Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

¿Es usted un soldado cristiano?

Usted está aquí

¿Es usted un soldado cristiano?

Cantamos el himno “Firmes y adelante” con gran entusiasmo, pero ¿creemos realmente lo que dice su letra? “Firmes y adelante, huestes de la fe, sin temor alguno que Jesús nos ve”. «Firmes y adelante” es un himno británico del siglo xix. La letra de la versión original en inglés fue escrita por Sabine Baring-Gould en 1865, quien quería que los escolares ingleses cantaran mientras marchaban. La música fue compuesta por Arturo Sullivan en 1871. Él, inspirado por la esposa de su amigo Ernest Clay Ker Seymer, en cuya casa de campo la compuso, le puso por nombre “Santa Gertrudis” a la melodía. El himno fue cantado al final de la película ganadora de los Premios Óscar 1942 ( Mrs. Miniver ) y también en el funeral del presidente estadounidense Dwight Eisenhower. Incluso el Ejército de Salvación adoptó el himno como su canto procesional favorito.

El tema proviene de pasajes en el Nuevo Testamento que hacen alusión al cristiano como un soldado de Cristo. Por ejemplo, 2nd Timoteo 2:3 2nd Timoteo 2:3Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
dice: “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo”. ¿Somos acaso verdaderos soldados cristianos? ¿Estamos plenamente comprometidos y motivados con nuestra misión y cometido? ¿O nos hemos vuelto demasiado pasivos en nuestra misión y cometido individual de ser soldados cristianos y embajadores de Cristo?

¿A qué me refiero con pasivo? A que adoptamos la actitud de que no se puede hacer nada y que las cosas no van a cambiar hasta que Cristo venga y se establezca su reino en la Tierra. Veo a hermanos que vienen a la Iglesia y se sientan pasivamente con expresión de complacencia en su rostro, pero si traen una Biblia, no la abren, y mucho menos toman notas. Dicha actitud trae a la mente la parábola de las diez vírgenes. Este estado mental refleja la descripción que hace Juan de los laodicenses. La referencia a que son “ciegos” parece indicar que no saben que lo son (Apocalipsis 3:14-22 Apocalipsis 3:14-22 14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: 15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. 17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. 18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. 19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. 20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. 21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. 22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Estamos viviendo como si hubiésemos sido trasladados al reino de su amado Hijo? Según el apóstol Pablo, aquellos que se han arrepentido y han recibido el Espíritu Santo de Dios han sido trasladados al reino de su amado Hijo (Colosenses 1:13 Colosenses 1:13el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). ¿O nos hallamos inmersos en la corrección política del día, según la cual todo lo que es gris y malo es llamado bueno, lo bueno es llamado malo, y la palabra de moda es tolerancia ?

Dios desea fervientemente que le entreguemos todo nuestro afecto y nuestro ser. Él es un Dios celoso y con él no hay medias tintas: uno no puede servir a Dios y a Mamón [el dios de las riquezas]; es decir, no podemos perseguir las cosas de este mundo (Santiago 4:4-7 Santiago 4:4-7 4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? 6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. 7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y permitir a Cristo vivir su vida en nosotros.

¿Somos soldados cristianos y embajadores de Cristo? ¿Somos embajadores del Reino de Dios? ¿Es Cristo verdaderamente parte de nuestras vidas? Note la pregunta que Pablo hace en Efesios 4:1 Efesios 4:1Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación [la palabra griega es klesis, que significa llamamiento] con que fuisteis llamados”. Demasiadas personas manejan su vida espiritual como si fuese una actividad recreativa, algo que solo hacen el día sábado. Por el contrario, los soldados están de turno 24 horas al día, 7 días de la semana.

De todos los desafíos que enfrentamos como pueblo de Dios hoy por hoy, creo que el mayor de todos es que las preocupaciones de este mundo se han vuelto nuestra principal prioridad y han estrangulado y sofocado el celo de nuestras almas y mentes. El día sábado tendemos a estar exhaustos porque hemos gastado todo nuestro tiempo y energía durante la semana tratando de sobrevivir. Nos hemos vuelto víctimas del “síndrome de supervivencia”: estamos convencidos de que hay demasiadas cosas físicas que debemos llevar a cabo para poder sobrevivir, pero Cristo dice: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33 Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El desafío para nosotros es avivar el Espíritu y encender el fuego y amor por la verdad y los hermanos. Apartemos las cargas de este día y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.

No debemos vivir como si el reino fuera solamente una esperanza débil para el futuro. Se nos ha hecho el más importante de los llamamientos y no hay mejor llamado que ser invitados a ser hijos o hijas del gran Rey del universo. Hemos sido llamados para gobernar y reinar con Dios y Cristo sobre todo el mundo. ¿Valoramos nuestro llamado a convertirnos en miembros del sacerdocio real de Dios, a ser reyes y sacerdotes en el Reino de Dios?

