Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

#199 - Ezequiel 33-37: "Destino de los falsos ministros; Milenio; segunda resurrección"

Usted está aquí

#199 - Ezequiel 33-37

"Destino de los falsos ministros; Milenio; segunda resurrección"

Descargar

Descargar

#199 - Ezequiel 33-37: "Destino de los falsos ministros; Milenio; segunda resurrección"

×

Describe además los sucesos que pasará su pueblo en los tiempos del fin, (vea Ezequiel 11:15-20 Ezequiel 11:15-20 [15] Hijo de hombre, tus hermanos, tus hermanos, los hombres de tu parentesco y toda la casa de Israel, toda ella son aquellos a quienes dijeron los moradores de Jerusalén: Alejaos de Jehová; a nosotros es dada la tierra en posesión. [16] Por tanto, di: Así ha dicho Jehová el Señor: Aunque les he arrojado lejos entre las naciones, y les he esparcido por las tierras, con todo eso les seré por un pequeño santuario en las tierras adonde lleguen. [17] Di, por tanto: Así ha dicho Jehová el Señor: Yo os recogeré de los pueblos, y os congregaré de las tierras en las cuales estáis esparcidos, y os daré la tierra de Israel. [18] Y volverán allá, y quitarán de ella todas sus idolatrías y todas sus abominaciones. [19] Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, [20] para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Ezequiel 16:51-63 Ezequiel 16:51-63 [51] Y Samaria no cometió ni la mitad de tus pecados; porque tú multiplicaste tus abominaciones más que ellas, y has justificado a tus hermanas con todas las abominaciones que tú hiciste. [52] Tú también, que juzgaste a tus hermanas, lleva tu vergüenza en los pecados que tú hiciste, más abominables que los de ellas; más justas son que tú; avergüénzate, pues, tú también, y lleva tu confusión, por cuanto has justificado a tus hermanas. [53] Yo, pues, haré volver a sus cautivos, los cautivos de Sodoma y de sus hijas, y los cautivos de Samaria y de sus hijas, y haré volver los cautivos de tus cautiverios entre ellas, [54] para que lleves tu confusión, y te avergüences de todo lo que has hecho, siendo tú motivo de consuelo para ellas. [55] Y tus hermanas, Sodoma con sus hijas y Samaria con sus hijas, volverán a su primer estado; tú también y tus hijas volveréis a vuestro primer estado. [56] No era tu hermana Sodoma digna de mención en tu boca en el tiempo de tus soberbias, [57] antes que tu maldad fuese descubierta. Así también ahora llevas tú la afrenta de las hijas de Siria y de todas las hijas de los filisteos, las cuales por todos lados te desprecian. [58] Sufre tú el castigo de tu lujuria y de tus abominaciones, dice Jehová. [59] Pero más ha dicho Jehová el Señor: ¿Haré yo contigo como tú hiciste, que menospreciaste el juramento para invalidar el pacto? [60] Antes yo tendré memoria de mi pacto que concerté contigo en los días de tu juventud, y estableceré contigo un pacto sempiterno. [61] Y te acordarás de tus caminos y te avergonzarás, cuando recibas a tus hermanas, las mayores que tú y las menores que tú, las cuales yo te daré por hijas, mas no por tu pacto, [62] sino por mi pacto que yo confirmaré contigo; y sabrás que yo soy Jehová; [63] para que te acuerdes y te avergüences, y nunca más abras la boca, a causa de tu vergüenza, cuando yo perdone todo lo que hiciste, dice Jehová el Señor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Ahora, en esta segunda parte del libro, casi todas las profecías son para el tiempo del fin, y describen esa futura restauración de su pueblo en el Milenio y en la segunda resurrección. 

Capítulo 33 - Una nueva comisión

En el capítulo 33, comienza una nueva sección luego del anuncio de la destrucción de Jerusalén (Ezequiel 33:21 Ezequiel 33:21Aconteció en el año duodécimo de nuestro cautiverio, en el mes décimo, a los cinco días del mes, que vino a mí un fugitivo de Jerusalén, diciendo: La ciudad ha sido conquistada.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Entonces, los capítulos 1 al 32 cubren el juicio de Judá y las naciones que la rodean. Ahora, del capítulo 33 hasta el 45 veremos que el enfoque cambia a la futura restauración de toda Israel en el Milenio. 

