Esperanza suficiente para comprar un campo

Usted está aquí

Esperanza suficiente para comprar un campo

Descargar
MP3 Audio (2.8 MB)

Descargar

Esperanza suficiente para comprar un campo

MP3 Audio (2.8 MB)
×

¿Cómo quiere Dios que piense y reaccione durante este tiempo de pandemia? Puedo decirle que él quiere que tenga esperanza. Dios quiere que use esta crisis para acercarse a él y planificar su futuro. ¡Hay un futuro!

Personas de todo el mundo están en cuarentena debido al virus Covid-19. Lo más probable es que usted también esté tomando sus precauciones mientras escribo. Estamos viviendo una situación que hace tan solo un tiempo era impensable. Con naciones cerrando sus fronteras alrededor del mundo y viendo los mercados de valores fluctuar enormemente debido a la incertidumbre comercial. Tenemos que acostumbrarnos a una  crisis muy diferente a cualquier cosa que hayamos vivido.

Use este tiempo para acercarse a Dios y aprender más sobre su propósito y plan. Dios está obrando en medio y durante este tiempo. Él está entre las naciones en este momento y mira y mide la tierra. Haga de Dios su fuerza, llénese de esperanza y mantenga sus ojos en el futuro.

Pienso en las bodas que se planearon y que ahora tendrán que convertirse en pequeñas ocasiones íntimas, con la pareja y solo un puñado de personas. Los aniversarios de boda se modificarán. Mis planes de llevar a mi esposa a cenar para su cumpleaños han cambiado. ¡Ahorraré algunos dólares allí! Incluso me dijo que no me aventurara a comprarle una tarjeta. Tendré que ser creativo.

Me cancelaron conferencias y viajes. Tengo la esperanza de realizar  un viaje a mediados del verano. Miro a largo plazo la temporada de otoño y me pregunto si podré realizar el viaje planeado a California. Hay algo de consuelo en el hecho de que todos estamos en el mismo barco. 

Me digo a mí mismo que pasaremos este tiempo. Sé que superaremos esto y espero un repunte de la crisis económica. Veremos interrupciones y habrá dolor. Pero todos tenemos un futuro, y mientras trabajamos en esta crisis que aún se está desarrollando, ahora es el momento de comenzar a pensar y planificar su futuro.

Esta mañana pensé en una historia de esperanza de la vida de Jeremías.

El profeta Jeremías se vio atrapado en un momento de crisis en su vida y en la vida de su nación, Judá. El rey de Babilonia tenía a su ejército rodeando  Jerusalén, la ciudad en donde Jeremías vivía. La gente fue puesta en cuarentena y la ciudad estaba a punto de caer. Jeremías había sido encarcelado porque su mensaje no era popular para el rey Sedequías ( Jeremías 32:1-5 Jeremías 32:1-5 [1] Palabra de Jehová que vino a Jeremías, el año décimo de Sedequías rey de Judá, que fue el año decimoctavo de Nabucodonosor. [2] Entonces el ejército del rey de Babilonia tenía sitiada a Jerusalén, y el profeta Jeremías estaba preso en el patio de la cárcel que estaba en la casa del rey de Judá. [3] Porque Sedequías rey de Judá lo había puesto preso, diciendo: ¿Por qué profetizas tú diciendo: Así ha dicho Jehová: He aquí yo entrego esta ciudad en mano del rey de Babilonia, y la tomará; [4] y Sedequías rey de Judá no escapará de la mano de los caldeos, sino que de cierto será entregado en mano del rey de Babilonia, y hablará con él boca a boca, y sus ojos verán sus ojos, [5] y hará llevar a Sedequías a Babilonia, y allá estará hasta que yo le visite; y si peleareis contra los caldeos, no os irá bien, dice Jehová?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En ese momento Dios le dijo a Jeremías que sería visitado por su primo Hanameel con una oferta para que Jeremías comprara una propiedad en su ciudad natal de Anathoth. Ahora considere esto: la nación entera estaba al borde del colapso en manos de los viciosos babilonios. El pánico y el miedo estaban por todas partes. Los alimentos y los productos básicos escaseaban y los precios caían en picada. ¿Qué futuro habría para esperar un retorno de la inversión en propiedades agrícolas o comerciales? No había ganado para arar el campo y las reservas de semillas se agotaron, ya que el hambre había azotado la tierra. ¿Y quién sabía si alguna vez volvería a haber una nación de Judá? ¿Qué futuro les aguardaba? Jeremías pudo haber pensado que moriría en prisión o durante el sitio de la ciudad.

