¿Por qué el mandamiento de guardar el sábado no se repite en el Nuevo Testamento?

Usted está aquí

¿Por qué el mandamiento de guardar el sábado no se repite en el Nuevo Testamento?

Algunas personas suponen que debido a que el mandamiento de guardar el sábado no se repite explícitamente en el Nuevo Testamento, debemos concluir que ya no está vigente.

El mandamiento del sábado no se repitió en el Nuevo Testamento debido a que las personas a quienes predicaban Jesús y los apóstoles jamás se hubieran imaginado que existía la necesidad de que se lo repitieran.

Los libros que más tarde se conocieron como el Antiguo Testamento eran lo que estas personas conocían como las Escrituras, su guía para vivir (Romans 15:4 Romans 15:4For whatever things were written aforetime were written for our learning, that we through patience and comfort of the scriptures might have hope.
American King James Version×
). Refiriéndose a estos libros, el apóstol Pablo dijo: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17). Las Escrituras ordenaban claramente que era necesario guardar el sábado, y la gente aceptaba que esa era la instrucción inspirada por Dios.

Jesús y los apóstoles vivieron y enseñaron en una sociedad en que se guardaba el sábado. Las confrontaciones entre Jesús y los fariseos se presentaron respecto a la forma en que debía guardarse el sábado, no sobre si debía guardarse o no.

Cuando los apóstoles llevaron el mensaje más allá de los confines de Judea, la observancia del sábado era bien conocida en otras partes del Imperio Romano. El historiador judío Flavio Josefo, escribiendo durante la época de la iglesia del Nuevo Testamento, dijo: “Gran parte de la humanidad ha sentido una gran inclinación hacia nuestras prácticas religiosas; porque no existe ninguna ciudad de los griegos ni de los bárbaros, ni ninguna nación, a la que nuestra costumbre de descansar en el séptimo día no haya llegado . . . Así como Dios mismo está presente en todo el mundo, así también nuestra ley ha ido a todas partes” (Contra Apión, 2, 40).

Los ejemplos de Jesús y los apóstoles confirman que creían y obedecían los Diez Mandamientos. En todo el libro de los Hechos, escrito por Lucas, un gentil, el sábado y las fiestas ordenadas en Levítico 23 son mencionados con toda naturalidad, lo cual nos indica que era costumbre de la iglesia primitiva celebrarlos (Acts 13:14 Acts 13:14But when they departed from Perga, they came to Antioch in Pisidia, and went into the synagogue on the sabbath day, and sat down.
American King James Version×
, Acts 13:42 Acts 13:42And when the Jews were gone out of the synagogue, the Gentiles sought that these words might be preached to them the next sabbath.
American King James Version×
, Acts 13:44 Acts 13:44And the next sabbath day came almost the whole city together to hear the word of God.
American King James Version×
; Acts 16:13 Acts 16:13And on the sabbath we went out of the city by a river side, where prayer was wont to be made; and we sat down, and spoke to the women which resorted thither.
American King James Version×
; Acts 17:2 Acts 17:2And Paul, as his manner was, went in to them, and three sabbath days reasoned with them out of the scriptures,
American King James Version×
; Acts 18:4 Acts 18:4And he reasoned in the synagogue every sabbath, and persuaded the Jews and the Greeks.
American King James Version×
, Acts 18:21 Acts 18:21But bade them farewell, saying, I must by all means keep this feast that comes in Jerusalem: but I will return again to you, if God will. And he sailed from Ephesus.
American King James Version×
; Acts 20:6 Acts 20:6And we sailed away from Philippi after the days of unleavened bread, and came to them to Troas in five days; where we stayed seven days.
American King James Version×
, Acts 20:16 Acts 20:16For Paul had determined to sail by Ephesus, because he would not spend the time in Asia: for he hurried, if it were possible for him, to be at Jerusalem the day of Pentecost.
American King James Version×
; Acts 27:9 Acts 27:9Now when much time was spent, and when sailing was now dangerous, because the fast was now already past, Paul admonished them,
American King James Version×
). Simplemente no estaba en entredicho si debían guardarse o no.