Usted está aquí

Preguntas Bíblicas

Más visitado

Preguntas Bíblicas
por Iglesia de Dios Unida
Nosotros somos ahora hijos e hijas de Dios, pero nuestro máximo potencial es ser hijos espirituales de nuestro Padre.

La Biblia no revela la respuesta, sino que solamente muestra que todas las...

Preguntas Bíblicas
por Iglesia de Dios Unida
¿Cómo debe ser el orden en las reuniones de la iglesia?

Esto se explica claramente en el libro Expositor’s Bible Commentary (...

Preguntas Bíblicas
por Iglesia de Dios Unida
¿De qué manera las normas bíblicas de la modestia y el aseo personal se aplican en las prácticas modernas?

El uso moderado de maquillaje de la mujer es culturalmente aceptable en el...

Nuevo

 

La Biblia habla de tres cielos diferentes. Génesis 1:1 Génesis 1:1En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
nos dice que Dios creó "los cielos"- en plural. El primer cielo es la atmósfera alrededor de la tierra. En la descripción de la lluvia que trajo el diluvio en los tiempos de Noé, Génesis 7:11 Génesis 7:11El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
dice "..y las cataratas de los cielos fueron abiertas". Al comentar sobre la extensión de las aguas, el versículo 19 dice "todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos".

El segundo cielo es comúnmente referido a nuestro "espacio exterior". Éxodo 32:13 Éxodo 32:13Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
es una de las muchas referencias a "las estrellas de cielo". Las estrellas no están en los cielos donde la lluvia cae, sino en el espacio más allá de nuestra atmósfera. Nehemías 9:6 Nehemías 9:6Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
también se refiere al espacio como cielo: "Sólo tú eres Señor; Tú has hecho los cielos y los cielos de los cielos con todo su ejército (los planetas y las estrellas)".

Un "tercer cielo" es mencionado en 2do Corintios 12:1-4 2do Corintios 12:1-4 [1] Ciertamente no me conviene gloriarme; pero vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor. [2] Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. [3] Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), [4] que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. Pablo también lo llamó "Paraíso" en el versículo 4. Esa palabra proviene de la palabra griega parque o jardín, no cualquier parque o jardín, sino uno magnífico. Es la misma palabra usada en la típica traducción griega del Antiguo Testamento, la Septuaginta, que significa el Jardín del Edén.

Apocalipsis 4:2 Apocalipsis 4:2Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
revela que el trono de Dios está en el cielo, pero ¿cuál? Obviamente, el trono de Dios no está en el cielo donde se encuentran las nubes y vuelan las aves, el primer cielo. Tampoco se encuentra en los confines visibles del espacio exterior, el segundo cielo. Poniendo juntas estas referencias con lo que Pablo escribió en 2 Corintios, podemos discernir que el tercer cielo, entonces, debe referirse a la ubicación del trono de Dios.

¿Cómo se pueden explicar estos seres celestiales? ¿Cuál es su misión con el Eterno?

Los 24 ancianos aparecen en el libro de Apocalipsis 4:4; Apocalipsis 4:10; Apocalipsis 5:8; Apocalipsis 5:14; Apocalipsis 11:16 y Apocalipsis 19:4.

La Biblia no menciona específicamente quiénes son estos seres que se encuentran delante de Dios, sentados en sus tronos con sus coronas. Sin embargo, tenemos algunas referencias que nos pueden acercar un poco más hacia su verdadera identidad.

Por ejemplo en 1 Crónicas 24, se encuentra el relato del establecimiento de los 24 turnos de servicios sacerdotales, ejercidos por descendientes de Aarón, específicamente de sus 2 hijos menores: Eleazar e Itamar. Del grupo de Eleazar hubo 16 cabezas de las casas paternas y de los hijos de Itamar ocho, haciendo un total de 24. Estos grupos de servicio sacerdotal duraban todo el año. Y como el año sagrado tiene un poco más de 51 semanas, estos servicios se repetían dos veces al año y durante las tres temporadas de fiestas, lo hacían todos juntos. Cada turno de servicio ejercía su trabajo por una semana.