¿Qué hubiera pensado y hecho usted, si hubiera estado en el lugar de Jeremías?

Si no tenemos cuidado, nosotros también podemos estar pensando que no hay futuro fuera de la pandemia. A medida que observamos el cierre de los negocios y vemos que  la gente (¿tal vez incluso usted?) pierde sus trabajos y escuchamos la tristeza del creciente número de infecciones y muertes, sería muy fácil caer en un estado de desánimo en el que nos preguntemos  ¿cuál será el futuro?

Entonces, ¿qué hizo Jeremías?

Compró el campo. Contó el dinero a su primo. Juntos firmaron el contrato de compraventa. Jeremías le dijo a su sirviente Baruc que tomara la escritura y que otros presenciaran la transacción, la sellara y la guardara en un recipiente de arcilla que “duraría muchos días”. “Porque así dice el Señor de los ejércitos, Dios de Israel: 'Casas, campos y viñas serán poseídas nuevamente en esta tierra'” ( Jeremías 32:9-15 Jeremías 32:9-15 [9] Y compré la heredad de Hanameel, hijo de mi tío, la cual estaba en Anatot, y le pesé el dinero; diecisiete siclos de plata. [10] Y escribí la carta y la sellé, y la hice certificar con testigos, y pesé el dinero en balanza. [11] Tomé luego la carta de venta, sellada según el derecho y costumbre, y la copia abierta. [12] Y di la carta de venta a Baruc hijo de Nerías, hijo de Maasías, delante de Hanameel el hijo de mi tío, y delante de los testigos que habían suscrito la carta de venta, delante de todos los judíos que estaban en el patio de la cárcel. [13] Y di orden a Baruc delante de ellos, diciendo: [14] Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Toma estas cartas, esta carta de venta sellada, y esta carta abierta, y ponlas en una vasija de barro, para que se conserven muchos días. [15] Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Aún se comprarán casas, heredades y viñas en esta tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La compra de bienes raíces por parte de Jeremías en un mercado en declive fue un acto de fe y esperanza. No lo hizo como especulador sino como siervo de Dios, sabiendo que Dios no había terminado con su pueblo. Jeremías sabía que Dios algún día devolvería a los judíos a la tierra y ellos reconstruirían Jerusalén. Sabía que sucedería lo que Dios dijo más tarde: “Porque así ha dicho Jehová: Como traje sobre este pueblo todo este gran mal, así traeré sobre ellos todo el bien que acerca de ellos he hablado. Y poseerán heredad en esta tierra de la cual vosotros decís: Está desierta, sin hombres y sin animales, es entregada en manos de los caldeos. Heredades comprarán por dinero, y harán escritura y la sellarán y pondrán testigos, en tierra de Benjamín y en los contornos de Jerusalén, y en las ciudades de Judá; y en las ciudades de las montañas, y en las ciudades de la Sefela, y en las ciudades del Neguev; porque yo haré regresar sus cautivos, dice el Eterno.”(Jeremías 32:42-44 Jeremías 32:42-44 [42] Porque así ha dicho Jehová: Como traje sobre este pueblo todo este gran mal, así traeré sobre ellos todo el bien que acerca de ellos hablo. [43] Y poseerán heredad en esta tierra de la cual vosotros decís: Está desierta, sin hombres y sin animales, es entregada en manos de los caldeos. [44] Heredades comprarán por dinero, y harán escritura y la sellarán y pondrán testigos, en tierra de Benjamín y en los contornos de Jerusalén, y en las ciudades de Judá; y en las ciudades de las montañas, y en las ciudades de la Sefela, y en las ciudades del Neguev; porque yo haré regresar sus cautivos, dice Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Este es el tipo de esperanza y fe que necesitamos durante nuestro tiempo de prueba con esta pandemia mundial. Mire hacia el futuro sabiendo que superaremos este período. Si bien sus planes han cambiado, hará nuevos planes para viajes, reuniones y reuniones familiares. Volverá al trabajo. Las tiendas estarán abastecidas y no habrá más compras de pánico. Los deportes se reanudarán y las escuelas reabrirán. Celebrará la graduación de su sobrina o nieto. Hará todo esto y lo agradecerá aún más.

Use este tiempo para acercarse a Dios y aprender más sobre su propósito y plan. Dios está obrando en medio y durante este tiempo. Él está entre las naciones en este momento y mira y mide la tierra. Haga de Dios su fuerza, llénese de esperanza y mantenga sus ojos en el futuro.