¿Para qué diezmar en estos tiempos?

Usted está aquí

¿Para qué diezmar en estos tiempos?

Vivimos en un mundo que exige respuestas a problemas muy profundos y generalmente insolubles. Nuestra sociedad es egoísta y materialista, y necesita desesperadamente hallar un rumbo espiritual. Sin embargo, la mayoría de las personas dedican casi todos sus recursos físicos a la adquisición de bienes materiales y servicios que les brinden una mejor vida a ellas y a sus descendientes. 

No obstante, Dios espera que quienes él está llamando tengan una perspectiva distinta, y que reconozcan que las necesidades y valores espirituales son tan importantes como sus equivalentes físicos. Nuestro Padre quiere transmitirnos verdades espirituales invaluables en este mundo entenebrecido y engañado.

El propósito actual de la Iglesia

Dios está llevando a cabo un maravilloso plan, mediante el cual toda la humanidad tendrá la oportunidad de recibir la vida eterna incluso después de la muerte. Solo las enseñanzas y valores espirituales de Dios son capaces de llenar el vacío espiritual y emocional que actualmente aflige a la humanidad.

Jesucristo comisionó a sus siervos para que predicaran el evangelio al mundo entero y llevaran a todas las naciones las magníficas verdades que él ha revelado, y para instruir a quienes Dios ha llamado a su camino de vida (Matthew 24:14 Matthew 24:14And this gospel of the kingdom shall be preached in all the world for a witness to all nations; and then shall the end come.
American King James Version×
; Matthew 28:18-20 Matthew 28:18-20 18 And Jesus came and spoke to them, saying, All power is given to me in heaven and in earth. 19 Go you therefore, and teach all nations, baptizing them in the name of the Father, and of the Son, and of the Holy Ghost: 20 Teaching them to observe all things whatever I have commanded you: and, see, I am with you always, even to the end of the world. Amen.
American King James Version×
). Por lo tanto, su Iglesia todavía tiene una gran obra por realizar.

Durante el siglo recién pasado, los medios de comunicación —la prensa, la radio, la televisión y, más recientemente, el Internet— han jugado un papel clave, facilitando a la Iglesia el cumplimiento de su misión de predicar el evangelio. La Iglesia ha debido enfrentarse al interrogante de cómo desea Dios que se financie su obra. Al examinar la Biblia de manera concienzuda y meticulosa, encontramos en sus páginas abundante evidencia de un método financiero consistente y eficaz. Ese método se llama “diezmo”.

La palabra diezmo se deriva de una antigua palabra castellana que significa “décimo”. Diezmar, por lo tanto, es simplemente la práctica de devolverle a Dios el diez por ciento de nuestro sueldo (vea Leviticus 27:32 Leviticus 27:32And concerning the tithe of the herd, or of the flock, even of whatever passes under the rod, the tenth shall be holy to the LORD.
American King James Version×
). El diezmar es sencillamente una forma de dar, lo cual también es una práctica ordenada por Dios (Matthew 19:21 Matthew 19:21Jesus said to him, If you will be perfect, go and sell that you have, and give to the poor, and you shall have treasure in heaven: and come and follow me.
American King James Version×
).

Examinemos algunas preguntas muy importantes: ¿constituye el diezmo una responsabilidad personal?, ¿cuál es el fundamento bíblico para esta práctica? Y, tal vez aún más importante, ¿con qué espíritu y actitud debe uno diezmar? Pasemos a analizar algunas escrituras claves.

El diezmo es una forma de adoración con la cual mostramos respeto a Dios: “Honra al Eterno con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto” (Proverbs 3:9-10 Proverbs 3:9-10 9 Honor the LORD with your substance, and with the first fruits of all your increase: 10 So shall your barns be filled with plenty, and your presses shall burst out with new wine.
American King James Version×
).

Es necesario que entendamos este crucial aspecto de nuestra relación con Dios, y que nos preguntemos si nuestras acciones reflejan la siguiente actitud: “Le entregaré a Dios mi corazón, mi alabanza, mi gratitud, pero no mi apoyo financiero para su obra”.