Es posible que los 24 servicios sacerdotales sean una representación de los 24 ancianos. Sin embargo, no existen mayores referencias. Dios en su infinita sabiduría lo ha escondido por alguna razón, por eso no podemos tener mayor certeza al respecto. Los 24 ancianos de Apocalipsis se encuentran adorando a Dios todo el tiempo y los 24 servicios sacerdotales, tenían el mismo objetivo: adorarlo y servirle.

Como escritura complementaria, puede leer Hebreos 8:5 Hebreos 8:5los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.

Después de que Dios instruyera la construcción del tabernáculo y sus elementos (Éxodo 36), a continuación también instruyó la construcción del mobiliario del tabernáculo, donde estaba incluido el arca de madera de acacia, el cual tenía que ser recubierto de oro puro por dentro y por fuera (Éxodo 37:1-5 Éxodo 37:1-5 [1] Hizo también Bezaleel el arca de madera de acacia; su longitud era de dos codos y medio, su anchura de codo y medio, y su altura de codo y medio. [2] Y la cubrió de oro puro por dentro y por fuera, y le hizo una cornisa de oro en derredor. [3] Además fundió para ella cuatro anillos de oro a sus cuatro esquinas; en un lado dos anillos y en el otro lado dos anillos. [4] Hizo también varas de madera de acacia, y las cubrió de oro. [5] Y metió las varas por los anillos a los lados del arca, para llevar el arca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El arca iba a descansar sobre la mesa del propiciatorio, llamada también la mesa de misericordia, la cual también era de oro puro y, a ambos lados del propiciatorio se iban a ubicar dos querubines de oro (Éxodo 37:6-7 Éxodo 37:6-7 [6] Hizo asimismo el propiciatorio de oro puro; su longitud de dos codos y medio, y su anchura de codo y medio. [7] Hizo también los dos querubines de oro, labrados a martillo, en los dos extremos del propiciatorio.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Estos elementos de oro puro se iban a ubicar en el lugar santísimo del tabernáculo.

Ningún israelita, ni sacerdote o levita, podía tener acceso directo al lugar santísimo, excepto una vez al año, en el día de Expiación. En este día, el sumo sacerdote lo hacía vestido totalmente de blanco, (Levítico 16:4 Levítico 16:4Se vestirá la túnica santa de lino, y sobre su cuerpo tendrá calzoncillos de lino, y se ceñirá el cinto de lino, y con la mitra de lino se cubrirá. Son las santas vestiduras; con ellas se ha de vestir después de lavar su cuerpo con agua.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), simbolizando así, la pureza y la santidad de Jesucristo, quien entró una vez y para siempre al tercer cielo, habiendo obtenido eterna redención, sentándose en el trono a la diestra del Padre (Hebreos 9:12 Hebreos 9:12y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En el interior de la urna de oro se encontraban tres elementos: a saber, el maná escondido, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto (Hebreos 9:4 Hebreos 9:4el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Se trata de los diez mandamientos que Dios entregó a su pueblo, a través de Moisés, durante la Fiesta de las semanas, o lo que nosotros conocemos como la fiesta de Pentecostés.

Desde un principio, Dios había establecido que su pueblo sería un reino de sacerdotes, y gente santa, siempre y cuando ellos obedecieran y guardaran  sus mandamientos entregados en el Horeb, más comúnmente llamado monte Sinaí (Éxodo 19:6 Éxodo 19:6Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Cuando Moisés tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, éste dijo: Haremos todas las cosas que el Eterno ha dicho, y obedeceremos. El pacto que Dios hizo con su pueblo consiste en la obediencia a los diez mandamientos, además de sus estatutos, ordenanzas y leyes (Éxodo 24:7 Éxodo 24:7Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Levítico 18:4-5 Levítico 18:4-5 [4] Mis ordenanzas pondréis por obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos. Yo Jehová vuestro Dios. [5] Por tanto, guardaréis mis estatutos y mis ordenanzas, los cuales haciendo el hombre, vivirá en ellos. Yo Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Una prueba de que Dios estableció un pacto con su pueblo a través de los diez mandamientos, se encuentra en Jeremías 31:31-33 Jeremías 31:31-33 [31] He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. [32] No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. [33] Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×

