Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

La Fiesta de Pentecostés, un trampolín espiritual

Usted está aquí

La Fiesta de Pentecostés, un trampolín espiritual

Al resucitar de la muerte, Jesucristo se reunió reiteradamente con sus discípulos y les habló “acerca del reino de Dios” (Hechos de los Apóstoles 1:3 Hechos de los Apóstoles 1:3a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). “Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí; porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días” (Hechos de los Apóstoles 1:4-5 Hechos de los Apóstoles 1:4-5 [4] Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. [5] Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La gran promesa del Padre se cumplió en el primer Pentecostés del Nuevo Testamento, en el año 31 d. C., cuando 120 discípulos “estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados. Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos de los Apóstoles 2:2-4 Hechos de los Apóstoles 2:2-4 [2] Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; [3] y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. [4] Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Este día, en el cual se habían reunido los discípulos y cuando tuvieron lugar estos sucesos tan extraordinarios, no era un día cualquiera. Por el contrario, se celebraba en él la “fiesta de las semanas”, uno de los siete días de fiesta ordenados en la Biblia (Éxodo 34:22 Éxodo 34:22También celebrarás la fiesta de las semanas, la de las primicias de la siega del trigo, y la fiesta de la cosecha a la salida del año.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Levítico 23:4-44 Levítico 23:4-44 [4] Estas son las fiestas solemnes de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos: [5] En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehová. [6] Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura. [7] El primer día tendréis santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis. [8] Y ofreceréis a Jehová siete días ofrenda encendida; el séptimo día será santa convocación; ningún trabajo de siervo haréis. [9] Y habló Jehová a Moisés, diciendo: [10] Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega. [11] Y el sacerdote mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de reposo la mecerá. [12] Y el día que ofrezcáis la gavilla, ofreceréis un cordero de un año, sin defecto, en holocausto a Jehová. [13] Su ofrenda será dos décimas de efa de flor de harina amasada con aceite, ofrenda encendida a Jehová en olor gratísimo; y su libación será de vino, la cuarta parte de un hin. [14] No comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo día, hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto perpetuo es por vuestras edades en dondequiera que habitéis. [15] Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán. [16] Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová. [17] De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos con levadura, como primicias para Jehová. [18] Y ofreceréis con el pan siete corderos de un año, sin defecto, un becerro de la vacada, y dos carneros; serán holocausto a Jehová, con su ofrenda y sus libaciones, ofrenda encendida de olor grato para Jehová. [19] Ofreceréis además un macho cabrío por expiación, y dos corderos de un año en sacrificio de ofrenda de paz. [20] Y el sacerdote los presentará como ofrenda mecida delante de Jehová, con el pan de las primicias y los dos corderos; serán cosa sagrada a Jehová para el sacerdote. [21] Y convocaréis en este mismo día santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis; estatuto perpetuo en dondequiera que habitéis por vuestras generaciones. [22] Cuando segareis la mies de vuestra tierra, no segaréis hasta el último rincón de ella, ni espigarás tu siega; para el pobre y para el extranjero la dejarás. Yo Jehová vuestro Dios. [23] Y habló Jehová a Moisés, diciendo: [24] Habla a los hijos de Israel y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis día de reposo, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación. [25] Ningún trabajo de siervos haréis; y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. [26] También habló Jehová a Moisés, diciendo: [27] A los diez días de este mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. [28] Ningún trabajo haréis en este día; porque es día de expiación, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. [29] Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de su pueblo. [30] Y cualquiera persona que hiciere trabajo alguno en este día, yo destruiré a la tal persona de entre su pueblo. [31] Ningún trabajo haréis; estatuto perpetuo es por vuestras generaciones en dondequiera que habitéis. [32] Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo. [33] Y habló Jehová a Moisés, diciendo: [34] Habla a los hijos de Israel y diles: A los quince días de este mes séptimo será la fiesta solemne de los tabernáculos a Jehová por siete días. [35] El primer día habrá santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis. [36] Siete días ofreceréis ofrenda encendida a Jehová; el octavo día tendréis santa convocación, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová; es fiesta, ningún trabajo de siervos haréis. [37] Estas son las fiestas solemnes de Jehová, a las que convocaréis santas reuniones, para ofrecer ofrenda encendida a Jehová, holocausto y ofrenda, sacrificio y libaciones, cada cosa en su tiempo, [38] además de los días de reposo de Jehová, de vuestros dones, de todos vuestros votos, y de todas vuestras ofrendas voluntarias que acostumbráis dar a Jehová. [39] Pero a los quince días del mes séptimo, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, haréis fiesta a Jehová por siete días; el primer día será de reposo, y el octavo día será también día de reposo. [40] Y tomaréis el primer día ramas con fruto de árbol hermoso, ramas de palmeras, ramas de árboles frondosos, y sauces de los arroyos, y os regocijaréis delante de Jehová vuestro Dios por siete días. [41] Y le haréis fiesta a Jehová por siete días cada año; será estatuto perpetuo por vuestras generaciones; en el mes séptimo la haréis. [42] En tabernáculos habitaréis siete días; todo natural de Israel habitará en tabernáculos, [43] para que sepan vuestros descendientes que en tabernáculos hice yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios. [44] Así habló Moisés a los hijos de Israel sobre las fiestas solemnes de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Además, como explica el pasaje, los discípulos “comenzaron a hablar en otras lenguas”. Y estas no eran misteriosas jerigonzas como algunos suponen, sino idiomas genuinos y bien conocidos. Este asombroso milagro benefició especialmente a las personas que habían viajado desde otros países para observar aquel día santo y que solo hablaban sus lenguas nativas (Hechos de los Apóstoles 2:5 Hechos de los Apóstoles 2:5Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Estos visitantes “estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?” (Hechos de los Apóstoles 2:7-8 Hechos de los Apóstoles 2:7-8 [7] Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? [8] ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, énfasis agregado).

