Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Octavo Mes: Autoridad, justicia y desigualdades de la vida

Usted está aquí

Octavo Mes

Autoridad, justicia y desigualdades de la vida

Salomon observa que en este sistema de cosas acontece el mismo suceso tanto al justo como al inicuo. Debido a este hecho, los que no temen a Dios están más inclinados que nunca a hacer lo que es malo; pero ellos acabarán en la muerte. Se dan cuenta, en lo que se refiere a este sistema de cosas, que los vivos tienen conciencia de que morirán, pero una vez muertos, no tienen conciencia de nada y no participan en nada de lo que suceda. Pero ir en pos del materialismo por este motivo, es una equivocación. Lo que uno tiene que hacer es conservar sus vestiduras blancas, obedeciendo las leyes de Dios, manteniendo el gozo en su corazón, amando a su esposa y llevando a cabo con sus manos, todo lo que se deba realizar mientras vive.

En la actualidad, ni la sabiduría, ni el poder, ni la velocidad, ni el conocimiento pueden producir una larga vida o la garantía de seguridad, de victoria o favor especial, porque el tiempo y el suceso imprevisto les acontecen a todos en este mundo. Sin embargo, la sabiduría debe valorarse cuando un hombre necesitado la usa para ayudar a otros, por mucho que el mundo se olvide de él y lo pueda despreciar después. No obstante, la sabiduría puede hacer mucho más que las armas. Por otro lado, debemos tener en cuenta que un pecador fácilmente puede destruir mucho bien. “No es buena vuestra jactancia.  ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?” (1ro Corintios 5:6 1ro Corintios 5:6No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Y también el apóstol Pablo escribe: “Un poco de levadura leuda toda la masa” (Gálatas 5:9 Gálatas 5:9Un poco de levadura leuda toda la masa.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Porque para todo lo que quisieres hay tiempo y juicio; porque el mal del hombre es grande sobre él; pues no sabe lo que ha de ser; y el cuándo haya de ser, ¿quién se lo enseñará? No hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte; y no valen armas en tal guerra, ni la impiedad librará al que la posee” (8:8). Una vez más Salomón enfoca en su inminente muerte y se da cuenta de que a pesar de su gran poder y riquezas, no puede evadirla. Queda frustrado al pensar que morirá como cualquier ser humano corriente. Los ricos pueden filtrar el aire, los malos se pueden rodear de guardias, pero al final, todo será en vano, pues el cuerpo tiene su propio reloj biológico con la cuenta regresiva que cuando termina, uno irremediablemente muere. Sin embargo, cuando uno tiene fe en el futuro, sabe que la muerte es como dormir, para ser despertado en el glorioso Reino de Dios. Por eso Pablo escribe: “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él” (1 Tesalonicenses  4:13,14). Y Salomón continúa escribiendo: “Asimismo he visto a los inicuos sepultados con honra; mas los que frecuentaban el lugar santo fueron luego puestos en olvido en la ciudad donde habían actuado con rectitud. Esto también es vanidad. Por cuanto no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos dispuesto para hacer el mal. Aunque el pecador haga mal cien veces, y prolongue sus días, con todo yo también sé que les irá bien a los que a Dios temen, los que temen ante su presencia; y que no le irá bien al impío, ni le serán prolongados los días, que son como sombra; por cuanto no teme delante de la presencia de Dios” (8:10-13).

Eso ocurre con hombres buenos que sufren como si fueran malos, y de hombres malos que gozan como si fueran buenos. Por eso se declaran en favor de la alegría. Piensan que lo mejor que puede hacer el hombre en este mundo es comer, beber y divertirse, porque eso es lo único que queda de su trabajo en los días de su vida. Mientras tanto, nosotros permanecemos tranquilos porque este mundo no es de Dios.

Ciclo hidrológico: Temporada de lluvias Deuteronomio 11:14 Deuteronomio 11:14yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Jeremías 5:24 Jeremías 5:24Y no dijeron en su corazón: Temamos ahora a Jehová Dios nuestro, que da lluvia temprana y tardía en su tiempo, y nos guarda los tiempos establecidos de la siega.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Oseas 6:3 Oseas 6:3Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.

Cosecha de la temporada: Temporada de labranza. Siembra de trigo y cebada. Higos de invierno. Rebaños protegidos. 

Nombre del mes: Bul (lluvia, producir, crecer) Génesis 7:11 Génesis 7:11El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 1ra Reyes 6:38 1ra Reyes 6:38Y en el undécimo año, en el mes de Bul, que es el mes octavo, fue acabada la casa con todas sus dependencias, y con todo lo necesario. La edificó, pues, en siete años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
  Marhesvan o Heshvan (labranza).

Octavo Mes, 2017IDUAI

 

17) Comienza el diluvio en los días de Noé (Segundo mes). Génesis 7:11 Génesis 7:11El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.

27) Noé deja el arca después de haber estado dentro de ella un año y diez días Gén. 8:14-16 Notemos que los meses eran nombrados a manera del calendario civil, cuando aún Dios no había cambiado del orden de los meses. El cambio fue realizado por Dios en Ex. 12:2