Los verdaderos guerreros

Usted está aquí

Los verdaderos guerreros

Generalmente cuando pensamos en un guerrero, viene a nuestra mente la imagen de un hombre fuertemente armado, valiente e implacable.  En la antigua Roma, los guerreros eran muy admirados, especialmente si habían luchado con éxito en batallas contra sus enemigos. El mismo Julio César, antes de escalar en su carrera política para llegar a ser emperador, fue un valiente guerrero.

Lo más probable es que Ud. no haya escuchado el nombre de Tatanka Yotanka. Él fue el líder espiritual de la tribu lakota y jefe supremo de la nación Sioux en las praderas de los Estados Unidos. Los colonizadores lo llamaban Sitting Bull que significa Toro Sentado. Él expresó: “El guerrero no es solo quien pelea, porque nadie tiene derecho a tomar la vida de otro hombre. El guerrero, para nosotros, es aquel que se sacrifica por el bien de los demás. Su tarea es cuidar a los mayores, a los indefensos, a aquellos que no pueden hacerlo por sí solos y, sobre todo, a los niños que son el futuro de la humanidad”

Nelson Mandela, el líder sudafricano que pasó 27 años en prisión y que luego fue electo como el primer presidente y galardonado con el Premio Nobel de la Paz dijo: “El valor no es ausencia de miedo, sino el triunfo sobre el mismo. El hombre valiente no es aquel que no experimenta temor, sino el que lo conquista”

Muchas guerras que se han librado han nacido en el corazón del ser humano. Para alcanzar la paz primero debemos ganar la batalla en el interior de nuestro ser.  Santiago 4:1-2 Santiago 4:1-2 1 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? 2 Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
“¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís”.

 Las guerras del pueblo de Israel

Cuando los israelitas salieron de Egipto, iban tras la búsqueda del territorio que Dios les había prometido, “una tierra que fluía leche y miel”. Pero para tomar posesión de ella, debían conquistarla. Por lo tanto, necesitaron guerreros que se enfrentaran a sus enemigos y los despojaran de estos territorios. Josué 1:6 Josué 1:6Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
“Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.”

Dios les había prometido esta tierra, pero no dependían únicamente de la destreza de sus guerreros porque en algunas ocasiones, cuando no obedecieron lo que Dios les dijo, salieron derrotados. Bajo la protección de Dios pudieron salvar obstáculos físicos para poseer estas tierras. Isaias 43:2-4 Isaias 43:2-4 2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. 3 Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti. 4 Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
“Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”

Una milicia espiritual

Existe una confrontación por la posesión del Universo entre el Reino de Dios y el Reino de Satanás. Pero Dios tiene el poder absoluto y solo le concede a Satanás un poder limitado. La Iglesia, a pesar de vivir bajo un nuevo pacto, aún conserva su carácter de pueblo guerrero. Esto lo afirma el Apóstol Pablo en Efesios 6:12 Efesios 6:12Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”

La Iglesia, como un ejército, tiene una organización para aplastar la obra rebelde del adversario y cumplir los designios de Dios. Josué cita al Arcángel Miguel como el príncipe de los ejércitos de Dios. (Josué 5:13-14 Josué 5:13-14 13 Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? 14 El respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El nombre del Arcángel significa “quién como Dios”

 La Iglesia es el cuerpo que se interpone en el camino de Satanás y Dios nos envía bajo la protección de su armadura, que incluye la verdad, la justicia, la fe, la salvación, la oración, su palabra y el Espíritu santo (Efesios 6:14-17 Efesios 6:14-17 14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, 15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Nuestra guerra es contra un enemigo real, mentiroso, astuto y engañador. Cuando Dios nos llama a sus filas, somos adiestrados en su conocimiento y nos otorga autoridad para vencer. 2 de Corintios 10:4-5 “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”. Aquí Pablo se refiere a la batalla librada en nuestra mente contra ideas y actitudes arrogantes. ¡Peleemos la buena batalla!