Inmediatamente después de esto, el apóstol Pedro dio una poderosa disertación sobre la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. Su inspirada predicación “llegó al corazón” de muchos en la multitud reunida, lo que significa que sintieron una profunda y dolorosa emoción. Como resultado, se preguntaron “¿qué haremos?” (Hechos de los Apóstoles 2:36-37 Hechos de los Apóstoles 2:36-37 [36] Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. [37] Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pedro respondió audazmente, diciendo: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (v. 38). “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas” (Hechos de los Apóstoles 2:41 Hechos de los Apóstoles 2:41Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Durante ese emocionante período y en las semanas y meses siguientes, los apóstoles dieron un poderoso “testimonio de la resurrección del Señor Jesús” (Hechos de los Apóstoles 4:33 Hechos de los Apóstoles 4:33Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El don del Espíritu Santo demostró ser una fuerza enormemente energética: la esencia y manifestación mismas de la naturaleza divina, justa y amorosa de Dios.

Hoy en día, los que hemos recibido el Espíritu de Dios después de nuestro arrepentimiento y bautismo utilizamos su poder en nuestros corazones y mentes para generar el fruto espiritual positivo y vibrante de la justicia (Santiago 3:18 Santiago 3:18Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Como explica Gálatas 5:22-23 Gálatas 5:22-23 [22] Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, [23] mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, “el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza”. El Espíritu Santo pone a disposición de cada uno de nosotros la capacidad de desarrollar un carácter santo y recto, al tiempo que nos ayuda a llevar a cabo la crucial labor de la Iglesia en la predicación del evangelio y la preparación de un pueblo (Mateo 28:19-20 Mateo 28:19-20 [19] Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; [20] enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Sin embargo, ¿qué sucede con las personas que Dios está llamando en este momento y que están conscientes de su necesidad de arrepentirse, ser bautizados y recibir el Espíritu Santo, pero que aún no han dado esos importantes pasos? Si usted se encuentra entre esas personas, ¿habrá llegado el momento de actuar para beneficiarse del gran don divino de Dios que puede transformar maravillosamente su vida? Más aún, ¿qué pasa con aquellos que hemos recibido el Espíritu de Dios? ¿Estamos haciendo nuestra parte para emplear plenamente su poder cada día? ¿O nos hemos vuelto complacientes y distraídos al punto que ya no damos mucho o ningún fruto espiritual?

Las Escrituras revelan que tener el Espíritu Santo no es suficiente. El apóstol Pablo se enfrentó a esta situación de falta de frutos en la congregación de Corinto, donde los miembros bautizados se comportaban “según criterios meramente humanos” (1ro Corintios 3:3 1ro Corintios 3:3porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Versión Internacional). En lugar de usar la energía del Espíritu de Dios para crecer y fortalecerse espiritualmente y servir desinteresadamente a los demás, estaban produciendo “obras de la carne”: obras de contienda, envidia y división (1ro Corintios 3:1-3 1ro Corintios 3:1-3 [1] De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. [2] Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, [3] porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y Pablo tuvo que amonestarlos por descuidar sus obligaciones divinas. “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros” (1ro Corintios 3:16 1ro Corintios 3:16¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)?

Avivemos el don de Dios

Lo que ocurrió en Corinto debiera servirnos como una clara señal de que no somos inmunes a sumirnos en una condición adversa similar. Si no tenemos cuidado, los problemas y distracciones que surgen en nuestras vidas tienen el potencial de impulsarnos hacia la negligencia espiritual (Romanos 8:13 Romanos 8:13porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1st Timoteo 4:14 1st Timoteo 4:14No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pablo ofreció una guía crucial sobre esto a un joven ministro llamado Timoteo, animándole a “[avivar] el fuego del don de Dios” (2nd Timoteo 1:6 2nd Timoteo 1:6Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Nos corresponde a nosotros tomar a pecho este importantísimo consejo de Pablo. De hecho, debemos seguir celosamente la guía del Espíritu Santo para generar resultados que agraden a Dios (Judas 20-21).

Aquellos que tenemos el Espíritu Santo, ¿podríamos este año, al observar la Fiesta de Pentecostés, emplearlo como un trampolín dinámico o un incentivo para “avivar” más eficazmente su enorme fuerza en nuestras vidas? Y para quienes están conscientes de sus necesidades espirituales, ¿podría ser Pentecostés el punto de inflexión fundamental para llevar el llamado del Padre celestial al siguiente nivel, es decir, el arrepentimiento, el bautismo y el recibimiento del don de su Espíritu?

Las Escrituras revelan claramente que cuando estamos llenos de la justicia que proviene de Dios no hay lugar para el fruto indeseable y negativo de nuestra naturaleza humana (Gálatas 5:19-22 Gálatas 5:19-22 [19] Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, [20] idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, [21] envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. [22] Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Por lo tanto, empleemos plenamente el poder del Espíritu Santo para poder crecer y fortalecernos más espiritualmente, servir desinteresadamente a los demás y honrar profundamente a nuestro gran y amoroso Creador Eterno. EC