No es solo cuestión de dieta

Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, no encontramos un solo ejemplo de un siervo de Dios o discípulo de Jesucristo que haya comido la carne de un animal inmundo.

Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, no encontramos un solo ejemplo de un siervo de Dios o discípulo de Jesucristo que haya comido la carne de un animal inmundo. Si en algún momento hubiera dejado de existir la diferencia entre las carnes limpias y las inmundas, ¿no sería de esperar que encontráramos cuando menos el ejemplo de alguno de los siervos de Dios?

Pero sucede exactamente lo contrario. Lo que encontramos es que los miembros de la Iglesia de Dios en el primer siglo evitaban escrupulosamente comer la carne de los animales designados por Dios como impuros (Hechos 10:14; 11:8). En algunas profecías relativas a los tiempos del fin también aparece esta diferencia (Apocalipsis 18:2; Isaías 66:15-18).

No es solamente cuestión de dieta. Un cuidadoso estudio de la Biblia nos ayuda a comprender otros aspectos de la importancia que tiene la diferencia entre las carnes limpias y las inmundas.

En la Palabra de Dios se nos dice que la carne de los animales inmundos es “abominación” (Levítico 11:10-13, 20, 23, 41-42) y “abominable” (Deuteronomio 14:3) y es dentro de este contexto que Dios nos lo advierte para que no la consumamos (Levítico 11:43). Son palabras fuertes, pero lo que dejan muy en claro es que debemos aceptar todo lo que la Palabra de Dios nos dice, incluso las leyes básicas acerca de los alimentos tal como están expresadas en Levítico 11 y Deuteronomio 14.

Cuando Dios instituyó el sistema de sacrificios del antiguo Israel, ordenó que se sacrificaran varios tipos de animales para las diferentes ofrendas. Pero ningún animal impuro podía ser ofrecido en sacrificio, y no existe un solo ejemplo de un siervo de Dios que lo hubiera hecho. Para un verdadero siervo de Dios era inimaginable ofrecer semejante sacrificio, porque habría sido una grave afrenta para el Todopoderoso.

Compartir Compartir Compartir

Ud. está viendo una página de

Muchas personas tienen conceptos erróneos acerca de lo que debemos y no debemos comer. ¿Qué nos dicen las Escrituras sobre este asunto?

Descargue todos los folletos

PDF

El tipo de archivo más común para leer digitalmente las publicaciones digitales es PDF (Formato Documento Portable). Es por eso que ofrecemos primeramente un archivo con toda la folletería a su alcance en este popular formato.
Formato PDF
 - (17MB archivo .zip)

ePUB

Cerca de 300 lectores digitales pueden leer un formato ePUB. Por eso tenemos disponible el formato probablemente más moderno ampliamente compatible con todas las plataformas. La ventaja del formato ePUB es la flexibilidad en su tamaño y presentación del texto a gusto del consumidor.
Formato ePUB
 - (7 MB archivo .zip)

Mobi

Finalmente en el formato Mobi que fue comprado por Amazon y compatible con muchas plataformas especialmente para las Kindle manteniendo la flexibilidad para agregar anotaciones, marcadores y correcciones personales.
Formato Mobi
 - (12 MB archivo .zip)

© 1995-2018 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading