El perfecto amor y sacrificio de Jesucristo

Usted está aquí

El perfecto amor y sacrificio de Jesucristo

La increíble verdad es que “de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16 Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Aún más sorprendente es que Dios nos amó cuando éramos aún pecadores. Todavía estábamos bajo la pena de muerte del pecado cuando él nos llama a la conversión (Romanos 5:8 Romanos 5:8Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesús tiene un profundo y vehemente deseo de ayudar a la humanidad para compartir la eternidad con él (Mateo 23:37 Mateo 23:37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El libro de Hebreos dice que debemos tener “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (12:2).

No fue nada placentero pasar por la flagelación y la crucifixión —una increíblemente brutal forma de ejecución. Isaias 52:14 Isaias 52:14Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
profetizó que Cristo tendría “desfigurado el semblante; ¡nada de humano tenía su aspecto!” (NVI).

El Salmo 22 describe algunos de los pensamientos y sentimientos de angustia y dolor que Jesús enfrentó mientras soportaba la traición y muerte. Sin embargo, él tuvo la visión espiritual de mirar más allá de su propio sufrimiento a la alegría de pasar la eternidad con otros que elegirían el camino a la vida eterna (Hebreos 12:2 Hebreos 12:2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

De buena gana aceptó la maldición, la pena de muerte imputada para nosotros, “habiéndose hecho maldición por nosotros (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)” (Gálatas 3:13 Gálatas 3:13Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero),
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). (Para aprender más sobre quién en realidad fue Jesús y lo que sufrió por nosotros, solicite o descargue nuestra guía de estudio gratis, La verdadera historia de Jesucristo).

El sacrificio de Cristo fue tan completo que ningún pecado cometido es demasiado grande o pequeño para perdonar (Salmo 103:3). Pablo se llamó a sí mismo el primero de los pecadores, puesto que él había perseguido a los cristianos, a pesar de lo cual Dios lo utilizó poderosamente después de su conversión (1st Timoteo 1:15 1st Timoteo 1:15Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). A lo largo del libro de los Salmos, el rey David alaba la misericordia de Dios. Él vio la completa misericordia de Dios que llena la tierra (Salmos 119:64 Salmos 119:64 De tu misericordia, oh Jehová, está llena la tierra; Enséñame tus estatutos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Semejantes ejemplos inspiran gran esperanza. No importa nuestros antecedentes o los errores de nuestro pasado, cuando genuinamente nos arrepentimos y somos bautizados, Dios promete completo perdón.

Podemos tratar de escondernos del pecado, ignorar el pecado o pretender que no hay consecuencias del pecado. Podemos tratar de huir de la consecuencia natural del pecado. Pero ningún esfuerzo humano puede perdonar el pecado y remover completamente el castigo espiritual asociado con él. Solo el sacrificio de Cristo puede limpiarnos permanentemente y perdonarnos.