Predicando el Evangelio, Preparando un Pueblo

Usted está aquí

Pecado

«He aquí que no se ha acortado la mano de el Eterno para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han echo ocultar de vosotros su rostro para no oír» (Isaías 59:1-2).

El pecado, en todas sus formas, nos separa de Dios quien nos ama, y abre nuestra vida al dolor y los problemas. Al pecar, transgrediendo la ley establecida para protegernos, perdemos nuestras vidas. Esa pena la pagó en la cruz nuestro Señor Jesucristo y es aplicable a todos los que entregan su vida para seguirlo. Más información acerca de los efectos del pecado y cómo se puede superar, la encontrará en los recursos a continuación.