El día de reposo cristiano

Usted está aquí

Tabla de contenidos

¿Por qué existe tanta confusión acerca de uno de los 10 principios fundamentales que Dios reveló para guiar a la humanidad?

“Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y ­reposó en el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación" (Génesis 2:2-3).

El sábado de Dios comienza el viernes a la puesta del sol y termina 24 horas más tarde, a la puesta del sol.

¿Cuál es el día de reposo, sábado o domingo?

“También les dijo: El sábado fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del sábado. Así, el Hijo del Hombre es también Señor del sábado" (Mateo 2:27-28).

Obedecer correctamente las leyes de Dios no es legalismo. Ser legalista en el sentido religioso es aplicar las leyes de Dios de una manera que él nunca pretendió.

“La ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno... Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de DIos..." (Romanos 7:12, Romanos 7:25).

Algunas escrituras han dado a algunas personas la impresión de que el domingo fue el día de reposo y de adoración en la iglesia del Nuevo Testamento.

Si el sábado se hubiera abolido en el Nuevo Testamento, deberíamos encontrar numerosos pasajes en los que esto fuera evidente.

Jesús y los apóstoles vivieron y enseñaron en una sociedad en que se guardaba el sábado.

La Epístola a los Hebreos entrelaza inteligentemente tres tipos de descanso: el descanso de los enemigos prometido a Israel, el descanso semanal y el descanso espiritual por medio de Cristo.

Dios creó el sábado para el hombre (Marcos 2:27) y vendrá un tiempo en el que toda la humanidad guardará el sábado de Dios.

“Si retrajeres del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso del Eterno... entonces te deleitarás en el Eterno..." (Isaías 58:13-14).

La forma en que adoramos a Dios muestra si él realmente tiene importancia en nuestra vida.