Los tres objetos dentro del arca tienen un trascendental significado espiritual para la iglesia de Dios, pues simbolizan los tres inmensos milagros que Dios hará en nosotros cuando venga Jesucristo. Solamente los que entren en ese pacto matrimonial con Cristo en su venida, tendrán parte de estas magníficas bendiciones (Apocalipsis 19:7-9 Apocalipsis 19:7-9 [7] Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. [8] Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. [9] Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Primero, tenemos en la urna de oro el maná que representaba "el pan del cielo". Cristo nos aclaró su significado espiritual (Juan 6:48-51 Juan 6:48-51 [48] Yo soy el pan de vida. [49] Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron. [50] Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera. [51] Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La segunda recompensa que Dios nos entregará en la venida de Cristo, será la vara de autoridad para poder así servir a todas las naciones (Apocalipsis 2:26-27 Apocalipsis 2:26-27 [26] Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, [27] y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El tercer elemento que entonces nos entregará Jesucristo, serán los Diez Mandamientos. Es decir que, inmediatamente después de habernos dado la vida eterna  (simbolizada por el maná), y la autoridad para servir a las naciones (representada por la vara de Aarón), nos pondrá también su ley en nuestras mentes y en nuestros corazones para no pecar nunca más (Hebreos 8:10 Hebreos 8:10 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿El bautismo es necesario para ser salvo? Si la salvación es por creer, ¿por qué tengo que arrepentirme?

Si bien es cierto que Dios inspiró las Escrituras de una manera que oculta la clave para comprender su significado, la llave es el Espíritu Santo de Dios, no un libro de códigos o un matemático inteligente.

El apóstol Pablo escribió: "Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente." (1ro Corintios 2:14). El Espíritu de Dios es un regalo para los hijos de Dios, no restringido a unos pocos que descubren las claves de un código oculto.

Leamos las palabras de una profecía relacionada que se encuentra en Isaias 29:10-12 Isaias 29:10-12 [10] Porque Jehová derramó sobre vosotros espíritu de sueño, y cerró los ojos de vuestros profetas, y puso velo sobre las cabezas de vuestros videntes. [11] Y os será toda visión como palabras de libro sellado, el cual si dieren al que sabe leer, y le dijeren: Lee ahora esto; él dirá: No puedo, porque está sellado. [12] Y si se diere el libro al que no sabe leer, diciéndole: Lee ahora esto; él dirá: No sé leer.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: "Porque El Eterno derramó sobre vosotros espíritu de sueño, y cerró los ojos [bloqueado el entendimiento] ... Y os será toda visión como palabras de libro sellado [cerrado, incapaz de ser entendido], el cual si dieren al que sabe leer, y le dijeren: Lee ahora esto; él dirá: No puedo, porque está sellado.  Y si se diere el libro al que no sabe leer, diciéndole: Lee ahora esto; él dirá: No sé leer."

Ni las personas educadas religiosamente ni las personas que no estudian la Biblia pueden entenderla sin la ayuda de Dios. Todos podrían comprender la verdad espiritual, no por descubrir un código secreto por fórmulas matemáticas, sino más bien porque Dios podría abrir sobrenaturalmente sus mentes. Dios revela la verdad a aquellos a quienes llama, y que se muestran dispuestos a obedecerle (Hechos de los Apóstoles 5:32 Hechos de los Apóstoles 5:32Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Le recomendamos que revise nuestro folleto, “Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana”, el cual explica lo que dice la Biblia acerca de cómo una persona llega al arrepentimiento, recibe la fe, se somete al bautismo y recibe el don del Espíritu de Santo Dios. Si no tiene una copia a la mano, estaremos encantados de enviarle una o bien puede encontrarlo y descargarlo en línea en nuestra biblioteca de literatura de nuestro sitio web en www.iduai.org.

Muchos se han preguntado lo que la Biblia dice acerca de hablar en lenguas.

Lo que muchas iglesias llaman "hablar en lenguas" hoy en día no es nada parecido a lo que la Biblia dice en los libros de Hechos y Corintios. El milagro que ocurrió en el Día de Pentecostés en el año 31 d.C. (Hechos de los Apóstoles 2:4-8 Hechos de los Apóstoles 2:4-8 [4] Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. [5] Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. [6] Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. [7] Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? [8] ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), fue la comunicación - al parecer tanto en hablar como oír. La palabra griega traducida como "lenguas" es glossa y significa "idiomas". El milagro de hablar en lenguas significaba que cada miembro de la audiencia podía oír en su lengua nativa (idioma, vea versículos 9-11).

