¿Puedo donar mi cuerpo, sin vida, para la investigación médica?

Usted está aquí

¿Puedo donar mi cuerpo, sin vida, para la investigación médica?

Descargar
MP3 Audio (7.12 MB)

Descargar

¿Puedo donar mi cuerpo, sin vida, para la investigación médica?

MP3 Audio (7.12 MB)
×

El plan de Dios para todas las personas es resucitarlos; llamarlos al final de los tiempos, que salgan de sus sepulcros y darles vida nuevamente. Esto se logra en dos fases principales.

1. La primera resurrección tiene lugar al retorno de Jesucristo y está integrada por "los santos", es decir, aquellos que son llamados a la Iglesia de Dios en este momento de la historia (vea Apocalipsis 20:4-6 Apocalipsis 20:4-6 [4] Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. [5] Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. [6] Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Los vueltos a la vida en la primera resurrección serán seres espirituales que tendrán vida eterna y no podrán morir de nuevo (Apocalipsis 20:6 Apocalipsis 20:6Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

2. Después de un reinado de mil años con Cristo, el resto de los muertos también volverá a vivir (Apocalipsis 20:12-13 Apocalipsis 20:12-13 [12] Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. [13] Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), pero no serán inmortales. Ese “resto de los muertos” resucitará a una segunda vida física, donde tendrán la oportunidad de conocer a Dios, recibir su Espíritu Santo y finalmente, si lo desean, heredar la vida eterna en el Reino de Dios (Ezequiel 37:1-14 Ezequiel 37:1-14 [1] La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. [2] Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. [3] Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. [4] Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. [5] Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. [6] Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. [7] Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. [8] Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. [9] Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. [10] Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo. [11] Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. [12] Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. [13] Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío. [14] Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Hablando de esa resurrección física que Dios llevará acabo, el estado del cadáver de una persona no influye en la capacidad de Dios para resucitarla. Como referencia, tenemos que Apocalipsis 20:12 Apocalipsis 20:12Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se refiere a la resurrección de los muertos tragados por el mar; mientras que Ezequiel 37 se refiere a una multitud de personas cuyos restos no son más que "huesos secos". Dios puede resucitar a una persona sin importar los cambios en su cuerpo físico tras fallecer.

También podemos decir, con seguridad, que lo que le sucede al cuerpo de una persona después de la muerte, no tiene ningún impacto en su salvación. Es necesario señalarlo porque, si bien podemos expresar nuestros deseos sobre nuestros restos mientras aún estamos vivos, realmente no tenemos control sobre lo que sucede después de la muerte.

Entonces, ¿es pecado que una persona autorice que su cuerpo sea donado para la investigación después de su muerte? Esto trae a la mesa otro asunto que debemos aclarar: ¿qué es el pecado? 1ra Juan 3:4 1ra Juan 3:4Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
define el pecado como la transgresión de la ley de Dios, pero Pablo también escribe en Romanos 14:23 Romanos 14:23Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
que "todo lo que no proviene de fe, es pecado". Esta declaración llega al final de una discusión sobre violar la conciencia de uno mismo al discernir sobre un asunto que no se aborda en la ley de Dios. Es decir que, si voluntariamente hacemos algo que creemos es pecaminoso, entonces es un pecado para nosotros, incluso si esta acción en sí misma no lo es.

En Romanos 14, Pablo toca el tema específico de las carnes sacrificadas a los ídolos. En ese momento, algunos miembros de la Iglesia concluyeron que era pecado comer carne debido a la posibilidad de que hubiese sido sacrificada a un ídolo sin saberlo. Pablo reconoció que no había un mandato claro en la ley de Dios sobre dicho asunto y alentó a los hermanos a ser pacientes y tolerantes en amor con aquellos que no estén de acuerdo. Sin embargo, esta declaración en el versículo 23, “todo lo que no proviene de fe, es pecado”, nos dice que una persona que creyere pecaminoso comer tal carne, ciertamente estaría pecando, es decir, si actuara en contra de su conciencia. Al creer que era pecado, aunque no lo fuese, se convertía en pecado.

Ahora bien, aplicando ese principio a la pregunta de la donación del cuerpo para la investigación médica, esto significa que si la conciencia de una persona está en conflicto y siente que estaría mal donar su cuerpo, entonces sí sería pecado que lo hiciera. De lo contrario, no hay ninguna razón bíblica para concluir que es un pecado donar el cuerpo para dicho propósito.

Si desea más información sobre el estado en que se encuentran quienes han muerto y la maravillosa esperanza de la resurrección, consulte nuestra guía de estudio gratuita, "¿Qué sucede después de la muerte?"