Es interesante notar que Dios comienza con una nueva “comisión” del profeta Ezequiel. Es un tipo del Elías que vendrá en los tiempos del fin. Casi todo lo que entrega aquí no es para su tiempo, sino para los últimos días. Esta parte del mensaje abarca lo que hará la Iglesia en la obra “de Elías” que, al igual que Ezequiel, tendrá que advertirle a las modernas naciones de Israel, Judá y los demás países que ese reino de Dios viene y cómo pueden prepararse. Por lo tanto, es imprescindible analizar estos capítulos con esta perspectiva. 

Dios le dice a Ezequiel de su comisión: “Hijo de hombre, habla a los hijos de tu pueblo, y diles: Cuando trajere yo espada sobre la tierra, y el pueblo de la tierra tomare un hombre de su territorio y lo pusiere por atalaya, y él viere venir la espada sobre la tierra, y tocare trompeta y avisare al pueblo, cualquiera que oyere el sonido de la trompeta y no se apercibiere, y viniendo la espada lo hiriere, su sangre será sobre su cabeza… Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta, y el pueblo no se apercibiere, y viniendo la espada, hiriere de él a alguno, éste fue tomado por causa de su pecado, pero demandaré su sangre de mano del atalaya. A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por atalaya a la casa de Israel, y oirás la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte” (Ezequiel 33:2-7 Ezequiel 33:2-7 [2] Hijo de hombre, habla a los hijos de tu pueblo, y diles: Cuando trajere yo espada sobre la tierra, y el pueblo de la tierra tomare un hombre de su territorio y lo pusiere por atalaya, [3] y él viere venir la espada sobre la tierra, y tocare trompeta y avisare al pueblo, [4] cualquiera que oyere el sonido de la trompeta y no se apercibiere, y viniendo la espada lo hiriere, su sangre será sobre su cabeza. [5] El sonido de la trompeta oyó, y no se apercibió; su sangre será sobre él; mas el que se apercibiere librará su vida. [6] Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta, y el pueblo no se apercibiere, y viniendo la espada, hiriere de él a alguno, éste fue tomado por causa de su pecado, pero demandaré su sangre de mano del atalaya. [7] A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por atalaya a la casa de Israel, y oirás la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

Dios compara esta comisión de Ezequiel con la labor de un centinela o guardia en los muros de una ciudad. En ese entonces, casi todas las ciudades tenían grandes muros y durante las horas de oscuridad ponían a un atalaya o guardia. Si no había ningún peligro, al terminar su vigilia decía, “Todo está bien”. Lo triste era que los falsos líderes espirituales le decían al pueblo que “todo estaba bien” cuando no era el caso. Por eso, Dios quería que Ezequiel fuera un fiel guardián de la fe y anunciara sus profecías. Al respecto, Dios le explicó a otro de sus centinelas, Isaías: “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado. Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios” (Isaias 58:1-2 Isaias 58:1-2 [1] Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado. [2] Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios; me piden justos juicios, y quieren acercarse a Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esta es una gran parte de la comisión de la Iglesia hoy día.

Ahora bien, Dios además tiene un mensaje para los sobrevivientes de Judá que pronto llegarán a Babilonia como exiliados y estarán por 70 años. Pero recuerden, estas profecías no son sólo para ellos.

Veamos ahora lo que ocurrió en los días de Ezequiel. “Aconteció en el año duodécimo de nuestro cautiverio [enero, 585 a.C.]... que vino a mí un fugitivo de Jerusalén, diciendo: La ciudad ha sido conquistada” (Ezequiel 33:21 Ezequiel 33:21Aconteció en el año duodécimo de nuestro cautiverio, en el mes décimo, a los cinco días del mes, que vino a mí un fugitivo de Jerusalén, diciendo: La ciudad ha sido conquistada.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Dios usa a Ezequiel para advertirle a los sobrevivientes de que no se hagan ilusiones de una pronta recuperación y regreso, pues Judá quedará asolada por mucho tiempo [70 años] (Ezequiel 33:28 Ezequiel 33:28Y convertiré la tierra en desierto y en soledad, y cesará la soberbia de su poderío; y los montes de Israel serán asolados hasta que no haya quien pase.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Los que están en Babilonia ahora consideran a Ezequiel como un verdadero profeta, pues se ha cumplido lo que había dicho. Pero eso no significa que se arrepentirán y obedecerán las leyes de Dios. “Y tú, hijo de hombre, los hijos de tu pueblo se mofan de ti… diciendo: Venid ahora, y oíd qué palabra viene del Eterno. Y vendrán a ti como… pueblo mío, y oirán tus palabras, y no las pondrán por obra; antes hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos anda en pos de su avaricia. Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de amores, hermosos de voz y que canta bien; y oirán tus palabras, pero no las pondrán por obra. Pero cuando ello viniere (y viene ya), sabrán que hubo profeta entre ellos” (Ezequiel 33:30-33 Ezequiel 33:30-33 [30] Y tú, hijo de hombre, los hijos de tu pueblo se mofan de ti junto a las paredes y a las puertas de las casas, y habla el uno con el otro, cada uno con su hermano, diciendo: Venid ahora, y oíd qué palabra viene de Jehová. [31] Y vendrán a ti como viene el pueblo, y estarán delante de ti como pueblo mío, y oirán tus palabras, y no las pondrán por obra; antes hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos anda en pos de su avaricia. [32] Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de amores, hermoso de voz y que canta bien; y oirán tus palabras, pero no las pondrán por obra. [33] Pero cuando ello viniere (y viene ya), sabrán que hubo profeta entre ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