También, algunos miembros de la iglesia primitiva, particularmente en Corinto, tenían la habilidad de hablar en diferentes idiomas. En ese caso, parece que la gente estaba mostrando sus habilidades, hablando todos los idiomas que podían, sin importar si las personas que los oían podían entender. Estaban atrapados en su vanidad, habiendo perdido de vista el hecho de que uno debe usar siempre los dones espirituales para servir a los demás. Pablo escribió en el capítulo 14 de 1 Corintios instrucciones específicas para lidiar con este tema. Señaló que el buen uso del don de lenguas sería hablar el idioma o idiomas que la congregación podía entender. Sería hablar español a un público que habla español o francés a un público que habla francés.

Pablo recordó a los Corintios en Corinto que hablar diferentes idiomas no tenía ningún valor real si el público no podía entender las palabras. Él les exhortó a concentrarse más en una comunicación comprensible que en sus habilidades lingüísticas.

Todos los ejemplos bíblicos de hablar en lenguas están completamente contrastados con el tipo de "hablar en lenguas" que practican algunas iglesias hoy en día, donde el orador pronuncia un "lenguaje" que suena como galimatías y no un lenguaje humano real.

En otras cartas, Pablo y Juan advierten a los cristianos a no dejarse engañar por fenómenos de apariencia espiritual, indicando que los demonios a veces imitan los dones espirituales en un intento de confundir a la gente (1 Timoteo 4:1; 1ra Juan 4:1 1ra Juan 4:1Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Las palabras “en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra” aparece en solo unos pocos manuscritos recientes. No forman parte del texto inspirado.

Sin esas palabras, los versículos 7 y 8 dicen lo siguiente: “Porque tres son los que dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan”. Los versículos 5 y 6 se refieren a Jesús como el Mesías prometido. Dejando de lado el texto añadido, el texto correcto continúa ese pensamiento, mientras que las palabras añadidas rompen la cadena de ideas. El Espíritu se refiere al poder de Dios, el cual mostró que Jesús era el Cristo o Mesías (Hechos de los Apóstoles 2:22 Hechos de los Apóstoles 2:22Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El agua se refiere al bautismo, por el cual nos unimos simbólicamente a la sepultura de Cristo (Romanos 6:3-4 Romanos 6:3-4 [3] ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? [4] Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La sangre se refiere al hecho de que Cristo murió para ofrecer su sacrificio por los pecados de la humanidad (Hebreos 9:13-15 Hebreos 9:13-15 [13] Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, [14] ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? [15] Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Todos dan testimonio de que Jesús es el Cristo o Mesías.

Además, en ninguna parte Juan utiliza las palabras “El Padre y El Verbo,” sino más bien “el Padre y el Hijo” o “Dios y el Verbo”. Esto muestra además que alguien diferente a Juan escribió las palabras añadidas. Al parecer, fueron agregadas por un traductor inescrupuloso, tratando de justificar la doctrina no bíblica de la Trinidad. Nuestro folleto ¿Quién es Dios? explica 1ra Juan 5:7 1ra Juan 5:7Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. He aquí un extracto:

“Ciertos traductores de los siglos pasados buscaban tan ardientemente algo con que respaldar su creencia en la Trinidad que, literalmente, se atrevieron a añadirlo a la Biblia. Un ejemplo de esto lo encontramos en 1 Juan 5:7-8 Juan 5:7-8 [7] Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. [8] Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, donde leemos: “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan”. Las palabras en letra cursiva sencillamente no forman parte de los manuscritos originales del Nuevo Testamento.

“En la Nueva Versión Internacional 1 Juan 5:7-8 Juan 5:7-8 [7] Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. [8] Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
aparece correctamente: “Tres son los que dan testimonio, y los tres están de acuerdo: el Espíritu, el agua y la sangre”. Aquí Juan personifica estos tres elementos como testigos, así como Salomón personificó la sabiduría en el libro de los Proverbios (ver Proverbios 8). Refiriéndose al pasaje que en el párrafo anterior está en letra cursiva, la NVI aclara en una nota al pie de la página que, “este pasaje se encuentra en ms. [manuscritos] posteriores de la Vulgata, pero no está en ningún ms. [manuscrito] griego anterior al siglo xvi”.