El diezmo en la historia bíblica

Antes de que los israelitas entraran en la tierra que Dios les había prometido, él les dijo: “Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, del Eterno es; es cosa dedicada al Eterno” (Leviticus 27:30 Leviticus 27:30And all the tithe of the land, whether of the seed of the land, or of the fruit of the tree, is the LORD“s: it is holy to the LORD.
American King James Version×
, énfasis nuestro en todo este folleto).

¿Por qué se adjudicó Dios el derecho a exigir el diez por ciento de todo el producto que obtenían de la tierra? Porque su petición estaba basada, y aún lo está, en una verdad muy simple y que con frecuencia se pasa por alto: ¡él es el dueño de todo lo que existe!

Esta premisa fundamental se repite una y otra vez en la Biblia: “Del Eterno es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan” (Psalms 24:1 Psalms 24:1The earth is the LORD“s, and the fullness thereof; the world, and they that dwell therein.
American King James Version×
; compare con Exodus 19:5 Exodus 19:5Now therefore, if you will obey my voice indeed, and keep my covenant, then you shall be a peculiar treasure to me above all people: for all the earth is mine:
American King James Version×
y Job 41:11 Job 41:11Who has prevented me, that I should repay him? whatever is under the whole heaven is mine.
American King James Version×
). El diezmo es simplemente la porción divinamente ordenada con que nuestro Padre espera que le honremos y agradezcamos, devolviéndole un décimo de todolo que él nos da.

El primer relato bíblico de esta antigua práctica se encuentra en Genesis 14:18-22 Genesis 14:18-22 18 And Melchizedek king of Salem brought forth bread and wine: and he was the priest of the most high God. 19 And he blessed him, and said, Blessed be Abram of the most high God, possessor of heaven and earth: 20 And blessed be the most high God, which has delivered your enemies into your hand. And he gave him tithes of all. 21 And the king of Sodom said to Abram, Give me the persons, and take the goods to yourself. 22 And Abram said to the king of Sodom, I have lift up my hand to the LORD, the most high God, the possessor of heaven and earth,
American King James Version×
. Después de derrotar a cuatro reyes, Abraham diezmó del botín de guerra a Melquisedec, el sacerdote del Dios Altísimo. Obviamente, Abraham entendía muy bien que una forma apropiada de honrar a Dios era entregarle el diezmo de sus posesiones físicas.

Este ejemplo muestra varios principios importantes que podemos aplicar hoy en día. Abraham, cuya ejemplar vida de servicio y obediencia a Dios hizo que el Eterno lo describiera como “el padre de todos los creyentes” (Romans 4:11 Romans 4:11And he received the sign of circumcision, a seal of the righteousness of the faith which he had yet being uncircumcised: that he might be the father of all them that believe, though they be not circumcised; that righteousness might be imputed to them also:
American King James Version×
), diezmaba voluntariamente, en un acto de gran humildad. Él mostraba respeto y reverencia a Dios y a Melquisedec, quien era al mismo tiempo “rey de Salem” y “sacerdote del Dios Altísimo” (Hebrews 7:1 Hebrews 7:1For this Melchisedec, king of Salem, priest of the most high God, who met Abraham returning from the slaughter of the kings, and blessed him;
American King James Version×
).

En realidad, Melquisedec era una manifestación de Jesucristo antes de su concepción y nacimiento como ser humano (vea nuestros folletos gratuitos ¿Existe Dios?, La verdadera historia de Jesucristo y ¿Quién es Dios?). Hasta ahora, él sigue sirviendo en esa misma capacidad real y sacerdotal (Hebrews 6:20 Hebrews 6:20Where the forerunner is for us entered, even Jesus, made an high priest for ever after the order of Melchisedec.
American King James Version×
), y el hecho de diezmar es una forma apropiada de rendirle el honor que se merece.

