¿Cuál es el propósito de la familia?

Usted está aquí

¿Cuál es el propósito de la familia?

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

¿Ha notado con cuánta intensidad está siendo atacada la institución familiar en estos tiempos? En muchas naciones, casi la mitad de los matrimonios termina en divorcio, y esta cifra incluye solamente a quienes deciden casarse, ya que muchos evitan un compromiso verdadero y simplemente optan por vivir juntos. Según ciertos estudios, esta práctica, lejos de ayudar a las parejas a determinar si están realmente listas para el matrimonio, solo incrementa las posibilidades de que se separen más adelante.

Nuestros medios de comunicación masiva juegan un importante rol en el debilitamiento de la familia. El mensaje de gran parte de la música actual degrada a las mujeres en general, caracterizándolas como objetos sexuales destinados a satisfacer la lascivia masculina. ¡Qué lamentable que la ola de “sexo, drogas y rock and roll” de la pasada generación parezca insignificante cuando se compara con los estándares de hoy en día!

Los programas de televisión y las películas elogian la soltería, y mientras más promiscua sea, ¡mejor! Cuando presentan personajes casados, el marido por lo general es representado como inepto y torpe, y su esposa, como quien gobierna el hogar. Los hijos a menudo son caracterizados como sabihondos que se burlan de sus padres y los insultan.

Los guionistas de la industria televisiva y cinematográfica constantemente desafían los límites de la moralidad con contenido sexual, desnudez, obscenidades y perversiones.

Nuestros gobiernos, en tanto, en lugar de mantenerse firme frente a las influencias que corrompen a nuestra sociedad, apoyan políticas que socavan a las familias redefiniendo el matrimonio, penalizando el matrimonio tradicional mediante impuestos más altos, abogando por el sexo fuera del matrimonio, recompensando la promiscuidad y la maternidad en soltería, y enseñándoles a los niños roles familiares distorsionados. Y esto es solo la punta del témpano.

Pero, ¿por qué? ¿Por qué este ataque continuo e interminable a la institución familiar? La Biblia describe nuestra era actual como “el presente siglo malo” (Gálatas 1:4 Gálatas 1:4el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y revela además que un ser perverso, al que llama “el dios de este siglo” (2do Corintios 4:4 2do Corintios 4:4en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), ha cegado las mentes de la gente y que “el mundo entero está bajo el maligno” (1ra Juan 5:19 1ra Juan 5:19Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), “el cual engaña al mundo entero” (Apocalipsis 12:9 Apocalipsis 12:9Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Este ser, por supuesto, es Satanás el demonio.

Una de las razones principales de este ataque es que Satanás quiere cegar a la humanidad para que no vea el verdadero propósito que Dios tiene para las familias. ¿Cuál es ese propósito? Está descrito en la Biblia, pero la gran mayoría de la gente lo pasa por alto: ¡la verdad es que Dios está creando una familia divina!

Dios es una familia, que actualmente está compuesta del Padre y el Hijo, ¡quienes claramente tienen una relación familiar! Sin embargo, Dios se halla en el proceso de expandir esa familia para incluir a más parientes.

Observe lo que dice el apóstol Pablo acerca de este plan de Dios: “ Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso” (2do Corintios 6:17-18 2do Corintios 6:17-18 17 Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, 18 Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Versión Internacional, énfasis nuestro en todo este artículo). Jesucristo vino a revelar a Dios, no como un ser distante e inalcanzable, sino como un Padre  para nosotros (Mateo 11:27 Mateo 11:27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 10:22 Lucas 10:22 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Él nos exhorta a orar así: “Padre nuestro que estás en los cielos” (Mateo 6:9 Mateo 6:9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 11:2 Lucas 11:2Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En Efesios 3:14-15 Efesios 3:14-15 14 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Pablo escribe acerca del Padre, “de quien toma nombre toda la familia en los cielos y en la tierra” . Dos miembros de esta familia divina –el Padre y Jesucristo el Hijo— viven actualmente en los cielos. Otros –aquellos que son guiados por el Espíritu de Dios (Romanos 8:14 Romanos 8:14Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)– viven ahora en la Tierra, esperando el momento de ser glorificados tal como Dios el Padre y Jesucristo el Hijo, quienes existen en un estado de gloria resplandeciente (1ra Juan 3:2 1ra Juan 3:2Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¡Éste es el gran propósito de Dios para la familia, y para usted! Siga leyendo Las Buenas Noticias  para aprender cómo poder ser parte de esa familia divina.