La iglesia

Creemos que la iglesia es aquel cuerpo de creyentes que han recibido y son guiados por el Espíritu Santo. La verdadera Iglesia de Dios es un organismo espiritual. Su nombre bíblico es "la Iglesia de Dios". Creemos que la misión de la iglesia es pedicar el evangelio (buenas noticias) del venidero Reino de Dios a todas las naciones como testimonio, y ayudar a reconciliar con Dios a las personas que están siendo llamadas ahora. Creemos que también es misión de la Iglesia de Dios fortalecer, edificar y cuidar a los hijos de Dios en amor y amonestación de nuestro Señor Jesucristo (Hechos 2:38-39; 47; 20:28; Romanos 8:14; 14:19; Efesios 1:22-23; 3:14; 4:11-16; 1 Corintios 1:2; 10:32; 11:16, 22; 12:27; 14:26; 15:9; 2 Corintios 1:1-2; 5:18-20; Gálatas 1:13; 1 Tesalonicenses 2:14; 2 Tesalonicenses 1:4; 1 Timoteo 3:5, 15; Marcos 16:15; Mateo 24:14; 28:18-20; Juan 6:44, 65; 17:11, 16).

La palabra iglesia es una traducción del vocablo griego ekklesía, que se deriva del verbo kaleo (que significa “llamar”) más el prefijo ek (una preposición que significa “fuera”). Significa un grupo de personas que han sido “llamadas a salir”, de la misma forma que Israel fue llamado a salir de Egipto para congregarse delante de Dios (Hechos 7:38). La primera vez que aparece la palabra ekklesía en el Nuevo Testamento, Jesús prometió “edificar [su] iglesia”. La presencia del Espíritu Santo en la mente de los miembros (1 Corintios 2:12-13; Efesios 4:3-6) es lo que identifica a la Iglesia de Dios como una congregación única.

La Iglesia de Dios comenzó el día de Pentecostés, después de la ascensión de Jesucristo. Dios derramó su santo Espíritu sobre los discípulos que estaban reunidos ese día, obedeciendo el mandato de Jesús de que permanecieran en Jerusalén (Lucas 24:49; Hechos 2:1-4; 5:32). En los días siguientes, Dios “añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47).

Jesús dijo: “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere” (Juan 6:44), y “si no le fuere dado del Padre” (v. 65). Por lo tanto, ninguno puede “asociarse” con la iglesia. Por el contrario, Dios es quien inicia el proceso llevando al creyente al arrepentimiento y al bautismo para remisión de los pecados y dándole la dádiva del Espíritu Santo (Hechos 2:38), mediante el cual la persona es colocada dentro de la iglesia.

Lo que identifica y une al pueblo de Dios es la presencia del Espíritu de Dios (1 Corintios 12:12-13); por lo tanto, la iglesia es un organismo espiritual. La iglesia es descrita en Efesios 2:19-22 como un “templo santo”. Individualmente, cada miembro es también “templo del Espíritu Santo” (1 Corintios 6:19).

Jesucristo es la Cabeza viviente de la iglesia, descrita también con frecuencia como el “cuerpo de Cristo” (1 Corintios 12:27; Efesios 1:22-23; 4:12; Colosenses 1:18). Cuando la Biblia se refiere al Cuerpo de Cristo en su totalidad o sólo a una de sus congregaciones, usa la expresión “la iglesia de Dios”; y cuando se está refiriendo a varias congregaciones, las llama “las iglesias de Dios”.

Jesús ha encomendado a sus discípulos la misión de predicar el evangelio al mundo (Marcos 16:15) y de hacer discípulos en todas las naciones (Mateo 28:19). Cristo nos llama a salir de los males de este mundo (Juan 17:15-16) y nos aparta por la verdad de la Palabra de Dios (v. 17). Además, nos envía para que vayamos al mundo (v. 18) a predicar el evangelio del Reino de Dios como testimonio (Mateo 24:14).