Este ejemplo también refleja la enorme integridad personal y el gran carácter de Abraham, quien decidió guardar su promesa a Dios y no ceder a la tentación de usar el botín de su victoria para sí mismo (Genesis 14:22-23 Genesis 14:22-23 22 And Abram said to the king of Sodom, I have lift up my hand to the LORD, the most high God, the possessor of heaven and earth, 23 That I will not take from a thread even to a shoelatchet, and that I will not take any thing that is yours, lest you should say, I have made Abram rich:
American King James Version×
). Él entendía perfectamente el principio de dar un diezmo a Dios, porque él es el dueño “de los cielos y de la tierra” (v. 19). Abraham reconoció que había sido bendecido por el Dios Altísimo, quien hizo posibles su victoria y todas sus bendiciones.

Miopía humana

Los seres humanos solemos pensar que nuestras posesiones son el resultado de nuestros esfuerzos personales. Dios está consciente de esta propensión nuestra, y ordenó a Moisés advertirles a los israelitas que no pensaran “mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza”. En cambio, debían acordarse “del Eterno tu Dios porque é lte da el poder para hacer las riquezas” (Deuteronomy 8:17-18 Deuteronomy 8:17-18 17 And you say in your heart, My power and the might of my hand has gotten me this wealth. 18 But you shall remember the LORD your God: for it is he that gives you power to get wealth, that he may establish his covenant which he swore to your fathers, as it is this day.
American King James Version×
). Deberían servir a Dios “con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas” (Deuteronomy 28:47 Deuteronomy 28:47Because you served not the LORD your God with joyfulness, and with gladness of heart, for the abundance of all things;
American King James Version×
).

Por sobre todo, el diezmo es un acto de adoración a Dios, mediante el cual lo reconocemos como la fuente de nuestra existencia y de todas las bendiciones y favores que recibimos. Jacob, siguiendo el ejemplo de su abuelo Abraham, reconoció esto. Cuando Dios le reconfirmó las promesas hechas a Abraham, Jacob le prometió a Dios: “de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti” (Genesis 28:20-22 Genesis 28:20-22 20 And Jacob vowed a vow, saying, If God will be with me, and will keep me in this way that I go, and will give me bread to eat, and raiment to put on, 21 So that I come again to my father’s house in peace; then shall the LORD be my God: 22 And this stone, which I have set for a pillar, shall be God’s house: and of all that you shall give me I will surely give the tenth to you.
American King James Version×
).

La práctica de diezmar fue incorporada más tarde en el pacto con Israel,  como una ley escrita y codificada. La tribu de Leví, que no recibió como herencia terrenos de los cuales podría obtener ganancias (Numbers 18:23 Numbers 18:23But the Levites shall do the service of the tabernacle of the congregation, and they shall bear their iniquity: it shall be a statute for ever throughout your generations, that among the children of Israel they have no inheritance.
American King James Version×
), recibiría el diezmo de Dios de los frutos de la tierra, en pago por su servicio eclesiástico a la nación. A su vez, y conforme a lo que habían recibido de los diezmos del pueblo, los levitas diezmaban a la familia sacerdotal de Aarón (Numbers 18:26-28 Numbers 18:26-28 26 Thus speak to the Levites, and say to them, When you take of the children of Israel the tithes which I have given you from them for your inheritance, then you shall offer up an heave offering of it for the LORD, even a tenth part of the tithe. 27 And this your heave offering shall be reckoned to you, as though it were the corn of the threshing floor, and as the fullness of the wine press. 28 Thus you also shall offer an heave offering to the LORD of all your tithes, which you receive of the children of Israel; and you shall give thereof the LORD“s heave offering to Aaron the priest.
American King James Version×
).

En los años subsiguientes el pago del diezmo fue descuidado y olvidado, con devastadoras consecuencias. Ya en tiempos de Nehemías todo el sistema divino de culto se había desmoronado y desintegrado; la adoración en el templo y la observancia del sábado se hallaban seriamente afectadas (Nehemías 13) y, debido a que no existía apoyo financiero para los levitas, éstos habían vuelto a trabajar sus campos para poder mantenerse (v. 10). El sistema de culto establecido por Dios había sido completamente abandonado.

