Isaías 26:20

Usted está aquí

Isaías 26:20

Es habitual que cuando las personas se ven enfrentados a crisis, como la que estamos viviendo (COVID-19), las personas busquen respuestas en Dios y la Biblia a las preguntas que no son fáciles de responder.

Sin embargo, muchas veces se cae en el error de encontrar respuestas en los lugares equivocados, sobre todo cuando somos guiados por alguien que entiende igual o menos que nosotros de los propósitos de Dios para la humanidad. Jesucristo dijo al respecto “Dejadlos; son ciegos guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo” (Mateo 15:14 Mateo 15:14 Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Este fue el caso de la respuesta que se hizo viral en internet, respecto a la escritura de Isaías.

Isaias 26:20-21 Isaias 26:20-21 [20] Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. [21] Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
dice: "Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos".

Este pasaje ha sido identificado como una profecía de la Biblia respecto a la Pandemia que el coronavirus a provocado en el mundo entero, sin embargo, las personas que quieren conocer las respuestas que este libro inspirado por Dios, deben tener al menos dos reglas de interpretación muy importantes.

Primero, conocer el tema general de la Biblia, en otras palabras, cuál es el plan que Dios tiene para la humanidad.

Segundo, nunca sacar de contexto las citas bíblicas.

Si usted quiere aprender a leer la Biblia, no dude en leer en línea, descargar o solicitar nuestro folleto “Como entender la Biblia”.

Entonces, para poder dar una respuesta acertada acerca del versículo citado anteriormente, Isaias 26:20 Isaias 26:20Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, es necesario conocer y entender el propósito y plan de Dios para la humanidad.

Dios desde Genesis hasta Apocalipsis nos revela su plan maestro, el cual es compartir su gloria, su esencia de ser espiritual y eterno con la humanidad (1ra Juan 3:2 1ra Juan 3:2Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y para ello el ha diseñado un plan, el cual se revela a través de la Palabra de Dios, especialmente a través de sus siete Fiestas Santas (Levítico 23:1-44 Levítico 23:1-44 [1] Habló Jehová a Moisés, diciendo: [2] Habla a los hijos de Israel y diles: Las fiestas solemnes de Jehová, las cuales proclamaréis como santas convocaciones, serán estas: [3] Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis. [4] Estas son las fiestas solemnes de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos: [5] En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehová. [6] Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura. [7] El primer día tendréis santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis. [8] Y ofreceréis a Jehová siete días ofrenda encendida; el séptimo día será santa convocación; ningún trabajo de siervo haréis. [9] Y habló Jehová a Moisés, diciendo: [10] Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega. [11] Y el sacerdote mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de reposo la mecerá. [12] Y el día que ofrezcáis la gavilla, ofreceréis un cordero de un año, sin defecto, en holocausto a Jehová. [13] Su ofrenda será dos décimas de efa de flor de harina amasada con aceite, ofrenda encendida a Jehová en olor gratísimo; y su libación será de vino, la cuarta parte de un hin. [14] No comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo día, hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto perpetuo es por vuestras edades en dondequiera que habitéis. [15] Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán. [16] Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová. [17] De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos con levadura, como primicias para Jehová. [18] Y ofreceréis con el pan siete corderos de un año, sin defecto, un becerro de la vacada, y dos carneros; serán holocausto a Jehová, con su ofrenda y sus libaciones, ofrenda encendida de olor grato para Jehová. [19] Ofreceréis además un macho cabrío por expiación, y dos corderos de un año en sacrificio de ofrenda de paz. [20] Y el sacerdote los presentará como ofrenda mecida delante de Jehová, con el pan de las primicias y los dos corderos; serán cosa sagrada a Jehová para el sacerdote. [21] Y convocaréis en este mismo día santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis; estatuto perpetuo en dondequiera que habitéis por vuestras generaciones. [22] Cuando segareis la mies de vuestra tierra, no segaréis hasta el último rincón de ella, ni espigarás tu siega; para el pobre y para el extranjero la dejarás. Yo Jehová vuestro Dios. [23] Y habló Jehová a Moisés, diciendo: [24] Habla a los hijos de Israel y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis día de reposo, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación. [25] Ningún trabajo de siervos haréis; y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. [26] También habló Jehová a Moisés, diciendo: [27] A los diez días de este mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. [28] Ningún trabajo haréis en este día; porque es día de expiación, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. [29] Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de su pueblo. [30] Y cualquiera persona que hiciere trabajo alguno en este día, yo destruiré a la tal persona de entre su pueblo. [31] Ningún trabajo haréis; estatuto perpetuo es por vuestras generaciones en dondequiera que habitéis. [32] Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo. [33] Y habló Jehová a Moisés, diciendo: [34] Habla a los hijos de Israel y diles: A los quince días de este mes séptimo será la fiesta solemne de los tabernáculos a Jehová por siete días. [35] El primer día habrá santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis. [36] Siete días ofreceréis ofrenda encendida a Jehová; el octavo día tendréis santa convocación, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová; es fiesta, ningún trabajo de siervos haréis. [37] Estas son las fiestas solemnes de Jehová, a las que convocaréis santas reuniones, para ofrecer ofrenda encendida a Jehová, holocausto y ofrenda, sacrificio y libaciones, cada cosa en su tiempo, [38] además de los días de reposo de Jehová, de vuestros dones, de todos vuestros votos, y de todas vuestras ofrendas voluntarias que acostumbráis dar a Jehová. [39] Pero a los quince días del mes séptimo, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, haréis fiesta a Jehová por siete días; el primer día será de reposo, y el octavo día será también día de reposo. [40] Y tomaréis el primer día ramas con fruto de árbol hermoso, ramas de palmeras, ramas de árboles frondosos, y sauces de los arroyos, y os regocijaréis delante de Jehová vuestro Dios por siete días. [41] Y le haréis fiesta a Jehová por siete días cada año; será estatuto perpetuo por vuestras generaciones; en el mes séptimo la haréis. [42] En tabernáculos habitaréis siete días; todo natural de Israel habitará en tabernáculos, [43] para que sepan vuestros descendientes que en tabernáculos hice yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios. [44] Así habló Moisés a los hijos de Israel sobre las fiestas solemnes de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Dentro del desarrollo de su Plan, está el Sacrificio de Cristo en la Cruz, su resurrección para esperanza de la humanidad, y la instauración de su cuerpo espiritual, la Iglesia. También la segunda venida de Cristo, esta vez no como un cordero manso, sino más bien como el regidor que el planeta necesita, y después de aislar a satanás, el principal obstáculo para que el ser humano se relacione con Dios, está establecido que comience el Reino de Dios en la Tierra en una primera etapa llamada milenio en la biblia (Apocalipsis 20:4 Apocalipsis 20:4Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y después una segunda etapa denominada Juicio del Gran Trono Blanco (Apocalipsis 20:11-12 Apocalipsis 20:11-12 [11] Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. [12] Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Luego, la eternidad junto a nuestro creador donde la muerte no existirá más (1ro Corintios 15:24-26 1ro Corintios 15:24-26 [24] Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. [25] Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. [26] Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Con esto en mente, cuando uno lee a Isaías, quien es uno de los profetas mayores del antiguo testamento, que habla más que todos los otros profetas sobre la instauración del gobierno de Jesucristo, se da cuenta que Isaías en sus profecías hace referencia tanto a la primera como a la segunda venida de Jesucristo.