“Toda la prueba de los textos está en contra de 1 Juan 5:7-8 Juan 5:7-8 [7] Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. [8] Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
”, según explica el escritor Neil Lightfoot. “De todos los manuscritos griegos, sólo hay dos que la tienen [la añadidura]. Estos dos manuscritos son de fechas muy posteriores, uno del siglo catorce o quince y el otro del siglo dieciséis. Ambos muestran claramente que este versículo fue traducido del latín” (How We Got the Bible [“Cómo obtuvimos la Biblia”], 1963, pp. 56-57).

“Otra fuente de información bíblica se refiere al pasaje que nos ocupa como “obviamente una glosa posterior sin ningún mérito” (The Expositor’s Bible Commentary [“Comentario bíblico del expositor”], 1981, 12:353). Otra más de estas obras de consulta, refiriéndose al mismo pasaje, de manera tajante comenta: “Ningún [manuscrito] griego respetable la tiene. Apareció por primera vez en un texto en latín de fines del cuarto siglo, se introdujo en la Vulgata y finalmente en el NT [Nuevo Testamento] de Erasmo” (Peake’s Commentary on the Bible [“Comentario de Peake sobre la Biblia”], p. 1038).

“El término Trinidad no fue usado comúnmente como un término religioso hasta después del Concilio de Nicea en el año 325, varios siglos después de que habían sido completados los últimos libros del Nuevo Testamento. ¡La Trinidad no es un concepto bíblico!”

Para saber más acerca de ¿Quién es Dios? Visite nuestra sección de folletos gratuitos.

La tercera de las Fiestas Anuales de Dios (después de la Fiesta de los Panes sin Levadura) es la Fiesta de las Semanas o Pentecostés (Como se lee en Levítico 23:16-21 Levítico 23:16-21 [16] Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová. [17] De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos con levadura, como primicias para Jehová. [18] Y ofreceréis con el pan siete corderos de un año, sin defecto, un becerro de la vacada, y dos carneros; serán holocausto a Jehová, con su ofrenda y sus libaciones, ofrenda encendida de olor grato para Jehová. [19] Ofreceréis además un macho cabrío por expiación, y dos corderos de un año en sacrificio de ofrenda de paz. [20] Y el sacerdote los presentará como ofrenda mecida delante de Jehová, con el pan de las primicias y los dos corderos; serán cosa sagrada a Jehová para el sacerdote. [21] Y convocaréis en este mismo día santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis; estatuto perpetuo en dondequiera que habitéis por vuestras generaciones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Hechos de los Apóstoles 2:1). Esta fiesta, también llamada la Fiesta de la Cosecha o Las Primicias (Vea Éxodo 23:16 Éxodo 23:16También la fiesta de la siega, los primeros frutos de tus labores, que hubieres sembrado en el campo, y la fiesta de la cosecha a la salida del año, cuando hayas recogido los frutos de tus labores del campo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Éxodo 34:22 Éxodo 34:22También celebrarás la fiesta de las semanas, la de las primicias de la siega del trigo, y la fiesta de la cosecha a la salida del año.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), es también el día en que por primera vez Dios concedió su Espíritu a la Iglesia de Dios del Nuevo Testamento (Consulte Hechos 2).

Pentecostés describe a Dios como: Señor de su cosecha, el cual selecciona y prepara los primeros frutos (Primicias) de su Reino venidero, entregándoles su Espíritu Santo (como leemos en Mateo 9:38 Mateo 9:38 Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Lucas 10:2 Lucas 10:2Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Romanos 8:23 Romanos 8:23y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Santiago 1:18 Santiago 1:18El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La Fiesta anterior, la Fiesta de Panes sin Levadura, representa nuestro compromiso de salir de una vida de pecado y vivir nuestras vidas a través de las perfectas leyes de Dios. Pero no podemos hacer esto solos. La Fiesta Santa de Pentecostés refleja la voluntad de Dios de dar su Espíritu Santo para proveer de energía y poder espiritual a aquellos a quienes él ha llamado.

