Prepárese ahora: el novio ya viene

Usted está aquí

Prepárese ahora: el novio ya viene

Poco antes de la muerte de Jesús y mientras él y sus apóstoles se hallaban sentados en la cima del monte de los Olivos, desde donde se divisa Jerusalén, estos le preguntaron sobre los sucesos que anunciarían su futura venida para reinar con pleno poder (Mateo 24:3 Mateo 24:3Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Su respuesta, conocida como profecía o sermón del monte de los Olivos, comienza en Mateo 24 describiendo un notable aumento de problemas que desembocan en una catástrofe mundial. Continúa con varias lecciones sobre cómo afrontar ese tiempo, y concluye en Mateo 25 con tres parábolas sobre el estado de nuestra vida espiritual en el día que nos presentemos ante él.

Veamos la primera de ellas: la parábola de las diez vírgenes.

Diez vírgenes comprometidas

Uno de los temas claves en esta parábola comienza al final de Mateo 24, donde Jesús dice: “Vendrá el señor de aquel siervo un día que este no espera, y a la hora que no sabe” (v. 50). Esto indica un regreso repentino, que incluso sorprenderá a los seguidores de Cristo.

Pasando a la parábola, comienza: “Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo” (Mateo 25:1 Mateo 25:1 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El tema aquí es una boda. En aquella antigua cultura los padres participaban en la unión entre la novia y el novio, y se esperaba que este pagara un precio especial a los padres de la novia por el derecho a casarse con ella.

El período de compromiso podía ser muy prolongado, pero tan pronto se llegaba a un acuerdo, el novio preparaba un lugar para vivir con su futura esposa. A menudo se agregaba una nueva habitación a la casa de sus padres, y tan pronto esta quedaba completamente lista él iba a buscar a la novia, generalmente por la noche, con sus amigos más cercanos. Por las calles del pueblo se oía el grito: “¡Viene el novio!” Luego empezaba la ceremonia de boda y la celebración, que duraba varios días.

En otros pasajes se establece claramente que Jesús es el Novio, que Dios Padre ha preparado una boda y que la Iglesia de Dios, compuesta por los verdaderos seguidores de Cristo, es la Novia de Jesús, ahora comprometida “como una virgen pura a Cristo”, espiritualmente hablando (2do Corintios 11:2 2do Corintios 11:2Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; ver Efesios 5:22-32 Efesios 5:22-32 [22] Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; [23] porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. [24] Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. [25] Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, [26] para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, [27] a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. [28] Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. [29] Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, [30] porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. [31] Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. [32] Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Así, las diez vírgenes de la parábola representan a aquellos en la Iglesia, descritos como espiritualmente puros, que salen a encontrar a Cristo a su regreso para unirse a él en gloria.

Las lámparas y el suministro de aceite

Cada una de estas vírgenes lleva una lámpara para ver el camino en la oscuridad. La palabra griega lampas que se usa aquí se refiere a una lámpara de aceite hecha de arcilla o a una antorcha. En cualquier caso, para mantener la luz encendida era indispensable llevar aceite suficiente para un período prolongado. Espiritualmente, necesitamos que la luz de Dios nos guíe y brille en nosotros y a través de nosotros. Y el aceite de oliva que produce la luz es comparable al suministro del Espíritu Santo que, como tal, representa el aceite de la unción (compare Filipenses 1:19 Filipenses 1:19Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 10:38 Hechos de los Apóstoles 10:38cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Mateo 25 continúa: “Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite” (vv. 2-3).

Las diez vírgenes aquí representan a toda la Iglesia y salen al encuentro del Esposo, Cristo. Al recibir el Espíritu, tienen la vida de Cristo en ellas (Gálatas 2:20 Gálatas 2:20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y viven en constante preparación.

Todas tenían el Espíritu de Dios. Las cinco llamadas prudentes tomaron vasijas con aceite extra, pero las otras cinco, las insensatas, no lo hicieron. La diferencia en la preparación daría como resultado una diferencia también en el crecimiento espiritual y el poder. Las sabias (o prudentes) se mantuvieron abiertas a la influencia del Espíritu Santo, usándolo para adquirir la naturaleza divina y crecer en gracia y conocimiento.

Todas despertaron del sueño

Continuemos: “Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron” (v. 5).

El período de compromiso podría prolongarse. Esto correspondería al tiempo entre la primera y la segunda venida de Cristo. La aparente demora puede hacer que se pierda el sentido de urgencia. Pedro advirtió que los burladores preguntarían: “¿Dónde está la promesa de su advenimiento?” (2da Pedro 3:4 2da Pedro 3:4y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Es una señal de los últimos días que aun aquellos que estén vigilando y aguarden su regreso se cansarán, decepcionarán y adormecerán.

