Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

2 Samuel: La Biblia bajo el lente de la Ciencia

Usted está aquí

Tabla de contenidos

Empezamos recordando que este segundo libro de Samuel es en el original una continuación del primer libro. En realidad deben seguir como los capítulos 32 al 55 que relatan los últimos acontecimientos de David. Sin embargo, al dividirlo en dos, tenemos 24 nuevos capítulos. El relato continúa con la muerte de Saúl.

Una vez proclamado como rey sobre todo Israel, David busca solucionar un escollo estratégico. Entre las dos capitales del país, Gabaa de Saúl y Hebrón existía un bastión enemigo, Jebús, una ciudad fortaleza que más tarde sería llamada Jerusalén (Ciudad de Paz).

Seguimos con el relato del reinado de David. Es importante entender que el Primer Libro de Crónicas tiene como tema central ese gobierno de David. Luego de entregar la genealogía desde Adán hasta David, comienza a narrar la historia desde que David asume el trono sobre todo Israel.

Hasta el momento hemos visto como Dios bendijo la obediencia de David al multiplicar por más de ocho veces el territorio de Israel. Dice Halley en su Compendio Manual: "David tomó a una nación insignificante, y en pocos años hizo de ella un reino poderoso. Tenía 30 años cuando fue hecho rey y reinó por 40 años".

Veremos ahora más consecuencias del pecado de David. Dios le había dicho que la espada o los conflictos sangrientos en su familia no terminarían durante su vida y que sus mujeres serían tomadas por otro. En otras palabras, la protección de Dios sobre la familia de David sería removida y cada cual actuaría de acuerdo con las circunstancias.

Luego de adular al pueblo por cuatro años, Absalón siente que tiene suficiente apoyo para intentar un golpe de estado contra su padre. Aunque era el siguiente para suceder al trono, se había descalificado al matar a Amnón, su hermano mayor. Como último recurso buscó mediante la traición y la rebelión cumplir su gran ambición de ser rey.

Luego de superar las dos sublevaciones de Absalón y de Seba que dejaron a Israel conmovido, David reorganiza su reino.