, aborreció las ciudades, tuvo en nada a los hombres. [9] Se enlutó, enfermó la tierra; el Líbano se avergonzó, y fue cortado; Sarón se ha vuelto como desierto, y Basán y el Carmelo fueron sacudidos. [10] Ahora me levantaré, dice Jehová; ahora seré exaltado, ahora seré engrandecido. [11] Concebisteis hojarascas, rastrojo daréis a luz; el soplo de vuestro fuego os consumirá. [12] Y los pueblos serán como cal quemada; como espinos cortados serán quemados con fuego. [13] Oíd, los que estáis lejos, lo que he hecho; y vosotros los que estáis cerca, conoced mi poder. [14] Los pecadores se asombraron en Sion, espanto sobrecogió a los hipócritas. ¿Quién de nosotros morará con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas? [15] El que camina en justicia y habla lo recto; el que aborrece la ganancia de violencias, el que sacude sus manos para no recibir cohecho, el que tapa sus oídos para no oír propuestas sanguinarias; el que cierra sus ojos para no ver cosa mala; [16] éste habitará en las alturas; fortaleza de rocas será su lugar de refugio; se le dará su pan, y sus aguas serán seguras. [17] Tus ojos verán al Rey en su hermosura; verán la tierra que está lejos. [18] Tu corazón imaginará el espanto, y dirá: ¿Qué es del escriba? ¿qué del pesador del tributo? ¿qué del que pone en lista las casas más insignes? [19] No verás a aquel pueblo orgulloso, pueblo de lengua difícil de entender, de lengua tartamuda que no comprendas. [20] Mira a Sion, ciudad de nuestras fiestas solemnes; tus ojos verán a Jerusalén, morada de quietud, tienda que no será desarmada, ni serán arrancadas sus estacas, ni ninguna de sus cuerdas será rota. [21] Porque ciertamente allí será Jehová para con nosotros fuerte, lugar de ríos, de arroyos muy anchos, por el cual no andará galera de remos, ni por él pasará gran nave.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Dice Unger: “Esta visión del Libertador que vendrá, disipará el terror de la amenaza asiria y de un aliado. En cambio, Jerusalén será pronto una ciudad segura, llena de la majestad y la salvación del Señor, y el remanente se dividirá el botín” (p. 326).

Luego viene la escena de juntar a las naciones para Armagedón. Dios les dice: “Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros, pueblos escuchad… Porque el Eterno está airado contra todas las naciones… las destruirá y las entregará al matadero… Y todo el ejército de los cielos se disolverá [Satanás y los demonios serán arrojados al abismo] y se enrollarán los cielos como un libro [sólo posible en forma humana por las bombas nucleares que se soltarán en los tiempos del Fin], y caerá todo su ejército… como se cae la hoja de la parra y como se cae de la higuera.... Porque es día de venganza del Eterno, año de retribuciones en el pleito de Sion [el tiempo de ira aquí es de un año]... Inquirid en el libro del Eterno, y leed si faltó alguno de ellos; ninguno faltó con su compañera; porque su boca mandó, y los reunió su mismo Espíritu” (Isaias 34:1-16 Isaias 34:1-16 [1] Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros, pueblos, escuchad. Oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que produce. [2] Porque Jehová está airado contra todas las naciones, e indignado contra todo el ejército de ellas; las destruirá y las entregará al matadero. [3] Y los muertos de ellas serán arrojados, y de sus cadáveres se levantará hedor; y los montes se disolverán por la sangre de ellos. [4] Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera. [5] Porque en los cielos se embriagará mi espada; he aquí que descenderá sobre Edom en juicio, y sobre el pueblo de mi anatema. [6] Llena está de sangre la espada de Jehová, engrasada está de grosura, de sangre de corderos y de machos cabríos, de grosura de riñones de carneros; porque Jehová tiene sacrificios en Bosra, y grande matanza en tierra de Edom. [7] Y con ellos caerán búfalos, y toros con becerros; y su tierra se embriagará de sangre, y su polvo se engrasará de grosura. [8] Porque es día de venganza de Jehová, año de retribuciones en el pleito de Sion. [9] Y sus arroyos se convertirán en brea, y su polvo en azufre, y su tierra en brea ardiente. [10] No se apagará de noche ni de día, perpetuamente subirá su humo; de generación en generación será asolada, nunca jamás pasará nadie por ella. [11] Se adueñarán de ella el pelícano y el erizo, la lechuza y el cuervo morarán en ella; y se extenderá sobre ella cordel de destrucción, y niveles de asolamiento. [12] Llamarán a sus príncipes, príncipes sin reino; y todos sus grandes serán nada. [13] En sus alcázares crecerán espinos, y ortigas y cardos en sus fortalezas; y serán morada de chacales, y patio para los pollos de los avestruces. [14] Las fieras del desierto se encontrarán con las hienas, y la cabra salvaje gritará a su compañero; la lechuza también tendrá allí morada, y hallará para sí reposo. [15] Allí anidará el buho, pondrá sus huevos, y sacará sus pollos, y los juntará debajo de sus alas; también se juntarán allí buitres, cada uno con su compañera. [16] Inquirid en el libro de Jehová, y leed si faltó alguno de ellos; ninguno faltó con su compañera; porque su boca mandó, y los reunió su mismo Espíritu.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esta última descripción encaja perfectamente con los juicios en los tiempos del Fin de Apocalipsis. Muchos versos son repetidos, por ejemplo, “se enrollarán los cielos como un libro” (Isaias 34:4 Isaias 34:4Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) con Apocalipsis 6:14 Apocalipsis 6:14Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla” y “Llena está de sangre la espada del Eterno” (Isaias 34:6 Isaias 34:6Llena está de sangre la espada de Jehová, engrasada está de grosura, de sangre de corderos y de machos cabríos, de grosura de riñones de carneros; porque Jehová tiene sacrificios en Bosra, y grande matanza en tierra de Edom.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y “De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones” (Apocalipsis 19:15 Apocalipsis 19:15De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Así vemos que la misma inspiración se encuentra a través de todas las profecías. Es la misma mente de Dios que está describiendo estas escenas de los tiempos de Fin. Por eso, debemos siempre mantenernos alertas, y que estos sucesos no vengan como Cristo nos advirtió, “porque como un lazo sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” (Lucas 21:35-36 Lucas 21:35-36 [35] Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. [36] Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).