Y es en este contexto donde se encuentra el capítulo 26 del libro de Isaías. Esta sección de la Biblia nos habla acerca de ese futuro tiempo cuando Cristo comience a gobernar sobre la Tierra y las cosas comiencen a ser mejores.  

Es más, el versículo 19, nos habla de uno de los momentos que todo cristiano espera con ansias, la resurrección de los muertos en la fe de Dios y Jesucristo:

Isaias 26:19 Isaias 26:19Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos.

 Este momento es predecedero a los grandes planes que Tiene Dios para el planeta, el comienzo de la restauración de todos los sistemas políticos, religiosos, ecológicos y de cualquier tipo, que rigen al ser humano, mediante el Gobierno de Jesucristo y sus Santos por mil años. (Apocalipsis 20:6 Apocalipsis 20:6Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)

Entonces, después de hablar de ese momento clave de la historia de la humanidad, de ese instante que los miembros del cuerpo de Cristo están esperando con ansias, es que Dios a través de Isaías les hace una advertencia para que estén aguardando este instante con paciencia y valentía, porque contaremos siempre con la ayuda del Eterno Dios:

Isaias 26:20-21 Isaias 26:20-21 [20] Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. [21] Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. Porque he aquí que el Eterno sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos.

Igualmente habla de la indignación de Dios, del momento en que Dios debe dejar que las personas de la tierra y sus gobernantes vivan las consecuencias de sus propias decisiones.

En resumen, el libro de Isaías es uno de los libros proféticos que debemos leer y estudiar para entender profecía, y sobre todo en estos tiempos en que el estar en cuarentena o algún tipo de restricción nos puede causar algún tipo de ansiedad. Sin embargo, es muy recomendable usar una ayuda para leer y entender lo que estamos leyendo, tan cual la Biblia nos muestra en el dialogo entre Felipe y el etíope; “Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? El dijo [el etíope]: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare?” (Hechos de los Apóstoles 8:30-31 Hechos de los Apóstoles 8:30-31 [30] Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? [31] El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En la Iglesia de Dios Unida, ofrecemos gratuitamente guías de estudio, completamente sin costo, para comprensión de los eventos proféticos descritos en la biblia. Los invitamos a descargar, leer en línea o solicitar cualquiera de estos folletos que tenemos a su disposición; Usted puede entender la Profecía Bíblica, El Apocalipsis sin velos, ¿Estamos viviendo en los últimos días?

Igualmente es necesario entender que la profecía de Dios, si viene s cierto es muy importante conocerla y saber que es lo que nos depara el futuro, es una herramienta mas para estrechar nuestra relación con Dios, conocer sus propósitos para la humanidad y comenzar a vivir una vida de acorde a los mandamientos.

Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. Lucas 21:28 Lucas 21:28 Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×