Nehemías se dio cuenta de que para restaurar el culto divino era indispensable restablecer el diezmo. El corrigió enérgicamente a la nación por ser negligentes con sus diezmos (vv. 11-12) y reanudó esta práctica (Nehemiah 10:37-38 Nehemiah 10:37-38 37 And that we should bring the first fruits of our dough, and our offerings, and the fruit of all manner of trees, of wine and of oil, to the priests, to the chambers of the house of our God; and the tithes of our ground to the Levites, that the same Levites might have the tithes in all the cities of our tillage. 38 And the priest the son of Aaron shall be with the Levites, when the Levites take tithes: and the Levites shall bring up the tithe of the tithes to the house of our God, to the chambers, into the treasure house.
American King James Version×
; Nehemiah 12:44 Nehemiah 12:44And at that time were some appointed over the chambers for the treasures, for the offerings, for the first fruits, and for the tithes, to gather into them out of the fields of the cities the portions of the law for the priests and Levites: for Judah rejoiced for the priests and for the Levites that waited.
American King James Version×
), lo que a su vez permitió que los levitas llevaran a cabo la obra de Dios que les había sido originalmente asignada (Numbers 18:21 Numbers 18:21And, behold, I have given the children of Levi all the tenth in Israel for an inheritance, for their service which they serve, even the service of the tabernacle of the congregation.
American King James Version×
).

Hoy en día, la práctica del diezmo juega un papel vital en el sistema general de adoración a Dios dentro de la Iglesia, y promueve nuestra confianza en él. Nos motiva a evaluar cuidadosamente el uso de nuestros recursos físicos, lo que nos asegura un enfoque más equilibrado y apropiado en nuestra relación con el Creador. La negligencia en relación al diezmo impacta negativamente al sistema bíblico de adoración, con consecuencias de largo alcance tanto para nosotros como para la Iglesia.

Otro ejemplo que ilustra lo que significa para Dios el no diezmar fielmente se encuentra en Malachi 3:8-10 Malachi 3:8-10 8 Will a man rob God? Yet you have robbed me. But you say, Wherein have we robbed you? In tithes and offerings. 9 You are cursed with a curse: for you have robbed me, even this whole nation. 10 Bring you all the tithes into the storehouse, that there may be meat in my house, and prove me now herewith, said the LORD of hosts, if I will not open you the windows of heaven, and pour you out a blessing, that there shall not be room enough to receive it.
American King James Version×
. Vemos que el contexto de este pasaje, escrito alrededor del tiempo en que Nehemías luchaba por reformar la nación de Judá, muestra que el diezmo tiene también una aplicación para los tiempos del fin. En este pasaje, Dios corrige a la nación en los términos más duros: les dice que la negligencia en cuanto al pago del diezmo es comparable a robarle a él, y que quienes le desobedecen se exponen a terribles consecuencias.

No obstante, Dios también promete que si reanudamos nuestra obediencia a su ley del diezmo, él nos recompensará con una abundancia “tan grande que no tendrán suficiente espacio para guardarla” (v. 10, Nueva Traducción Viviente). Dios toma muy en serio sus leyes y compromisos con nosotros y, por supuesto, también nuestros compromisos con él.

El diezmo en el Nuevo Testamento

En lo que se refiere al Nuevo Testamento y la experiencia de la Iglesia original, debemos tomar en cuenta varios puntos muy importantes. Primero, el surgimiento de la Iglesia no significó un abandono radical de las prácticas de la nación de Israel. Solo varias décadas después del establecimiento de la Iglesia del Nuevo Testamento, el libro de Hebreos aclara el impacto que la nueva administración de Cristo tuvo sobre la Iglesia y el sacerdocio vigente en esos días. Incluso aquí, es evidente que la mayoría de las leyes relacionadas con Israel no fueron abolidas , sino que a veces se aplicaban de distinta manera.

