Una luz más brillante

Usted está aquí

Una luz más brillante

Los seguidores de Jesucristo deseamos ser luz, como debería ser (Mateo 5:13-16 Mateo 5:13-16 13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. 14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Desafortunadamente, algunos piensan que mostramos nuestra luz cuando forzamos a otros a hacer las cosas a nuestra manera. Mateo 5:16 Mateo 5:16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
nos da la clave. Jesucristo dice: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. Debemos dejar que otros vean nuestras buenas obras en lugar de forzarlos a que crean.

Muchos de nosotros deseamos compartir con otros lo que hemos aprendido. Después de todo, la palabra de Dios y el mensaje de Jesucristo son motivadores. Pero a veces las personas no están preparadas para sentarse y escuchar. He tenido la experiencia de hablarle a alguien estas verdades y he visto que su expresión se queda en blanco. Cuando advierto que han dejado de escuchar, entonces dejo de hablar. El problema no consiste en compartir ese entusiasmo; nuestro mensaje debe ser para aquellos que desean escuchar. No estoy diciendo que no hablemos de Dios, sino que no debemos desperdiciar nuestro tiempo en aquellos que no quieren escuchar (Hechos de los Apóstoles 28:27 Hechos de los Apóstoles 28:27 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyeron pesadamente, Y sus ojos han cerrado, Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El problema es que, a veces, le decimos a otros cómo vivir el camino de Dios, pero no les mostramos la forma en que vivimos.

Influenciamos más a otros por la forma en que vivimos. A menudo las personas ven en nosotros pequeñas cosas, pero consistentes, y estas son las que tienen más impacto. Recuerdo que una vez trabajé en una gran empresa. Yo no maldecía, pero los demás lo hacían. Nunca les corregí, pero con el tiempo ellos se dieron cuenta que yo no decía palabrotas. Cuando estaban cerca de mí, procuraban no hacerlo, pero cuando en forma involuntaria lo hacían, se disculpaban. Nunca dije una palabra para corregir su comportamiento, solamente mis acciones. He visto que las cosas insignificantes influyen en otros en varias maneras. Por ejemplo, puede motivar un tema de conversación en dónde se preguntan por qué somos diferentes.

¿Has visto alguna protesta, una discusión y hasta peleas por opiniones diferentes? Cuando esto ocurre, las personas son intolerantes y no muestran amor. Recordemos que el amor hacia el prójimo es una parte importante del mensaje de la vida cristiana (Mateo 22;39; Gálatas 5:14 Gálatas 5:14Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 12:31 Marcos 12:31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como cristianos, nos toca estar en diferentes escenarios. Debemos ser personas cariñosas, respetuosas y tratar de vivir con integridad en los caminos de Dios. (Proverbios 10:9 Proverbios 10:9 El que camina en integridad anda confiado; Mas el que pervierte sus caminos será quebrantado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Salmos 119:3 Salmos 119:3 Pues no hacen iniquidad Los que andan en sus caminos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Viviendo así, nos convertimos en una luz más brillante delante de otros. De niños se nos decía que debemos ser un buen ejemplo. Este es el mismo consejo de Jesucristo. “Amado, no imites lo malo, sino lo bueno…” (3ra Juan 1:11 3ra Juan 1:11Amado, no imites lo malo, sino lo bueno. El que hace lo bueno es de Dios; pero el que hace lo malo, no ha visto a Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Si queremos mostrar la presencia de Dios en nuestra vida, imitemos las acciones y las palabras de Jesucristo. Algunas personas se concentran demasiado en ser amables. Nosotros debemos reflejar una luz más brillante, mostrando en silencio como trabajan la bondad y el amor de Dios en nosotros. La palabra de Dios es la luz que nos guía (Salmos 119:105 Salmos 119:105 Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Estoy segura de que todos tenemos valiosos recuerdos de nuestro pasado. Por ejemplo, alguien que nos mostró mucho cariño. Alguien; alguien que nos enseñó cómo vivir la vida. Estas personas ocupan un lugar especial en nuestra memoria. Quien quiera que fuere, impactó nuestra vida, como queremos impactar a otros.

Busquemos siempre lo positivo en otros, aún en nuestros enemigos (Lucas 6:27-28 Lucas 6:27-28 27 Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; 28 bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Nuestras acciones serán más recordadas que nuestras palabras. Cada vez que estamos en paz y controlamos nuestras emociones, se enciende nuestra luz. La gente nos reconocerá por nuestros frutos (Mateo 7:16-20 Mateo 7:16-20 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) Los frutos pueden crecer o marchitarse — dependiendo del cuidado que se les prodigue. Cuando brillamos viviendo a la manera de Dios, los frutos crecen y la gente a nuestro alrededor lo observa.

Cuando reconocemos lo bueno en otros, ellos ven el bien en nosotros y entonces, abren una puerta para preguntar sobre lo que sabemos. Aunque la puerta se abre solo un poco, tenemos oportunidad para decir unas palabras. Cualquier cosa que le digamos a alguien acerca de los caminos de Dios y Jesucristo, serán de ayuda. La luz que Dios nos ha mostrado, puede ser la chispa que empiece a alumbrar su camino hacia Dios.