Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Cuarto mes: Las amargas injusticias de los hombres

Usted está aquí

Cuarto mes

Las amargas injusticias de los hombres

Salomón, aunque era un juez y gobernante, no se hizo ilusiones sobre la igualdad del hombre. Él sabía que los más fuertes se protegen de las leyes por medio de las influencias y el dinero, mientras que los “oprimidos” no tienen ninguna de esas ayudas y normalmente deben soportar lo peor del juicio. A pesar de todas las reformas legales y los derechos humanos que existen hoy día, no hay forma de eliminar las injusticias basadas en las influencias y el dinero. Todo depende del estado moral de la sociedad en general. Un famoso escritor jurista, dijo una vez: “Dame un pueblo moral y obediente, y cualquier sistema de leyes funcionará”. Si pensamos a la inversa, un pueblo que se encuentre totalmente corrompido, ni el mejor sistema de leyes podrá hacerlo cambiar. “Me volví y vi todas las violencias que se hacen debajo del sol; y he aquí las lágrimas de los oprimidos,  sin tener quien los consuele;  y la fuerza estaba en la mano de sus opresores,  y para ellos no había consolador. He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu. El necio cruza sus manos y come su misma carne. Más vale un puño lleno con descanso, que ambos puños llenos con trabajo y aflicción de espíritu” (4:1,4-6).

Eclesiastés revela que Salomón trató de buscar la satisfacción por todos los medios a su alcance debajo del sol, pero ninguna de estas cosas le dieron la satisfacción que él buscaba, y por cierto, tampoco encontró esa satisfacción en el vivir para sí mismo. Él estaba examinando el egoísmo y la injusticia de los hombres. En los versículos 9 al 11 él escribió: “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero;  pero ¡ay del solo!  que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos,  se calentarán  mutuamente;  mas   ¿cómo se calentará uno solo?”

Aquí vemos los beneficios de tener compañía, lo cual nos muestra las ventajas de no vivir ni actuar solo. Salomón hizo el descubrimiento de que el intentar vivir solamente para uno mismo, no significa que uno puede ir por la vida solo. Es necesario que alguien nos acompañe y ayude. “Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto. Mejor es el muchacho pobre y sabio, que el rey viejo y necio que no admite consejos” (4:12,13). Por tal motivo se nos recomienda formar un grupo cuando vamos a una caminata, en vez de ir solos. En caso de accidente es bueno tener a alguien cerca. Debemos acordarnos de la conocida frase, dos son compañía, y tres son una multitud. Y es bueno ser esa multitud, especialmente, para apoyarse en los demás. Si uno no es capaz de defenderse por sí mismo; es bueno tener alguien que le acompañe y defienda.

Aunque hay muchos factores que producen el empobrecimiento de grandes sectores de la sociedad, es indudable que la corrupción en varios niveles de la vida pública, en algunos países, ha ayudado notablemente en hacer más pobres los recursos de los sectores más desfavorecidos de la población. Por supuesto tales abusos y toda clase de abusos son contrarios a la voluntad de Dios en relación a la humanidad. Todo esto es una consecuencia de las pasiones, de las ambiciones que el ser humano es incapaz de controlar. Al entrar en el mundo laboral, si uno es diligente y hace bien las cosas, puede esperar que esto despierte, en vez de alabanzas, más bien envidia. Hay que saber aceptarlo como un hecho y no preocuparse al respecto. Uno puede estar tranquilo si hace las cosas, “no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres” (Efesios 6:6 Efesios 6:6no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 7).

Ciclo hidrológico: Aumenta el calor del verano. La vegetación y manantiales se secan. . 

Cosecha de la temporada: Trigo en las montañas. Vendimia de las primeras uvas. Números 13:20 Números 13:20y cómo es el terreno, si es fértil o estéril, si en él hay árboles o no; y esforzaos, y tomad del fruto del país. Y era el tiempo de las primeras uvas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
e higos Lucas 21:29-30 Lucas 21:29-30 [29] También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles. [30] Cuando ya brotan, viéndolo, sabéis por vosotros mismos que el verano está ya cerca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×

Nombre del mes: Tamuz (germinar, brotes de vida)

Cuarto mes, 2017IDUAI

 

9) Ayuno del cuarto mes Zacarías 8:19 Zacarías 8:19Así ha dicho Jehová de los ejércitos: El ayuno del cuarto mes, el ayuno del quinto, el ayuno del séptimo, y el ayuno del décimo, se convertirán para la casa de Judá en gozo y alegría, y en festivas solemnidades. Amad, pues, la verdad y la paz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, conmemora la destrucción de las murallas de Jerusalén por le ejercito de Babilonia Jeremías 39:2 Jeremías 39:2Y en el undécimo año de Sedequías, en el mes cuarto, a los nueve días del mes se abrió brecha en el muro de la ciudad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
52:4-11; II Reyes 25:3-4
  Esto ocurrió el 9 de Tamuz de 586 AC. Se trata del primer ayuno nombrado por Zacarías 8:19 Zacarías 8:19Así ha dicho Jehová de los ejércitos: El ayuno del cuarto mes, el ayuno del quinto, el ayuno del séptimo, y el ayuno del décimo, se convertirán para la casa de Judá en gozo y alegría, y en festivas solemnidades. Amad, pues, la verdad y la paz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
 así como la destrucción del segundo templo por Tito.