Durante décadas, la Iglesia fue considerada por los gentiles simplemente como otra secta de los judíos, con la diferencia de que creía en la divinidad de Jesucristo. La Iglesia es el equivalente espiritual del Israel físico y hasta es llamada “el Israel de Dios” (Galatians 6:16 Galatians 6:16And as many as walk according to this rule, peace be on them, and mercy, and on the Israel of God.
American King James Version×
). Pero debido a la desobediencia del Israel físico, la oportunidad de salvación en ese tiempo fue extendida más allá de este pueblo y ofrecida a otros — a aquellos que serían llamados de entre todas las naciones a formar parte de la Iglesia (Matthew 21:43 Matthew 21:43Therefore say I to you, The kingdom of God shall be taken from you, and given to a nation bringing forth the fruits thereof.
American King James Version×
; 1 Peter 2:9-10 1 Peter 2:9-10 9 But you are a chosen generation, a royal priesthood, an holy nation, a peculiar people; that you should show forth the praises of him who has called you out of darkness into his marvelous light; 10 Which in time past were not a people, but are now the people of God: which had not obtained mercy, but now have obtained mercy.
American King James Version×
). Mediante un corazón convertido, esta nueva nación espiritual por fin obedecería a Dios según su voluntad.

Cuando la Iglesia comenzó, no hubo ningún quiebre brusco en la aplicación de las leyes y principios del Antiguo Testamento. De hecho, el Nuevo Testamento aún no había sido escrito, pero se afirma que la Iglesia fue edificada “sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Ephesians 2:20 Ephesians 2:20And are built on the foundation of the apostles and prophets, Jesus Christ himself being the chief corner stone;
American King James Version×
).

Se nos dice que las enseñanzas y ejemplos del Antiguo Testamento fueron escritos para el beneficio de la Iglesia del Nuevo Testamento (Romans 15:4 Romans 15:4For whatever things were written aforetime were written for our learning, that we through patience and comfort of the scriptures might have hope.
American King James Version×
; 1 Corinthians 10:11 1 Corinthians 10:11Now all these things happened to them for ensamples: and they are written for our admonition, on whom the ends of the world are come.
American King James Version×
), de manera que pudiéramos concentrar nuestra atención en ellos. En una de las profecías que hablan del tiempo de la segunda venida de Cristo, se nos amonesta: “Acordaos de la ley de Moisés, mi siervo” (Malachi 4:4 Malachi 4:4Remember you the law of Moses my servant, which I commanded to him in Horeb for all Israel, with the statutes and judgments.
American King James Version×
). Fue Dios mismo quien dio su ley a Israel a través de Moisés. Esa ley y la correcta aplicación de sus principios siguen vigentes y son muy relevantes para los miembros de la Iglesia de Dios.

Instrucciones de Jesucristo y los apóstoles

El mismo Jesucristo claramente obedeció la ley del diezmo. En un duro reproche a los hipócritas líderes religiosos, les dijo: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello” (Matthew 23:23 Matthew 23:23Woe to you, scribes and Pharisees, hypocrites! for you pay tithe of mint and anise and cummin, and have omitted the weightier matters of the law, judgment, mercy, and faith: these ought you to have done, and not to leave the other undone.
American King James Version×
). Como quedó registrado aquí, solo días antes de su muerte Cristo confirmó sin ambages que el diezmo debía practicarse, junto con un sincero apego a “lo más importante” de los aspectos espirituales, que obviamente los escribas y fariseos estaban descuidando.