Santiago menciona el mismo principio: “Pero sed hacedores de la palabra y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” (Santiago 1:22 Santiago 1:22Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

Hoy día sucede lo mismo. A pesar de que, durante 50 años, un centinela, el Sr. Armstrong, clamó “a voz en cuello” y millones de personas recibieron literatura gratuita sobre las profecías y las verdades de Dios, son muy pocas las personas que aplicaron diligentemente estas verdades en sus vidas. Ahora, nos toca seguir con esta misma Gran Comisión hasta que Cristo venga. 

Capítulo 34 - Los Falsos Profetas

¿Cuál es la razón por la cual tan pocos se convierten? Dios culpa a los falsos líderes religiosos y civiles que van contra la ley de Dios. “Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel… ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas. No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, ni volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia. Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado” (Ezequiel 34:2-5 Ezequiel 34:2-5 [2] Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? [3] Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas. [4] No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia. [5] Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

Comenta un autor: “Esta era la crítica que Dios hacía de los falsos profetas. No habían alimentado al pueblo con la Palabra de Dios. Creo que todavía es el mejor criterio para juzgar a los ministros de hoy” (Vernon McGee, A Través de la Biblia). 

Es una descripción apta del mundo religioso actual, en particular en el mundo occidental donde están “sus ovejas”, las 12 tribus modernas de Israel. Recuerden que no está hablando a los chinos, africanos, o hindúes. Es en el mundo occidental donde están las iglesias supuestamente “basadas en la Biblia” pero que se ha convertido en un gran negocio como dueñas de bancos, bienes raíces y que se mezclan en la política de este mundo. Irónicamente a pesar de todo ese poder y riquezas, el pueblo sigue tan ignorante de las leyes de Dios como nunca. 

