Predicando el Evangelio, Preparando un Pueblo

Usted está aquí

Leyes de Dios

«Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace» (Stg 1:25).

Contrario a gran parte de la ideología dominante, la ley de Dios nunca fue «eliminada», «clavada en la cruz» o revocada. La ley de Dios aún se aplica a usted. Descubra por qué y cómo.