El Espíritu Santo de Dios nos entrega el poder con el amor de Dios, la motivación para obedecerle, así como una mente sana para discernir su verdad (Vea 2nd Timoteo 1:7 2nd Timoteo 1:7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Juan 15:26 Juan 15:26 Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Juan 16:13 Juan 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Sólo aquellos que son guiados por el Espíritu de Dios son llamados a ser hijos de Dios (como leemos en Romanos 8:9 Romanos 8:9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y 14). Estos cristianos tienen una promesa o “pago inicial” de la vida eterna (según se nos indica en 2do Corintios 5:5 2do Corintios 5:5Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y podrán disfrutar de la primera resurrección, que es la vida eterna en la familia de Dios.

A la Iglesia de Dios (que comenzó el día de Pentecostés), se le da la misión de predicar las buenas nuevas del Reino de Dios como preparación para el siguiente paso en el plan de Dios: el regreso de Jesucristo. Y esto es representado en la próxima fiesta, la Fiesta de las Trompetas.

¿Cómo se puede remediar el abundante odio y desunión que existe en la humanidad de hoy en día? La respuesta no es sencilla, pero está claramente explicada en la Biblia. Solo Jesucristo puede lograr una paz verdadera y duradera, pero ¿cómo lo hará y cuál es nuestra responsabilidad como seguidores suyos?

En la canción icónica "Imagine" de John Lennon, escribió: "Imagina que no hay países, no es difícil de hacer. Nada por lo que matar o morir y tampoco religión. Imagínese a toda la gente viviendo en paz. Podrás decir que soy un soñador pero no soy el único. Espero que algún día te unas a nosotros y el mundo sea uno ".

El mensaje de Lennon fue que la armonía entre las diferentes razas podría lograrse, en parte, al final de la religión. Otra postura existente es el movimiento "coexistir", que afirma que la paz se logrará no con el fin de las religiones, sino con la mezcla de ellas. Ambas ideologías tienen en común el anhelo de armonía y paz en el mundo.

Lo cierto es que la paz entre las razas no se alcanzará eliminando o mezclando las religiones. Más bien, la solución se encuentra en el plan perfecto de Jesucristo y Dios el Padre para la salvación de la humanidad, así como en la verdad claramente revelada en la Palabra de Dios.

La Biblia dice que Dios creó a todos los seres humanos para que algún día fueran sus hijos (Romanos 8:16-17 Romanos 8:16-17 [16] El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. [17] Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Su deseo es que todos lleguen al arrepentimiento para que nadie perezca (2da Pedro 3:9 2da Pedro 3:9El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La razón por la que no disfrutamos de un mundo pacífico, incluyendo las disputas raciales, es que el hombre se rebeló contra Dios desde el Jardín del Edén. Esa rebelión llevó a la ruptura de la relación entre los dos hijos de Adán y Eva, Caín y Abel. Eran diferentes: uno era agricultor y el otro pastor. Finalmente, Caín se volvió tan envidioso y se llenó de tanto odio hacia Abel que lo asesinó y le mintió a Dios al respecto. Hasta el día de hoy, los hermanos (es decir, los diferentes pueblos de la tierra) continúan luchando por la envidia, el poder y el odio. “No hay paz, dice el SEÑOR, para los impíos” (Isaias 48:22 Isaias 48:22No hay paz para los malos, dijo Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Y quiénes son los malvados? Todos los que hemos pecado sin arrepentimiento somos malvados. Todos nuestros sueños de paz son inútiles hasta que reconozcamos la verdadera fuente de los problemas de la humanidad: el pecado y la influencia de Satanás en el mundo. Primero debemos mirar hacia adentro para ver qué cambios debemos hacer y pedirle a Dios que nos ayude a vencer el pecado en nuestras vidas. Afortunadamente, Dios nos ha provisto de los medios para vencer y también para alcanzar la unidad entre todas las razas a través de un Salvador y su gran sacrificio.

¡Dios está trabajando para tener una humanidad reconciliada!

La paz de Dios trasciende todas las barreras divisorias que comenzaron con la rebelión de Adán y Eva.

Se nos dice que los ángeles marcaron el comienzo del nacimiento de Jesús con las palabras “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!" (Lucas 2:14 Lucas 2:14 ¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Dios ha planeado crear una sociedad completamente nueva, pacífica y hermosa a través de Jesucristo. El apóstol Pablo escribió esta verdad al tratar con conflictos entre judíos y gentiles.

