Dios el Padre, Jesucristo y el Espíritu Santo

Usted está aquí

Dios el Padre, Jesucristo y el Espíritu Santo

Descargar

Descargar

Dios el Padre, Jesucristo y el Espíritu Santo

×

Creemos que Dios es el Soberano del universo, que existe por sobre todas las cosas. Dios es Espíritu (Juan 4:24 Juan 4:24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y vive en una dimensión diferente de la de los seres humanos, que son de carne y hueso. Por lo tanto, nuestro entendimiento y percepción de Dios están basados en la revelación que Dios nos ha hecho por medio de su Palabra escrita, la Biblia.

La Biblia nos revela que Dios es el “Padre” y Jesucristo es su “Hijo”. Esta diferencia está implícita desde el comienzo de la revelación de Dios (Génesis 1:1 Génesis 1:1En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), con el uso de la palabra hebrea Elohim (que es la forma plural de la voz hebrea Eloah , que significa “Dios”). Como podemos ver en Génesis 1:26 Génesis 1:26Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, el uso del pronombre nuestra en relación con la palabra Elohim nos indica que siempre ha existido comunicación entre estos dos seres.

El Antiguo Testamento enfoca en el Dios de Israel, quien se identifica a sí mismo como “Yo soy” y “Jehová, el Dios… de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob” (Éxodo 3:14-15 Éxodo 3:14-15 14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. 15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; el nombre Jehová se deriva del vocablo hebreo YHVH ). En Juan 8:58 Juan 8:58Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Jesucristo se identifica a sí mismo como “yo soy”. El Dios que más tarde se conoció en el Nuevo Testamento como Jesucristo es el mismo Dios que liberó a los israelitas de la esclavitud en Egipto y los acompañó en su peregrinación por el desierto (1ro Corintios 10:4 1ro Corintios 10:4y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo encontramos referencias a una Divinidad compuesta por más de un ser (por ejemplo, Salmos 110:1 Salmos 110:1 Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, que se cita en Hechos de los Apóstoles 2:29-36 Hechos de los Apóstoles 2:29-36 29 Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. 30 Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, 31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción. 32 A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. 34 Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, 35 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. 36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El Nuevo Testamento nos dice que estos seres son Dios el Padre y Jesucristo el Hijo (1ro Corintios 8:6 1ro Corintios 8:6para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El Hijo también es llamado Dios (Hebreos 1:8-9 Hebreos 1:8-9 8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. 9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesucristo es llamado el “Verbo”, quien “era en el principio con Dios” y de quien se afirma que también “ era Dios” (Juan 1:1-2 Juan 1:1-2 1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Él creó todas las cosas (vv.3, 10) y más tarde se hizo hombre y habitó entre los seres humanos (Juan 1:14 Juan 1:14Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). También es llamado “el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29 Romanos 8:29Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Los seres humanos tienen el increíble potencial y la gran oportunidad de llegar a formar parte de la familia de Dios (Romanos 8:14 Romanos 8:14Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Romanos 8:19 Romanos 8:19Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Juan 1:12 Juan 1:12Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1ra Juan 3:1-2 1ra Juan 3:1-2 1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. 2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La relación entre el Verbo y el Padre está más claramente definida en el Nuevo Testamento, cuando “el Verbo fue hecho carne” (Juan 1:14 Juan 1:14Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Filipenses 2:5-11 Filipenses 2:5-11 5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), reveló al Padre a sus discípulos (Mateo 11:25-27 Mateo 11:25-27 25 En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. 26 Sí, Padre, porque así te agradó. 27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), fue sacrificado para el perdón de nuestros pecados y ha sido exaltado nuevamente por el Padre (Juan 17:5 Juan 17:5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El Nuevo Testamento destaca la unidad que existe entre el “Padre” y el “Hijo”; no obstante, en numerosos pasajes distingue claramente entre los dos (por ejemplo, en Juan 20:17 Juan 20:17Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 15:6 Romanos 15:6para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En Hebreos podemos ver que Dios hizo el universo por medio de Jesucristo (Hebreos 1:1-3 Hebreos 1:1-3 1 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; 3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La relación que existe entre el Padre y el Hijo demuestra claramente el camino y el sistema de vida de Dios. El Padre siempre ha amado al Hijo, y el Hijo siempre ha amado al Padre (Juan 17:4 Juan 17:4 Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Juan 17:20-26 Juan 17:20-26 20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, 21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. 22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. 23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. 24 Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. 25 Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. 26 Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La armonía entre el Padre y el Hijo es una perfecta unidad de mente y propósito. Esta misma armonía es la que Jesucristo le pidió a su Padre que creara entre sus discípulos, él mismo y el Padre (vv.20-23).

Cuando en la Biblia aparece la palabra Dios , puede referirse al Padre (por ejemplo, Hechos de los Apóstoles 13:33 Hechos de los Apóstoles 13:33la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como está escrito también en el salmo segundo: Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Gálatas 4:6 Gálatas 4:6Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), a Jesucristo el Hijo (Isaias 9:6 Isaias 9:6Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Juan 1:1 Juan 1:1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Juan 1:14 Juan 1:14Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) o a ambos (Romanos 8:9 Romanos 8:9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), según el contexto de los versículos. El poder y la mente que provienen de Dios son llamados el Espíritu de Dios o el Espíritu Santo (Isaias 11:2 Isaias 11:2Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 1:35 Lucas 1:35Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 1:8 Hechos de los Apóstoles 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 10:38 Hechos de los Apóstoles 10:38cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2do Corintios 1:22 2do Corintios 1:22el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2nd Timoteo 1:7 2nd Timoteo 1:7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El Espíritu Santo de Dios no es identificado como la tercera persona de una trinidad, sino que aparece frecuentemente descrito como el poder de Dios. El Espíritu Santo le es dado al hombre después del arrepentimiento y el bautismo (Hechos de los Apóstoles 2:38 Hechos de los Apóstoles 2:38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) como las arras de la vida eterna (2do Corintios 1:22 2do Corintios 1:22el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Efesios 1:13-14 Efesios 1:13-14 13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Dios desea que lo conozcamos para que aprendamos a confiar en él y a amarlo. Podemos aprender mucho acerca de él por medio de los nombres que ha revelado a los seres humanos con los cuales ha trabajado a lo largo de las edades. Estos nombres nos revelan que Dios tiene suprema inteligencia, poder, gloria y sabiduría; que en él se resume toda la justicia, perfección y verdad; que posee los cielos y la tierra; y que es inmortal y digno de todo honor y gloria. Dios es nuestro proveedor, sanador, escudo, defensa, consejero, maestro, legislador, juez, fortaleza y salvación. Él es fiel, misericordioso, generoso, paciente, tierno, justo y compasivo. Dios escucha nuestras oraciones, hace un pacto con nosotros, es nuestro refugio en tiempos de dificultad, nos da conocimiento y quiere darnos la inmortalidad para que podamos compartir la vida eterna con él.

(Si desea profundizar en este tema, no vacile en solicitar el folleto gratuito El supremo interrogante: ¿Existe Dios? )