¿Por qué el mandamiento de guardar el sábado no se repite en el Nuevo Testamento?

Usted está aquí

¿Por qué el mandamiento de guardar el sábado no se repite en el Nuevo Testamento?

Algunas personas suponen que debido a que el mandamiento de guardar el sábado no se repite explícitamente en el Nuevo Testamento, debemos concluir que ya no está vigente.

El mandamiento del sábado no se repitió en el Nuevo Testamento debido a que las personas a quienes predicaban Jesús y los apóstoles jamás se hubieran imaginado que existía la necesidad de que se lo repitieran.

Los libros que más tarde se conocieron como el Antiguo Testamento eran lo que estas personas conocían como las Escrituras, su guía para vivir (Romanos 15:4 Romanos 15:4Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Refiriéndose a estos libros, el apóstol Pablo dijo: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17). Las Escrituras ordenaban claramente que era necesario guardar el sábado, y la gente aceptaba que esa era la instrucción inspirada por Dios.

Jesús y los apóstoles vivieron y enseñaron en una sociedad en que se guardaba el sábado. Las confrontaciones entre Jesús y los fariseos se presentaron respecto a la forma en que debía guardarse el sábado, no sobre si debía guardarse o no.

Cuando los apóstoles llevaron el mensaje más allá de los confines de Judea, la observancia del sábado era bien conocida en otras partes del Imperio Romano. El historiador judío Flavio Josefo, escribiendo durante la época de la iglesia del Nuevo Testamento, dijo: “Gran parte de la humanidad ha sentido una gran inclinación hacia nuestras prácticas religiosas; porque no existe ninguna ciudad de los griegos ni de los bárbaros, ni ninguna nación, a la que nuestra costumbre de descansar en el séptimo día no haya llegado . . . Así como Dios mismo está presente en todo el mundo, así también nuestra ley ha ido a todas partes” (Contra Apión, 2, 40).

Los ejemplos de Jesús y los apóstoles confirman que creían y obedecían los Diez Mandamientos. En todo el libro de los Hechos, escrito por Lucas, un gentil, el sábado y las fiestas ordenadas en Levítico 23 son mencionados con toda naturalidad, lo cual nos indica que era costumbre de la iglesia primitiva celebrarlos (Hechos de los Apóstoles 13:14 Hechos de los Apóstoles 13:14Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Hechos de los Apóstoles 13:42 Hechos de los Apóstoles 13:42Cuando salieron ellos de la sinagoga de los judíos, los gentiles les rogaron que el siguiente día de reposo les hablasen de estas cosas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Hechos de los Apóstoles 13:44 Hechos de los Apóstoles 13:44El siguiente día de reposo se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 16:13 Hechos de los Apóstoles 16:13Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 17:2 Hechos de los Apóstoles 17:2Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 18:4 Hechos de los Apóstoles 18:4Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, y persuadía a judíos y a griegos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Hechos de los Apóstoles 18:21 Hechos de los Apóstoles 18:21sino que se despidió de ellos, diciendo: Es necesario que en todo caso yo guarde en Jerusalén la fiesta que viene; pero otra vez volveré a vosotros, si Dios quiere. Y zarpó de Efeso.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 20:6 Hechos de los Apóstoles 20:6Y nosotros, pasados los días de los panes sin levadura, navegamos de Filipos, y en cinco días nos reunimos con ellos en Troas, donde nos quedamos siete días.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Hechos de los Apóstoles 20:16 Hechos de los Apóstoles 20:16Porque Pablo se había propuesto pasar de largo a Efeso, para no detenerse en Asia, pues se apresuraba por estar el día de Pentecostés, si le fuese posible, en Jerusalén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 27:9 Hechos de los Apóstoles 27:9Y habiendo pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno, Pablo les amonestaba,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Simplemente no estaba en entredicho si debían guardarse o no.