Los israelitas sostenían económicamente a la tribu de Leví por su servicio en el templo, entregándoles a los levitas el diezmo de Dios. Esta manutención hacía posible que Israel adorara a Dios y fuera instruido de acuerdo a su voluntad. Debido a que por razones prácticas el mensaje divino de salvación ya no era predicado por el sacerdocio levítico, esta responsabilidad ahora había recaído sobre la Iglesia del Nuevo Testamento. Los seguidores del mensaje del evangelio daban ayuda monetaria y de variados tipos a Jesús y a sus discípulos y más tarde a otros obreros de la fe, para que pudieran hacer la obra que Cristo le había encomendado a su Iglesia. Algunos ejemplos de este apoyo y los principios relativos a él se encuentran en varios pasajes del Nuevo Testamento, tales como Luke 8:3 Luke 8:3And Joanna the wife of Chuza Herod’s steward, and Susanna, and many others, which ministered to him of their substance.
American King James Version×
; Luke 10:7-8 Luke 10:7-8 7 And in the same house remain, eating and drinking such things as they give: for the laborer is worthy of his hire. Go not from house to house. 8 And into whatever city you enter, and they receive you, eat such things as are set before you:
American King James Version×
; 2 Corinthians 11:7-9 2 Corinthians 11:7-9 7 Have I committed an offense in abasing myself that you might be exalted, because I have preached to you the gospel of God freely? 8 I robbed other churches, taking wages of them, to do you service. 9 And when I was present with you, and wanted, I was chargeable to no man: for that which was lacking to me the brothers which came from Macedonia supplied: and in all things I have kept myself from being burdensome to you, and so will I keep myself.
American King James Version×
y Philippians 4:14-18 Philippians 4:14-18 14 Notwithstanding you have well done, that you did communicate with my affliction. 15 Now you Philippians know also, that in the beginning of the gospel, when I departed from Macedonia, no church communicated with me as concerning giving and receiving, but you only. 16 For even in Thessalonica you sent once and again to my necessity. 17 Not because I desire a gift: but I desire fruit that may abound to your account. 18 But I have all, and abound: I am full, having received of Epaphroditus the things which were sent from you, an odor of a sweet smell, a sacrifice acceptable, well pleasing to God.
American King James Version×
.

El libro de Hebreos describe el cambio de administración que se produjo cuando la Iglesia del Nuevo Testamento —el templo espiritual de Dios (1 Corinthians 3:16 1 Corinthians 3:16Know you not that you are the temple of God, and that the Spirit of God dwells in you?
American King James Version×
; Ephesians 2:19-22 Ephesians 2:19-22 19 Now therefore you are no more strangers and foreigners, but fellow citizens with the saints, and of the household of God; 20 And are built on the foundation of the apostles and prophets, Jesus Christ himself being the chief corner stone; 21 In whom all the building fitly framed together grows to an holy temple in the Lord: 22 In whom you also are built together for an habitation of God through the Spirit.
American King James Version×
)— reemplazó en importancia al templo físico. Ahora, el dinero era entregado a los apóstoles del Nuevo Testamento (vea Acts 4:35-37 Acts 4:35-37 35 And laid them down at the apostles“ feet: and distribution was made to every man according as he had need. 36 And Joses, who by the apostles was surnamed Barnabas, (which is, being interpreted, The son of consolation,) a Levite, and of the country of Cyprus, 37 Having land, sold it, and brought the money, and laid it at the apostles“ feet.
American King James Version×
).

¿El diezmo, abolido en Hebreos?

Hebreos 7 comienza relatando cómo Abraham dio diezmos a Melquisedec, rey de Salem y sacerdote de Dios. Como ya hemos visto, él era el mismo Jesucristo preencarnado, según se puede apreciar en la descripción que se hace de él y de sus títulos en este pasaje. Con el establecimiento posterior de Israel como su nación, Dios instituyó un sacerdocio diferente y desde entonces los diezmos fueron entregados a los descendientes de Leví, quienes sirvieron en este nuevo sacerdocio (v. 5). Conforme cambió la administración, también lo hicieron los depositarios de los diezmos. El libro de Hebreos demuestra la forma en que las prácticas y principios respecto al templo físico, los sacrificios y el sacerdocio, ahora se aplican al Sumo Sacerdote, Jesucristo (vv. 22-28).

Lejos de afirmar que el diezmo ha sido abolido, esta sección de las Escrituras enfatiza su apoyo a la reanudación de un sacerdocio “según el orden de Melquisedec” (vv. 15-17). En todos los aspectos, este sacerdocio de Jesucristo es muy superior al sacerdocio de Leví. Se necesitaba un “cambio de la ley” (v. 12) en cuanto al sacerdocio, porque la ley que Dios había entregado a Israel por medio de Moisés no incluía ninguna instrucción que hablara de un Sumo Sacerdote proveniente de Judá (vv. 13-14).