Dios explica que así será la situación hasta que Cristo vuelva: “He aquí… yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré. Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad [en el día del Señor, vea Joel 2:1-2 Joel 2:1-2 [1] Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano. [2] Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra; como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte; semejante a él no lo hubo jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
]. Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel… Y levantaré [resucitaré] sobre ellas a un pastor, y él las apacentarás; a mi siervo David… Yo el Eterno les seré por Dios, y mi siervo David príncipe en medio de ellos… Y estableceré con ellos pacto de paz… Y daré bendición a ellas… y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán… No serán más por despojo de las naciones… Y sabrán que yo el Eterno su Dios estoy con ellos, y ellos son mi pueblo, la casa de Israel, dice el Eterno” (Ezequiel 34:11-30 Ezequiel 34:11-30 [11] Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré. [12] Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad. [13] Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel, por las riberas, y en todos los lugares habitados del país. [14] En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen redil, y en pastos suculentos serán apacentadas sobre los montes de Israel. [15] Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor. [16] Yo buscaré la perdida, y haré volver al redil la descarriada; vendaré la perniquebrada, y fortaleceré la débil; mas a la engordada y a la fuerte destruiré; las apacentaré con justicia. [17] Mas en cuanto a vosotras, ovejas mías, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo juzgo entre oveja y oveja, entre carneros y machos cabríos. [18] ¿Os es poco que comáis los buenos pastos, sino que también holláis con vuestros pies lo que de vuestros pastos queda; y que bebiendo las aguas claras, enturbiáis además con vuestros pies las que quedan? [19] Y mis ovejas comen lo hollado de vuestros pies, y beben lo que con vuestros pies habéis enturbiado. [20] Por tanto, así les dice Jehová el Señor: He aquí yo, yo juzgaré entre la oveja engordada y la oveja flaca, [21] por cuanto empujasteis con el costado y con el hombro, y acorneasteis con vuestros cuernos a todas las débiles, hasta que las echasteis y las dispersasteis. [22] Yo salvaré a mis ovejas, y nunca más serán para rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja. [23] Y levantaré sobre ellas a un pastor, y él las apacentará; a mi siervo David, él las apacentará, y él les será por pastor. [24] Yo Jehová les seré por Dios, y mi siervo David príncipe en medio de ellos. Yo Jehová he hablado. [25] Y estableceré con ellos pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; y habitarán en el desierto con seguridad, y dormirán en los bosques. [26] Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán. [27] Y el árbol del campo dará su fruto, y la tierra dará su fruto, y estarán sobre su tierra con seguridad; y sabrán que yo soy Jehová, cuando rompa las coyundas de su yugo, y los libre de mano de los que se sirven de ellos. [28] No serán más por despojo de las naciones, ni las fieras de la tierra las devorarán; sino que habitarán con seguridad, y no habrá quien las espante. [29] Y levantaré para ellos una planta de renombre, y no serán ya más consumidos de hambre en la tierra, ni ya más serán avergonzados por las naciones. [30] Y sabrán que yo Jehová su Dios estoy con ellos, y ellos son mi pueblo, la casa de Israel, dice Jehová el Señor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

He aquí una prueba irrefutable de que aún existen las 12 tribus de Israel en la actualidad, pues, ¿cómo podría Dios reconocerlas y traerlas de nuevo a su tierra en el Milenio si han desaparecido? Ahora bien, esto no significa que a Dios sólo le interesa su pueblo y no las demás naciones. Es cuestión de orden de llamamiento. Como dice: “la salvación… al judío, primeramente, y [luego] al griego” (Romanos 1:16 Romanos 1:16Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Todos tendrán su oportunidad en su debido momento.

¿Por qué escoge a David para que gobierne a las 12 tribus de Israel? Dios nos contesta en Ezequiel 37:24 Ezequiel 37:24Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y lo pondrán por obra”. David fue el rey que más amó la ley de Dios (Sal 119:97) y mejor la aplicó en su reino. Si queremos entrar en el Reino y ser reyes y sacerdotes, tendremos que mostrar la misma actitud de David en nuestras vidas.

Capítulo 35 - Juicio contra Edom

Justo antes de que Dios establezca su reino y ponga a Jerusalén como su capital, Edom será castigada por su traición en los tiempos del fin (vea Sal 83:1-8). Dice Dios: “A tus ciudades asolaré, y tú serás asolado; y sabrás que yo soy el Eterno. Por cuanto tuviste enemistad perpetua, y entregaste a los hijos de Israel al poder de la espada en el tiempo de su aflicción, en el tiempo extremadamente malo… Y convertiré el monte de Seir [capital de Edom] en desierto y en soledad” (Ezequiel 35:4-7 Ezequiel 35:4-7 [4] A tus ciudades asolaré, y tú serás asolado; y sabrás que yo soy Jehová. [5] Por cuanto tuviste enemistad perpetua, y entregaste a los hijos de Israel al poder de la espada en el tiempo de su aflicción, en el tiempo extremadamente malo, [6] por tanto, vivo yo, dice Jehová el Señor, que a sangre te destinaré, y sangre te perseguirá; y porque la sangre no aborreciste, sangre te perseguirá. [7] Y convertiré al monte de Seir en desierto y en soledad, y cortaré de él al que vaya y al que venga.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

Dice un comentario: “Los capítulos 35 y 36 describen la futura restauración de Israel. Para que esto se cumpla, dos cosas tienen que suceder primero. Edom debe ser juzgado y, los pecados de Israel deben ser perdonados. El capítulo 35 habla del juicio y la destrucción del monte de Seir (o Edom) que debe pasar antes de que Israel sea restaurada a su tierra. Dios explica la razón del juicio severo contra Edom. Este pueblo descendía de Esaú, el hermano gemelo de Jacob y se convirtió en el enemigo más acérrimo de Jacob. Probablemente le hicieron más daño que cualquier otro pueblo. Edom representa el enemigo de Dios en el mundo hoy día, y será el enemigo que se levantará contra Dios en los últimos días bajo el Anticristo” (McGee, A Través de la Biblia). 