En Efesios 2:14-17 Efesios 2:14-17 [14] Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, [15] aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, [16] y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. [17] Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, leemos: “Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca”.

Pablo escribió más tarde: “Porque si cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no solo eso, sino que también nos regocijamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación.” (Romanos 5: 10-11).

Para el judío y el no judío, el arrepentimiento y la recepción del Espíritu Santo de Dios los hizo como uno, ya no divididos por razas. Hoy también, hay personas de diferentes razas y culturas que caminan juntas como una en el camino de su Señor Jesucristo.

Jesucristo regresará para ocupar el lugar que le corresponde como gobernante de toda la tierra.

Bajo el gobierno perfecto de Cristo, los hombres y mujeres de todas las naciones, razas y culturas serán tratados con justicia y se les enseñarán los caminos de Dios. Aprenderán a abrazar la cultura suprema de la obediencia a la ley de Dios, que traerá a la humanidad un profundo sentido de responsabilidad personal, comunidad, amor piadoso y servicio a los demás.

El apóstol Juan nos brinda un guiño de este futuro: “Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.” (Apocalipsis 21:3-7 Apocalipsis 21:3-7 [3] Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. [4] Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. [5] Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. [6] Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. [7] El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Trabajemos para vencer nuestros propios pecados y oremos por ese día en que la tierra será totalmente renovada y transformada por Dios en el hogar hermoso y pacífico que él pretendía.

La palabra griega traducida como “cruz” es staurós. Se refiere a la estaca o poste como instrumento de pena capital usado en varias culturas a través de la historia. Algunas veces los verdugos usaron un travesaño en la parte de arriba o en diferentes puntos de la estaca; otras veces no había un travesaño. Es imposible saber exactamente qué tipo utilizaron los romanos en la crucifixión de Cristo. Sin embargo, es claro que los romanos pusieron un letrero sobre su cabeza (Mateo 27:37 Mateo 27:37Y pusieron sobre su cabeza su causa escrita: ESTE ES JESÚS, EL REY DE LOS JUDÍOS.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), el cual pudo haber estado sobre la estaca o un travesaño.

Debido a que la muerte de Cristo es de suma importancia para el cristiano, algunos piensan equivocadamente que la cruz debería ser parte de la adoración cristiana. Pero debemos recordar que fue un instrumento de tortura. Cuando nos damos cuenta de ese hecho, debería estar claro que es gravemente inapropiado usarla como una joya religiosa u objeto de adoración. Algunos argumentan que usar la cruz de dicha manera simboliza el valor de la muerte de Cristo. Nosotros no estamos de acuerdo.

Es cierto que el apóstol Pablo se refirió a la cruz simbólicamente (1ro Corintios 1:17, 23). Pablo también usó la copa de vino de la Pascua como símbolo (1ro Corintios 10:21). Pero Juan el Bautista se refirió a Cristo como el “Cordero de Dios” (Juan 1:36 Juan 1:36Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Mas esto no significa que debamos usar copas o figuras de corderos como adornos religiosos o como objetos de alabanza.

Además, el segundo de los Diez Mandamientos de Dios estrictamente prohíbe el uso de objetos de adoración. “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás” (Éxodo 20:4-5 Éxodo 20:4-5 [4] No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. [5] No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). (Para más información sobre cómo los Diez Mandamientos se aplican en la vida cotidiana del cristiano, por favor lea nuestro folleto Los Diez Mandamientos. Si no tiene una copia, con gusto le podemos enviar una. También puede encontrarlo en línea en nuestra página web http://espanol.ucg.org).

Dios quiere que dirijamos nuestra alabanza y oraciones a él, no a un objeto físico. Cristo explicó este principio en Juan 4:24 Juan 4:24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Dios es espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” Con base en la instrucción bíblica, la Iglesia de Dios Unida no usa la figura o imagen de la cruz en sus servicios de adoración. Tampoco los miembros de la IDUAI portan cruces como símbolos de devoción. Nos referimos a la cruz de la manera en que lo hace la Escritura, como una figura de discurso para explicar la muerte expiatoria de Cristo por nosotros.