Este cambio de ley comprendía una modificación de tipo administrativo, es decir, la administración de los diezmos cambiaría junto con el traspaso del sacerdocio de Leví a Melquisedec (Cristo). Así, hoy en día los miembros de la Iglesia siguen diezmando aunque el sacerdocio levítico haya concluido, al igual que Abraham diezmó a Melquisedec antes de que se estableciera el sacerdocio de Leví.

El apóstol Pablo se valió de una analogía para señalar que, de la misma manera que quienes servían en el templo eran mantenidos por las ofrendas recibidas en el templo, aquellos que ministraban en la Iglesia debían recibir apoyo económico de ésta. “Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio”, escribió él en 1 Corinthians 9:14 1 Corinthians 9:14Even so has the Lord ordained that they which preach the gospel should live of the gospel.
American King James Version×
.

Una cuestión de fe

Cuando usted diezma, está sincronizando su actitud y conducta con los principios universales que se originan en Dios mismo, el gran Dador (Matthew 10:8 Matthew 10:8Heal the sick, cleanse the lepers, raise the dead, cast out devils: freely you have received, freely give.
American King James Version×
; Matthew 19:21 Matthew 19:21Jesus said to him, If you will be perfect, go and sell that you have, and give to the poor, and you shall have treasure in heaven: and come and follow me.
American King James Version×
; Matthew 20:28 Matthew 20:28Even as the Son of man came not to be ministered to, but to minister, and to give his life a ransom for many.
American King James Version×
; Luke 6:38 Luke 6:38Give, and it shall be given to you; good measure, pressed down, and shaken together, and running over, shall men give into your bosom. For with the same measure that you mete with it shall be measured to you again.
American King James Version×
; Luke 12:32 Luke 12:32Fear not, little flock; for it is your Father’s good pleasure to give you the kingdom.
American King James Version×
; Acts 20:35 Acts 20:35I have showed you all things, how that so laboring you ought to support the weak, and to remember the words of the Lord Jesus, how he said, It is more blessed to give than to receive.
American King James Version×
). El acto de diezmar refleja la naturaleza altruista y generosa de nuestro Creador y Proveedor. Él desea que tengamos la misma actitud suya de dar, de manera voluntaria y alegre (2 Corinthians 9:6-8 2 Corinthians 9:6-8 6 But this I say, He which sows sparingly shall reap also sparingly; and he which sows bountifully shall reap also bountifully. 7 Every man according as he purposes in his heart, so let him give; not grudgingly, or of necessity: for God loves a cheerful giver. 8 And God is able to make all grace abound toward you; that you, always having all sufficiency in all things, may abound to every good work:
American King James Version×
). Mediante los diezmos y ofrendas honramos a Dios y al mismo tiempo apoyamos de manera física la predicación del evangelio. Jesucristo dijo: “Más bienaventurado es dar que recibir” (Acts 20:35 Acts 20:35I have showed you all things, how that so laboring you ought to support the weak, and to remember the words of the Lord Jesus, how he said, It is more blessed to give than to receive.
American King James Version×
).

Debe destacarse que todo el que diezma debe hacerlo voluntariamente. Aunque Dios compara el no pago de los diezmos con robarle a él (Malachi 3:8-10 Malachi 3:8-10 8 Will a man rob God? Yet you have robbed me. But you say, Wherein have we robbed you? In tithes and offerings. 9 You are cursed with a curse: for you have robbed me, even this whole nation. 10 Bring you all the tithes into the storehouse, that there may be meat in my house, and prove me now herewith, said the LORD of hosts, if I will not open you the windows of heaven, and pour you out a blessing, that there shall not be room enough to receive it.
American King James Version×
), él no obliga a nadie a diezmar. Tal como es el caso de obediencia a las otras leyes de Dios, si diezmamos o no siempre dependerá de nuestra propia decisión. En la actualidad la Iglesia no se rige por la administración levítica de Israel. Bajo dicha administración, el diezmo estaba relacionado con una nación física.