Capítulo 36 - El restablecimiento de Israel

Ahora Dios describe cómo traerá a su pueblo de vuelta a la tierra y perdonará sus pecados en el Milenio: “Mas vosotros, oh montes de Israel, daréis vuestras ramas, y llevaréis vuestro fruto para mi pueblo Israel; porque cerca están para venir. Porque he aquí, yo estoy por vosotros, y a vosotros me volveré, y seréis labrados y sembrados. Y haré multiplicar sobre vosotros hombres, a toda la casa de Israel [las 12 tribus]... Multiplicaré sobre vosotros hombres y ganado… y os haré mayor bien que en vuestros principios; y sabréis que yo soy el Eterno. Hijo de hombre, mientras la casa de Israel moraba en su tierra, la contaminó con sus caminos y con sus obras; como inmundicia de menstruosa fue su camino delante de mí. Y derramé mi ira sobre ellos… Les esparcí por las naciones… Y cuando llegaron a las naciones adonde fueron [las 12 tribus], profanaron mi santo nombre, diciéndose de ellos: Estos son pueblo del Eterno, y de la tierra de él han salido. Pero he tenido dolor al ver mi santo nombre profanado por la casa de Israel entre las naciones adonde fueron. Por tanto, di a la casa de Israel: el Eterno ha dicho: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde habéis llegado. Y santificaré mi grande nombre… y sabrán las naciones que yo soy el Eterno, cuando sea santificado en vosotros delante de sus ojos. Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país. Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias… Os daré corazón nuevo y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra… y os avergonzaréis de vosotros mismos por vuestras iniquidades. No lo hago por vosotros...sabedlo bien” (Ezequiel 36:9-27 Ezequiel 36:9-27 [9] Porque he aquí, yo estoy por vosotros, y a vosotros me volveré, y seréis labrados y sembrados. [10] Y haré multiplicar sobre vosotros hombres, a toda la casa de Israel, toda ella; y las ciudades serán habitadas, y edificadas las ruinas. [11] Multiplicaré sobre vosotros hombres y ganado, y serán multiplicados y crecerán; y os haré morar como solíais antiguamente, y os haré mayor bien que en vuestros principios; y sabréis que yo soy Jehová. [12] Y haré andar hombres sobre vosotros, a mi pueblo Israel; y tomarán posesión de ti, y les serás por heredad, y nunca más les matarás los hijos. [13] Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto dicen de vosotros: Comedora de hombres, y matadora de los hijos de tu nación has sido; [14] por tanto, no devorarás más hombres, y nunca más matarás a los hijos de tu nación, dice Jehová el Señor. [15] Y nunca más te haré oír injuria de naciones, ni más llevarás denuestos de pueblos, ni harás más morir a los hijos de tu nación, dice Jehová el Señor. [16] Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: [17] Hijo de hombre, mientras la casa de Israel moraba en su tierra, la contaminó con sus caminos y con sus obras; como inmundicia de menstruosa fue su camino delante de mí. [18] Y derramé mi ira sobre ellos por la sangre que derramaron sobre la tierra; porque con sus ídolos la contaminaron. [19] Les esparcí por las naciones, y fueron dispersados por las tierras; conforme a sus caminos y conforme a sus obras les juzgué. [20] Y cuando llegaron a las naciones adonde fueron, profanaron mi santo nombre, diciéndose de ellos: Estos son pueblo de Jehová, y de la tierra de él han salido. [21] Pero he tenido dolor al ver mi santo nombre profanado por la casa de Israel entre las naciones adonde fueron. [22] Por tanto, di a la casa de Israel: Así ha dicho Jehová el Señor: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde habéis llegado. [23] Y santificaré mi grande nombre, profanado entre las naciones, el cual profanasteis vosotros en medio de ellas; y sabrán las naciones que yo soy Jehová, dice Jehová el Señor, cuando sea santificado en vosotros delante de sus ojos. [24] Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país. [25] Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. [26] Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. [27] Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Siempre la salvación es por la gracia de Dios, no por nuestra justicia, pero recuerden, esto no nos da licencia para pecar, y hay leyes de Dios que respetar.