El Nuevo Testamento está repleto de amonestaciones a pelear y luchar seriamente por la fe una vez entregada. Cuando nos sumergimos en la tumba acuática del bautismo, nos convertimos en soldados cristianos y embajadores de Cristo. Nuestra meta final y razón de ser es convertirnos en amor, tal como nuestro Padre celestial lo es, y nacer en su familia durante la resurrección.

Satanás también tiene una razón de ser: impedir el cumplimiento de las profecías, hacer de Dios un mentiroso, arruinar su plan de salvación y destruir a la humanidad. Satanás tiene un poder inmenso y está continuamente en pie de guerra. Recuerde las palabras de Pablo: “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:10-12 Efesios 6:10-12 10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Pablo utiliza la metáfora de una armadura militar para describir nuestra armadura espiritual. Satanás ahora tiene a su disposición la tecnología comunicacional y conductual para continuar engañando al mundo entero. Pero como Pablo afirma, las armas de nuestra guerra son espirituales: “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta” (2do Corintios 10:3-6 2do Corintios 10:3-6 3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, 6 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Tenemos más poder a nuestra disposición que todos los secuaces y artimañas de Satanás juntos.

Una de las doctrinas fundamentales que la Iglesia de Dios enseña es el propósito de la existencia humana. En mi opinión, estas son las seis grandes preguntas de todos los tiempos: 1) ¿quién es Dios?; 2) ¿qué es Dios?; 3) ¿cuál es su propósito?; y el corolario de estas preguntas: 4) ¿quién es el hombre?; 5) ¿qué es el hombre?;6) ¿cuál es su propósito?

La cultura de Dios será la única cultura permitida en el maravilloso mundo de mañana. Esa cultura será establecida sobre el fundamento del conocimiento moral y espiritual: la Palabra de Dios.

Los jóvenes de la Tierra se han convertido en el blanco. ¿Acaso saben y comprenden realmente cuál es su razón de ser? Algunos de nuestros jóvenes simplemente están esperando el momento para irse de su hogar, independizarse y vivir como el resto del mundo. Desde luego, el glamour y brillo de este presente siglo malo son atractivos a la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida. Si quieren contrarrestar la intensa presión para conformarse que sufren sus hijos, los padres deben enseñarles qué es importante y cuál es la razón real de su existencia. Estamos en búsqueda de la gloria, el honor, la inmortalidad y la vida eterna en el Reino de Dios (Romanos 2:7 Romanos 2:7vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Si no les enseñamos con diligencia su razón de ser, se hallarán indefensos frente a una cultura obsesionada con vivir solo el presente.

Jóvenes y adultos se han vuelto víctimas en nombre de la tolerancia y la corrección política. Pareciera que la marea de la corrección política ha hecho que algunos se vuelvan incapaces de mantenerse firmes como soldados cristianos. Pero tanto los jóvenes como los adultos debemos tener a nuestra disposición armas espirituales que nos permitan ganar la victoria sobre Satanás.

Mucha gente ha entrado a la Iglesia por las profecías, y para algunos estas son aún más importantes que nuestra razón de ser. Note las palabras de Pablo: “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve”(1ro Corintios 13:1-3 1ro Corintios 13:1-3 1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. 3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El meollo de las enseñanzas de Cristo es que nos convirtamos en amor, tal como Dios es amor. Cuando un fariseo e intérprete de la ley le preguntó a Jesús cuál mandamiento era el más importante, él le respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas” (Mateo 22:37-40 Mateo 22:37-40 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Note la aserción hecha en el versículo 40, de que la ley y los profetas dependen de los dos grandes mandamientos.

La profecía sí es importante, ya que una comprensión inadecuada de ella es una de las maneras que Satanás utiliza para engañar al mundo a fin de que acepte al anticristo. No seremos engañados si nos adherimos al tronco del árbol. Puede que haya algunos que tengan el don de la profecía y comprendan todos los misterios, pero fracasarán si no están adquiriendo la naturaleza de Dios. Dios es amor (1ra Juan 4:8 1ra Juan 4:8El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 16).

¿Hemos perdido la motivación y el entusiasmo de marchar firmes al reino como soldados cristianos? No debemos claudicar. Si continuamos marchando hacia adelante, armados con la Palabra de Dios y su Espíritu, no podemos fracasar. “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Romanos 8:3-31 Romanos 8:3-31 3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; 4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. 5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. 9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. 10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. 11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. 12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; 13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. 15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. 18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. 19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. 20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; 21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. 22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; 23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo. 24 Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? 25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos. 26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. 27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos. 28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. 29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. 31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). EC