Hoy en día la Iglesia es un organismo espiritual, una comunidad sin fronteras esparcida por muchas naciones. Ahora, tal como fue en el caso de Abraham, no existe ninguna sanción impuesta por seres humanos si no diezmamos; no obstante, el no diezmar conlleva su propia penalidad: primero, disminuye nuestro potencial para el servicio eficaz y una mayordomía responsable ante los ojos de Dios (Luke 16:10 Luke 16:10He that is faithful in that which is least is faithful also in much: and he that is unjust in the least is unjust also in much.
American King James Version×
); segundo, nos perdemos las bendiciones tanto físicas como espirituales que Dios promete a quienes dan voluntariamente (Luke 6:38 Luke 6:38Give, and it shall be given to you; good measure, pressed down, and shaken together, and running over, shall men give into your bosom. For with the same measure that you mete with it shall be measured to you again.
American King James Version×
) y aún más, podemos acarrear una maldición sobre nosotros mismos (Malachi 3:8-10 Malachi 3:8-10 8 Will a man rob God? Yet you have robbed me. But you say, Wherein have we robbed you? In tithes and offerings. 9 You are cursed with a curse: for you have robbed me, even this whole nation. 10 Bring you all the tithes into the storehouse, that there may be meat in my house, and prove me now herewith, said the LORD of hosts, if I will not open you the windows of heaven, and pour you out a blessing, that there shall not be room enough to receive it.
American King James Version×
).

La decisión de diezmar es un asunto de fe. Como le ocurre a la mayoría de nosotros, las necesidades básicas de la vida consumen casi todos nuestros ingresos. El tener fe y diezmar —y de esa manera apoyar la obra de Dios de predicar el evangelio y cuidar a la Iglesia— es una obligación bíblica que ninguno de aquellos que Dios ha llamado puede descuidar. Pero Dios indudablemente bendecirá a los que tienen una fe respaldada por buenas obras, y ellos serán participantes del proyecto empresarial más importante sobre la Tierra, el de proclamar las maravillosas nuevas del Reino de Dios a este mundo caótico y hastiado de las guerras.

El diezmo es un principio universal que no se limita a un pacto en particular; está relacionado con todos los formatos administrativos más importantes que Dios ha usado para trabajar con los seres humanos a través de los siglos. El diezmo se aplica a toda la gente en la actualidad. Dios define los fundamentos de cómo debemos rendirle culto y, sin duda alguna, el honrarlo con una porción de las ganancias que nos entrega es parte de la adoración que él nos ordena.

Cómo profundizar nuestra relación con Dios

Nuestra fe para diezmar está basada en el conocimiento de que Dios es el dueño de todo, incluyéndonos a nosotros, y que lo reconocemos como nuestro Creador y el gran Dador de todas las cosas buenas.

Al devolverle a Dios un diez por ciento de nuestros ingresos, desarrollamos una relación especial con nuestro Creador y dueño. Nos dedicamos a servirle y sostener económicamente la comisión que Jesucristo nos asignó de predicar el evangelio y alimentar a la Iglesia, y como recompensa, Dios promete bendecirnos. Por lo tanto, el diezmo es un asunto profundamente personal entre nosotros y Dios — una manera de demostrarle la intensidad de nuestro compromiso y de nuestra relación con él.

Dios diseñó la práctica de diezmar para que aprendamos a dar de nuestras pertenencias y así apoyar su obra en la Tierra. Con el diezmo le expresamos a Dios en forma limitada, pero tangible, nuestra gratitud por la abundancia de sus posesiones, que él nos permite usar para nuestro beneficio material. En definitiva, aprendemos a convertirnos en lo que él es, en dadores de lo que tenemos para el beneficio de otros.

Vemos, entonces, que el diezmo es precisamente lo opuesto a un enfoque egoísta de la vida. Dios está presto a apoyar esta generosa actitud bendiciéndonos de muchas formas. Él invita a todos a cobrarle su promesa: “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice el Eterno de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” (Malachi 3:10 Malachi 3:10Bring you all the tithes into the storehouse, that there may be meat in my house, and prove me now herewith, said the LORD of hosts, if I will not open you the windows of heaven, and pour you out a blessing, that there shall not be room enough to receive it.
American King James Version×
).