¿Cómo será la tierra cuando todo esto suceda? Dios dice: “Y la tierra asolada será labrada… Y dirán: Esta tierra que era asolada ha venido a ser como huerto del Edén… Y las naciones que queden en vuestros alrededores sabrán que yo reedifiqué lo que estaba derribado, y planté lo que estaba desolado; yo el Eterno he hablado, y lo haré” (Ezequiel 36:34-36 Ezequiel 36:34-36 [34] Y la tierra asolada será labrada, en lugar de haber permanecido asolada a ojos de todos los que pasaron. [35] Y dirán: Esta tierra que era asolada ha venido a ser como huerto del Edén; y estas ciudades que eran desiertas y asoladas y arruinadas, están fortificadas y habitadas. [36] Y las naciones que queden en vuestros alrededores sabrán que yo reedifiqué lo que estaba derribado, y planté lo que estaba desolado; yo Jehová he hablado, y lo haré.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Vemos que las mismas promesas sobre el Milenio en Isaías y en Jeremías se repiten en Ezequiel. Todo es inspirado por Dios.

Capítulo 37 - Israel en la Segunda Resurrección

Ahora, la pregunta lógica que surge es, ¿qué pasará con los muertos de Israel? ¿Tendrán ellos una oportunidad de ser salvos? Dios dice que sí, y explica en esta visión cómo se cumplirá. 

El Valle de Huesos Secos

“La mano del Eterno vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Eterno, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos… Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Eterno, tu lo sabes… Así ha dicho el Eterno el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy el Eterno” (Ezequiel 37:1-6 Ezequiel 37:1-6 [1] La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. [2] Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. [3] Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. [4] Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. [5] Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. [6] Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Aquí, Dios promete un día, ¡resucitar en forma física a Israel! Pero esto no se trata de la Primera Resurrección donde los santos serán “resucitados incorruptibles” (1ro Corintios 15:52 1ro Corintios 15:52en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

Leemos en Apocalipsis 20:4-12 Apocalipsis 20:4-12 [4] Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. [5] Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. [6] Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. [7] Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, [8] y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. [9] Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. [10] Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. [11] Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. [12] Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
cuándo será esta resurrección física de la humanidad. En forma resumida dice que los santos “vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años… Cuando se cumplieron los mil años… vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios”. Esta describe a la Segunda Resurrección. 

Sigue Ezequiel, “Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo. Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, [pensaron al morir que no había más esperanza de volver a la vida, como muchos creen hoy día]. Por tanto, profetiza: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. y sabréis que yo soy el Eterno, cuando abra vuestros sepulcros, y... pondré mi Espíritu en vosotros [para ser obedientes a Su ley]... y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo el Eterno hablé, y lo hice...” (Ezequiel 37:10-14 Ezequiel 37:10-14 [10] Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo. [11] Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. [12] Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. [13] Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío. [14] Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

Una vez descrita esta futura resurrección, Dios ahora explica una profecía del comienzo del Milenio. A los sobrevivientes de Israel los unirá como un sólo pueblo. “Vino a mí palabra del Eterno, diciendo… toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros (los que se refugiaron con ellos). Toma después otro palo, y escribe en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel y sus compañeros. Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo… He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron y los recogeré de todas partes [Europa, EE.UU., Canadá, Sudáfrica, Australia, etc.], y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos [esto indica que hasta hoy día existen como dos reinos]... y los limpiaré; y me serán por pueblo… y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra… y pondré mi santuario entre ellos para siempre… Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor… mi siervo David será príncipe de ellos para siempre… Y sabrán las naciones que yo el Eterno santificó a Israel” (Ezequiel 37:15-28 Ezequiel 37:15-28 [15] Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: [16] Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros. [17] Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano. [18] Y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás qué te propones con eso?, [19] diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá, y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano. [20] Y los palos sobre que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos, [21] y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; [22] y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos. [23] Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios. [24] Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. [25] Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre. [26] Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre. [27] Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. [28] Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El Dr. Vernon McGee admite: “El unir estos dos palos significa que, en la actualidad, las 12 tribus de Israel existen esparcidas entre las naciones, aunque yo no sé dónde, pero Dios sí” (A Través de la Biblia). El cristianismo tradicional no ve la importancia profética de esto para los últimos días. Noten también que David estará a cargo de las 12 tribus en el Milenio, y Cristo reveló que sobre cada una de las tribus estará uno de los 12 apóstoles, [todos bajo David], (vea Mateo 19:27-28 Mateo 19:27-28 [27] Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos? [28] Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).