Cristo dijo que “todas cabecearon y durmieron”, es decir, toda la Iglesia. Por supuesto que en nuestra débil condición humana no podemos estar mucho tiempo sin quedarnos dormidos (ver Mateo 26:40-41 Mateo 26:40-41 [40] Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? [41] Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
); físicamente necesitamos dormir. El verdadero problema aquí es una cuestión de preparación, en cuanto a no permanecer alerta permitiendo la guía del Espíritu de Dios.

Continúa: “Y a la medianoche se oyó un clamor: Aquí, viene el esposo; ¡salid a recibirle!” (Mateo 25:6 Mateo 25:6 Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La voz del novio se escuchaba en las calles. ¡Se acercaba el momento del matrimonio! Todo el pueblo se animaría a unirse a las festividades.

El anuncio del regreso de Cristo se produce en medio de la gran oscuridad espiritual del tiempo del fin, en medio de un mundo atrapado en el engaño espiritual y la embriaguez. Sin embargo, aquellos que tienen el Espíritu de Dios cuentan con la ayuda necesaria para discernir el engaño y rechazar el camino del mundo.

El anuncio de la venida de Cristo despierta a la gente. ¿Y entonces?

Responsabilidad personal de prepararse

“En ese momento, todas las vírgenes se levantaron y prepararon sus lámparas” (v. 7, Palabra de Dios para Todos). La preparación consistía en avivar la luz de la lámpara o antorcha. Aquí significa que la Iglesia está despierta y expectante por la venida de Cristo y las bodas con el Cordero (ver Apocalipsis 19:7 Apocalipsis 19:7Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Cuando se anuncie la llegada de Cristo, debemos despertar y estar listos para recibirlo y casarnos con él.

Pero algo salió mal con cinco de las vírgenes. Las llamadas insensatas veían que se les apagaba la luz; necesitaban aceite, pero no tenían más para reabastecer sus lámparas. “Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan” (v. 8). No obstante, en términos espirituales esto no funciona.

“Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas” (v. 9). La salvación es un asunto personal. No se puede pedir prestada una relación con Dios. A los cristianos se les dice: “Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor” (Filipenses 2:12 Filipenses 2:12Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El poder del Espíritu debe obrar individualmente en cada discípulo.

Para que nuestra reserva de “aceite” espiritual no se agote, debemos renovarnos regularmente con la ayuda de Dios a través de los medios que él nos provee, especialmente la oración, el estudio de la Biblia, la meditación, el ayuno, el compañerismo y el arrepentimiento continuo en obediencia. (Lea nuestra guía de estudio gratuita Herramientas para el crecimiento espiritual para obtener más información).

La venida de Jesucristo no solo asombrará al mundo, sino que incluso aquellos que saben de su regreso y lo anhelan deberán despertar. ¿Lograrán los afanes de este mundo hacer que algunos se duerman?

Una advertencia que no se debe postergar

Sea como sea, esta parábola muestra que muchos despertarán para darse cuenta de que no están completamente preparados para entrar con Cristo a la boda. “Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta” (v. 10).

Las vírgenes insensatas regresan y tratan desesperadamente de entrar en la cena. “Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir” (vv. 11-13).

Estos versículos encierran un matiz de funesto desenlace. ¿Está todo perdido, sin esperanza? ¿Hay acaso lugar para el arrepentimiento? En algún momento será demasiado tarde. Sin embargo, otra forma de entender esta parábola es reconocer que la predicación actual del evangelio en realidad es parte del anuncio de que viene el Esposo. Así que todavía hay tiempo de hacer lo necesario para mantenerse espiritualmente lleno.

En el caso de los cristianos negligentes, Cristo tocará la puerta de sus corazones para que lo dejen entrar, como en el mensaje a la iglesia “tibia” de Laodicea en Apocalipsis 3. Les dice “yo te aconsejo que de mí compren oro refinado en fuego” (es decir, el carácter piadoso que se obtiene en medio de las pruebas), instándolos al arrepentimiento (Apocalipsis 3:16 Apocalipsis 3:16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 18; 1ra Pedro 1:7 1ra Pedro 1:7para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Pero, como enseña la parábola, llegará un momento en que no habrá más oportunidad. ¿Y quién sabe cuánto durará su propia vida? Así que no lo posponga.

Esta parábola también nos da la clave para perseverar hasta el fin de los tiempos y participar en la cena de bodas al regreso de Cristo. Dicha clave es la ayuda del Espíritu Santo. Procure mantener llena su reserva de este Espíritu en su vida. En la oscuridad del tiempo del fin, aquellos que cuenten con suficiente aceite tendrán la luz que los guíe y los mantenga fortalecidos. ¡Asegúrese de estar en ese grupo! BN