La predicación de la iglesia, unida al testimonio de las vidas de sus miembros, es un poderoso mensaje de esperanza y luz frente a las tinieblas de este mundo (Filipenses 2:15; Mateo 5:14-16). Los miembros de la Iglesia de Dios son su pueblo (Tito 2:14; 1 Pedro 2:9), transformados mediante la renovación de su entendimiento por medio del poder del santo Espíritu de Dios (Romanos 12:2).

La iglesia también provee un lugar para el compañerismo (Hechos 2:42; 1 Juan 1:7), estímulo (Hebreos 3:13; 10:24) y alimento espiritual (Efesios 5:29; Colosenses 2:19). Dios ha dado dones espirituales a cada miembro, para edificación del cuerpo (Romanos 12:3-8; 1 Corintios 12:4-28; Efesios 4:7-8, 11-16). Estos dones se deben ejercitar con amor (1 Corintios 13:1-3). Cuando los miembros se aman mutuamente, se realza su credibilidad como discípulos de Cristo (Juan 13:34-35).

El nombre bíblico para la iglesia es “la Iglesia de Dios”. El término iglesia de Dios aparece 12 veces en el Nuevo Testamento e identifica al organismo espiritual que está compuesto por el pueblo de Dios, el Israel espiritual. En la Escritura se establece claramente el precedente de usar el nombre “la iglesia de Dios” seguido de una frase descriptiva. Leemos acerca de “la iglesia de Dios que está en Corinto” (1 Corintios 1:2; 2 Corintios 1:1), “las iglesias de Galacia” (Gálatas 1:2) y la “iglesia en Cencrea” (Romanos 16:1).

Jesús prometió que su iglesia nunca moriría (Mateo 16:18) y que él nunca nos desampararía ni nos dejaría (Hebreos 13:5). Prometió estar con su pueblo “hasta el fin del mundo” (Mateo 28:19-20), dándoles el poder que necesitan para llevar a cabo su misión. Cuando Cristo regrese a la tierra para establecer el Reino de Dios, su iglesia gobernará con él (Apocalipsis 2:26; 3:21; 5:10; Daniel 7:22, 26-27) y sus miembros serán jueces y maestros (1 Corintios 6:1-3).

(Si desea profundizar en este tema, no vacile en solicitar el folleto gratuito La iglesia que edificó Jesucristo.)

Compartir Compartir Compartir

Mas Información

Folletos relacionados

La Iglesia que edificó Jesucristo

La Iglesia que edificó Jesucristo

¿Acaso el cristianismo dividido que podemos ver a nuestro alrededor es esa Iglesia que edificó Jesucristo? Sólo las Sagradas Escrituras pueden dar una respuesta confiable a esta pregunta.

Ud. está viendo una página de

Los orígenes de nuestra labor se remontan a la Iglesia que fundó Jesucristo en el siglo primero, y seguimos las mismas doctrinas y prácticas de esa Iglesia. Nuestra comisión es proclamar el evangelio del venidero Reino de Dios en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, enseñándoles a guardar todo lo que Cristo mandó (Mateo 28:18-20).

Descargue todos los folletos

Descargue todos los folletos gratuitos para estudiarlos en su computador. Los formatos disponibles se enlistan a continuación:

Formato PDF - (17MB archivo .zip)

Formato ePUB - (pronto...)

Formato Mobi - (pronto...)

Acerca de los formatos ebook...
Los formatos ePUB pueden ser leídos por varios tipos de lectores ebook y tablets, incluyendo Apple iPad (iPhone & iPod Touch) Barnes & Nobles Nook (Nook Color), Samsung Galaxy Tab (using Kobo) and Sony Reader. Los Mobi booklets pueden ser leídos por e-readers y celulares incluyendo Amazon Kindle, Cybook, iRex Digital Reader, iLiad, Hanlin y BeBook. Descargar lector Mobipocket para celulares (Blackberry, Windows Mobile, Symbian & sistemas operativos Palm).

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading