¿Dónde se encuentran los Estados Unidos y Gran Bretaña según la profecía bíblica?

Usted está aquí

¿Dónde se encuentran los Estados Unidos y Gran Bretaña según la profecía bíblica?

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

Esta lección analiza brevemente lo que la Biblia predijo acerca del ascenso a la prominencia de dos grandes naciones en los tiempos modernos.

Gran parte de la profecía bíblica se refiere al tiempo del fin, es decir, el período que precederá el regreso de Jesucristo. De hecho, tiene mucho que decir acerca de algunas de las naciones más importantes en la actualidad. Sin embargo, la Biblia no las menciona por sus nombres modernos así que, si vamos a comprender muchas de las profecías de los últimos tiempos, es necesario que identifiquemos a los protagonistas principales.

Hoy en día, la mayor superpotencia del mundo es Estados Unidos de América. En el siglo xix la superpotencia era Gran Bretaña, el imperio más grande en la historia del mundo. ¿Son estas naciones ignoradas en la Biblia? ¿Cómo podría ser así, cuando la Biblia nos da tantos otros detalles acerca del fin del mundo? La realidad es que, como usted verá, ¡las profecías de los últimos tiempos se refieren a estas naciones más que a otras!

En la actualidad mucha gente ignora cómo Gran Bretaña llegó una vez a dominar al mundo. En la cúspide de su poder el Imperio británico incluyó Canadá, Australia, Nueva Zelanda, India y partes de África, Asia y el Medio Oriente. ¡Abarcaba casi un cuarto de la masa terrestre y un cuarto de su población! Como rezaba un famoso dicho, ¡“El sol nunca se [ponía]” en el Imperio británico!

No hay suficiente espacio aquí para describir cuán poderosa ha sido en la historia la influencia de Gran Bretaña y los Estados Unidos.

Es muy significativo el hecho de que los pueblos británico y estadounidense, bendecidos con libertad religiosa, hayan sido los instrumentos principales para dar a conocer la Biblia en la mayor parte del mundo. Ellos produjeron la versión de la Biblia del Rey Jacobo, muchas otras traducciones en inglés y miles de traducciones en otros lenguajes. Además, han proporcionado generosamente los recursos económicos y los trabajadores para llevar copias de la Biblia a todas partes del orbe.

Entonces, ¿en qué parte de la Biblia son nombrados los Estados Unidos y Gran Bretaña? La respuesta a esta pregunta es una clave crucial para comprender las profecías bíblicas. Nos permite comprender cuántas profecías ya han sido cumplidas a la perfección, y qué podemos esperar con respecto al tiempo del fin.

Las bendiciones de primogenitura de Israel fueron cumplidas con el auge de los pueblos  británico y estadounidense. Con razón siempre se han sentido como hermanos — ¡ambos descienden de dos hermanos!

La historia comienza con las promesas de Dios a Abraham, Isaac y Jacob

Primero, consideremos el relato de las increíbles promesas de Dios a Abraham y sus descendientes:

Dios le ordenó a Abram (el nombre original de Abraham) que dejara su tierra natal para vivir una vida basada en la fe en Dios y la promesa divina de una ciudad gloriosa permanente (Hebreos 11:8-10 Hebreos 11:8-10 8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. 9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). (Aprendemos en Apocalipsis 21:2 Apocalipsis 21:2Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
que dicha ciudad será la Nueva Jerusalén).

Las promesas iniciales de Dios a Abraham, cuando este tenía setenta y cinco años, se encuentran en Génesis 12:1-4 Génesis 12:1-4 1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. 4 Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. Cuando Dios dijo “y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”, él quiso decir dos cosas: primero, que a través de Jesucristo, el ilustre descendiente de Abram, toda la gente sería bendecida espiritualmente; y segundo, que a través de los muchos otros descendientes de Abram otra gente alrededor del mundo experimentaría las bendiciones físicas de la paz y la prosperidad.

A medida que Abram demostró fidelidad, Dios continuó expandiendo sus promesas. Él dijo que los descendientes de Abram serían tan numerosos como las estrellas del cielo. A pesar de que Sarai (el nombre original de Sara), la esposa de Abram, no podía concebir hijos, Dios le prometió a él que sus descendientes provendrían de su propio cuerpo. Abram creyó lo que Dios le dijo, “y le fue contado por justicia” (Génesis 15:4-6 Génesis 15:4-6 4 Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. 5 Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. 6 Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Luego, después de esperar once años y siguiendo la sugerencia de Sarai, Abram tomó una muy mala decisión al tener un hijo con Hagar, la sierva de Sarai. Y así, Hagar dio a luz a Ismael cuando Abram tenía ochenta y seis años (Génesis 16:15-16 Génesis 16:15-16 15 Y Agar dio a luz un hijo a Abram, y llamó Abram el nombre del hijo que le dio Agar, Ismael. 16 Era Abram de edad de ochenta y seis años, cuando Agar dio a luz a Ismael.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Luego, cuando Abram tenía noventa y nueve años, Dios se le apareció e hizo un pacto muy significativo con él y sus descendientes. En ese momento Dios cambió su nombre a Abraham, que significa “padre de una multitud” (o muchas naciones), y el de Sarai a Sara, que significa “princesa” (Génesis 17:5 Génesis 17:5Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 15). Al año siguiente, Sara por fin dio a luz al hijo de Abraham, Isaac, cuando tenía noventa años y Abraham cien (Génesis 17:17 Génesis 17:17Entonces Abraham se postró sobre su rostro, y se rió, y dijo en su corazón: ¿A hombre de cien años ha de nacer hijo? ¿Y Sara, ya de noventa años, ha de concebir?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 21:1-5).

Muchos años después Dios probó duramente la fe de Abraham al pedirle que sacrificara a su amado hijo Isaac. Cuando Dios vio que Abraham había estado dispuesto a obedecerle voluntariamente, expandió aún más sus promesas para él (Génesis 22:16-18 Génesis 22:16-18 16 y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; 17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. 18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Las promesas de Dios fueron traspasadas al hijo de Abraham, Isaac (Génesis 26:4 Génesis 26:4Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), luego al hijo de Isaac, Jacob (Génesis 28:3-4 Génesis 28:3-4 3 Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos; 4 y te dé la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo, para que heredes la tierra en que moras, que Dios dio a Abraham.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 13-14), y luego al hijo de Jacob, José, y sus hijos (Génesis 48:15-16 Génesis 48:15-16 15 Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día, 16 el Angel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 19-20). Dios cambió el nombre de Jacob a Israel, que significa “vencedor (o príncipe) con Dios” (Génesis 32:28 Génesis 32:28Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), por lo cual sus descendientes son conocidos como israelitas .

Toda esta parte del relato prepara el escenario para el resto de esta lección.

La familia de Jacob crece, formando la nación de Israel

Con frecuencia las naciones comienzan a partir de una familia que se multiplica hasta convertirse en una tribu o clan, y que luego crece hasta formar una nación. La “tabla de naciones” en Génesis 10 nos muestra los muchos descendientes de Noé que se convirtieron en ancestros de tribus y naciones. Luego otros pasajes muestran cómo Jacob, cuyo nombre fue cambiado por Dios a Israel, y sus doce hijos se convirtieron en los patriarcas de todos los israelitas: “las doce tribus de Israel” (Génesis 49:28 Génesis 49:28Todos éstos fueron las doce tribus de Israel, y esto fue lo que su padre les dijo, al bendecirlos; a cada uno por su bendición los bendijo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Cuando Jacob (Israel) y su familia y parientes migraron a Egipto, eran solo unas setenta personas más o menos (Éxodo 1:5 Éxodo 1:5Todas las personas que le nacieron a Jacob fueron setenta. Y José estaba en Egipto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). A través del tiempo, “los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo” (1:7). Luego “creció y llegó a ser una nación grande, fuerte y numerosa” (Deuteronomio 26:5 Deuteronomio 26:5Entonces hablarás y dirás delante de Jehová tu Dios: Un arameo a punto de perecer fue mi padre, el cual descendió a Egipto y habitó allí con pocos hombres, y allí creció y llegó a ser una nación grande, fuerte y numerosa;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; compare con Génesis 46:3 Génesis 46:3Y dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas de descender a Egipto, porque allí yo haré de ti una gran nación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Así se formó la nación de Israel. Y Dios milagrosamente sacó a “una nación de en medio de otra nación [Egipto]” (Deuteronomio 4:34 Deuteronomio 4:34¿O ha intentado Dios venir a tomar para sí una nación de en medio de otra nación, con pruebas, con señales, con milagros y con guerra, y mano poderosa y brazo extendido, y hechos aterradores como todo lo que hizo con vosotros Jehová vuestro Dios en Egipto ante tus ojos?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“También subió con ellos grande multitud de toda clase [varias otras etnias] de gentes” (Éxodo 12:38 Éxodo 12:38También subió con ellos grande multitud de toda clase de gentes, y ovejas, y muchísimo ganado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Claramente Dios deseaba que su pueblo primeramente se identificara por su conexión espiritual y no tanto por sus conexiones étnicas, porque era “el pueblo de Dios” (Jueces 20:2 Jueces 20:2Y los jefes de todo el pueblo, de todas las tribus de Israel, se hallaron presentes en la reunión del pueblo de Dios, cuatrocientos mil hombres de a pie que sacaban espada.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Cuando Dios “escogió” a los israelitas no fue por favoritismo ni porque eran justos (Deuteronomio 9:6 Deuteronomio 9:6Por tanto, sabe que no es por tu justicia que Jehová tu Dios te da esta buena tierra para tomarla; porque pueblo duro de cerviz eres tú.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En realidad fueron escogidos antes de nacer, gracias a las promesas de Dios a Abraham en cuanto a sus descendientes.

Dios los escogió para que fueran “santos” y sirvieran como nación modelo, para enseñarle al resto del mundo a vivir según las leyes de Dios y que así las otras naciones también recibiesen sus bendiciones (Deuteronomio 7:6-8 Deuteronomio 7:6-8 6 Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. 7 No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; 8 sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 4:6-8). Sin embargo, y muy por el contrario, en la mayor parte de la historia de los israelitas ellos fueron un muy mal ejemplo espiritual, y Dios ha tenido que castigarlos una y otra vez.

El enfoque geográfico de la Biblia es la ciudad de Jerusalén y la Tierra Prometida que la circunda. Esto explica por qué algunas naciones en la proximidad de Jerusalén son mencionadas más prominentemente en la Biblia.

Cómo rastrear las bendiciones prometidas de grandeza nacional

Tomemos nota ahora de algunas importantes profecías y sus cumplimientos.

  • Cuando Dios apareció frente a Jacob (Israel), ¿qué promesa añadió a las anteriores?

“Apareció otra vez Dios a Jacob, cuando había vuelto de Padan-aram, y le bendijo. Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no se llamará más tu nombre Jacob, sino Israel será tu nombre; y llamó su nombre Israel. También le dijo Dios: Yo soy el Dios omnipotente: crece y multiplícate; una nación y conjunto de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de tus lomos” (Génesis 35:9-11 Génesis 35:9-11 9 Apareció otra vez Dios a Jacob, cuando había vuelto de Padan-aram, y le bendijo. 10 Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no se llamará más tu nombre Jacob, sino Israel será tu nombre; y llamó su nombre Israel. 11 También le dijo Dios: Yo soy el Dios omnipotente: crece y multiplícate; una nación y conjunto de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de tus lomos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Dios dijo que “una nación y conjunto de naciones” procederían de Jacob. En los últimos siglos, ¿cuál nación en particular y cuál “conjunto” o grupo de naciones que comparten una herencia común han sido las más poderosas? La respuesta clara es: los Estados Unidos de América y la Mancomunidad de Naciones [también llamada Mancomunidad Británica].

  • ¿Se traspasó la promesa de primogenitura de Jacob a José?

“Los hijos de Rubén primogénito de Israel (porque él era el primogénito, mas como violó el lecho de su padre, sus derechos de primogenitura fueron dados a los hijos de José, hijo de Israel, y no fue contado por primogénito; bien que Judá llegó a ser el mayor sobre sus hermanos, y el príncipe de ellos; mas el derecho de primogenitura fue de José)” (1ra Crónicas 5:1-2 1ra Crónicas 5:1-2 1 Los hijos de Rubén primogénito de Israel (porque él era el primogénito, mas como violó el lecho de su padre, sus derechos de primogenitura fueron dados a los hijos de José, hijo de Israel, y no fue contado por primogénito; 2 bien que Judá llegó a ser el mayor sobre sus hermanos, y el príncipe de ellos; mas el derecho de primogenitura fue de José);
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Rubén, tú eres mi primogénito, mi fortaleza, y el principio de mi vigor; principal en dignidad, principal en poder. Impetuoso como las aguas, no serás el principal, por cuanto subiste al lecho de tu padre; entonces te envileciste, subiendo a mi estrado …

“Rama fructífera es José, rama fructífera junto a una fuente, cuyos vástagos se extienden sobre el muro. Le causaron amargura, le asaetearon, y le aborrecieron los arqueros; mas su arco se mantuvo poderoso, y los brazos de sus manos se fortalecieron por las manos del Fuerte de Jacob … Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá con bendiciones de los cielos de arriba, con bendiciones del abismo que está abajo, con bendiciones de los pechos y del vientre.

“Las bendiciones de tu padre fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; hasta el término de los collados eterno serán sobre la cabeza de José, y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos” (Génesis 49:3-4 Génesis 49:3-4 3 Rubén, tú eres mi primogénito, mi fortaleza, y el principio de mi vigor; Principal en dignidad, principal en poder. 4 Impetuoso como las aguas, no serás el principal, Por cuanto subiste al lecho de tu padre; Entonces te envileciste, subiendo a mi estrado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 22-26).

Las numerosas profecías bíblicas alusivas a “Israel” con frecuencia se refieren a los Estados Unidos, Gran Bretaña y otros pueblos de habla inglesa.

Después que Rubén fue descalificado, Jacob le entregó la bendición de primogenitura a su hijo José. La bendición incluía promesas aún mayores: los descendientes de José serían fructíferos, prósperos y poderosos. Jacob anunció que “no será quitado el cetro de Judá”, una referencia al hecho de que Dios establecería una dinastía de reyes que descenderían de Judá (la dinastía de David), de la cual en el futuro provendría el Mesías (Génesis 49:10 Génesis 49:10 No será quitado el cetro de Judá, Ni el legislador de entre sus pies, Hasta que venga Siloh; Y a él se congregarán los pueblos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Aquella dinastía dejó de gobernar en la Tierra Santa cuando los babilonios invadieron Judá en el siglo vi a. C., pero nunca desapareció, ¡y con el tiempo fue transferida a las islas británicas! Por lo tanto, Cristo a su regreso se sentará en un trono que aún existe.

  • ¿Heredaron los dos hijos de José el derecho de primogenitura, más el nombre “Israel”?

“Y bendijo [Jacob] a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día, el Angel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra …

“Mas su padre no quiso, y dijo: Lo sé, hijo mío, lo sé; también él vendrá a ser un pueblo, y será también engrandecido; pero su hermano menor será más grande que él, y su descendencia formará multitud de naciones. Y los bendijo aquel día, diciendo: En ti bendecirá Israel, diciendo: Hágate Dios como a Efraín y como a Manasés. Y puso a Efraín antes de Manasés” (Génesis 48:15-16 Génesis 48:15-16 15 Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día, 16 el Angel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 19-20).

Poco antes de que Jacob (Israel) muriera, impartió bendiciones especiales de primogenitura a los dos hijos de José, Efraín y Manasés. Profetizó que los descendientes de Manasés llegarían a ser una “gran” nación y que los descendientes de Efraín serían una “multitud de naciones” (v. 19). En esencia, Jacob estaba adoptando a sus nietos como sus propios hijos (v. 5), y dijo “y sea perpetuado en ellos mi nombre [Israel]”.

El traspaso del nombre Israel es muy significativo. Hay muchas profecías bíblicas del tiempo del fin acerca de “Israel”, lo que nos da a entender que pueden referirse a los descendientes de José y los dos hijos de este. De hecho, solo unas cuantas profecías alusivas a Israel se refieren a los descendientes de todos los hijos de Jacob.

Las bendiciones de Efraín se cumplieron con el auge del Imperio británico y su Mancomunidad (una “compañía” o “multitud de naciones”). Las bendiciones de Manasés se cumplieron con el auge de los Estados Unidos de América. Con razón los pueblos británico y estadounidense siempre se han sentido como hermanos — ¡ambos descienden de dos hermanos!

  • ¿Qué profetizó Moisés acerca de José cuando bendijo a los descendientes de Jacob (Israel)?

“A José dijo: Bendita del Eterno tu tierra, con lo mejor de los cielos, con el rocío, y con el abismo que está abajo. Con los más escogidos frutos del sol, con el rico producto de la luna, con el fruto más fino de los montes antiguos, con la abundancia de los collados eternos, y con las mejores dádivas de la tierra y su plenitud; y la gracia del que habitó en la zarza venga sobre la cabeza de José, y sobre la frente de aquel que es príncipe entre sus hermanos.

“Como el primogénito de su toro es su gloria, y sus astas como astas de búfalo; con ellas acorneará a los pueblos juntos hasta los fines de la tierra; ellos son los diez millares de Efraín, y ellos son los millares de Manasés” (Deuteronomio 33:13-17 Deuteronomio 33:13-17 13 A José dijo: Bendita de Jehová sea tu tierra, Con lo mejor de los cielos, con el rocío, Y con el abismo que está abajo. 14 Con los más escogidos frutos del sol, Con el rico producto de la luna, 15 Con el fruto más fino de los montes antiguos, Con la abundancia de los collados eternos, 16 Y con las mejores dádivas de la tierra y su plenitud; Y la gracia del que habitó en la zarza Venga sobre la cabeza de José, Y sobre la frente de aquel que es príncipe entre sus hermanos. 17 Como el primogénito de su toro es su gloria, Y sus astas como astas de búfalo; Con ellas acorneará a los pueblos juntos hasta los fines de la tierra; Ellos son los diez millares de Efraín, Y ellos son los millares de Manasés.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Las bendiciones materiales y geopolíticas más grandes fueron destinadas para los descendientes de José.

  • ¿Se dividió Israel en dos reinos después de la muerte de Salomón?

“Aconteció, pues, en aquel tiempo, que saliendo Jeroboam de Jerusalén, le encontró en el camino el profeta Ahías silonita, y éste estaba cubierto con una capa nueva; y estaban ellos dos solos en el campo. Y tomando Ahías la capa nueva que tenía sobre sí, la rompió en doce pedazos, y dijo a Jeroboam: Toma para ti los diez pedazos; porque así dijo el Eterno Dios de Israel: He aquí que yo rompo el reino de la mano de Salomón, y a ti te daré diez tribus …” (1ra Reyes 11:29-31 1ra Reyes 11:29-31 29 Aconteció, pues, en aquel tiempo, que saliendo Jeroboam de Jerusalén, le encontró en el camino el profeta Ahías silonita, y éste estaba cubierto con una capa nueva; y estaban ellos dos solos en el campo. 30 Y tomando Ahías la capa nueva que tenía sobre sí, la rompió en doce pedazos, 31 y dijo a Jeroboam: Toma para ti los diez pedazos; porque así dijo Jehová Dios de Israel: He aquí que yo rompo el reino de la mano de Salomón, y a ti te daré diez tribus;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Y aconteció que oyendo todo Israel que Jeroboam había vuelto, enviaron a llamarle a la congregación, y le hicieron rey sobre todo Israel, sin quedar tribu alguna que siguiese la casa de David, sino sólo la tribu de Judá. Y cuando Roboam vino a Jerusalén, reunió a toda la casa de Judá y a la tribu de Benjamín, ciento ochenta mil hombres, guerreros escogidos, con el fin de hacer guerra a la casa de Israel, y hacer volver el reino a Roboam hijo de Salomón” (1ra Reyes 12:20-21 1ra Reyes 12:20-21 20 Y aconteció que oyendo todo Israel que Jeroboam había vuelto, enviaron a llamarle a la congregación, y le hicieron rey sobre todo Israel, sin quedar tribu alguna que siguiese la casa de David, sino sólo la tribu de Judá. 21 Y cuando Roboam vino a Jerusalén, reunió a toda la casa de Judá y a la tribu de Benjamín, ciento ochenta mil hombres, guerreros escogidos, con el fin de hacer guerra a la casa de Israel, y hacer volver el reino a Roboam hijo de Salomón.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Tal como el profeta Ahías predijo, las diez tribus norteñas se separaron de Israel pero mantuvieron el nombre Israel. Se convirtieron en el reino, o casa, de Israel. Las tribus sureñas de Judá y Benjamín, junto con parte de Leví, llegaron a ser conocidas como el reino, o casa, de Judá. Los de la casa de Judá se conocieron como “judíos”. Aunque parezca extraño, la primera vez que los “judíos” son mencionados en la versión Reina-Valera de la Biblia, están en guerra con Israel (2da Reyes 16:5-6 2da Reyes 16:5-6 5 Entonces Rezín rey de Siria y Peka hijo de Remalías, rey de Israel, subieron a Jerusalén para hacer guerra y sitiar a Acaz; mas no pudieron tomarla. 6 En aquel tiempo el rey de Edom recobró Elat para Edom, y echó de Elat a los hombres de Judá; y los de Edom vinieron a Elat y habitaron allí hasta hoy.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Los israelíes de la moderna nación de Israel son mayormente judíos. Cuando la Biblia habla de Judá en el tiempo del fin, se está refiriendo a la actual nación de Israel y a otros judíos dispersos.

  • ¿Por qué la casa de Israel llegó a conocerse como las diez tribus “perdidas” de Israel?

“Y el rey de Asiria llevó cautivo a Israel a Asiria, y los puso en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las ciudades de los medos; por cuanto no habían atendido a la voz del Eterno su Dios, sino que habían quebrantado su pacto; y todas las cosas que Moisés siervo del Eterno había mandado, no las habían escuchado, ni puesto por obra” (2da Reyes 18:11-12 2da Reyes 18:11-12 11 Y el rey de Asiria llevó cautivo a Israel a Asiria, y los puso en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las ciudades de los medos; 12 por cuanto no habían atendido a la voz de Jehová su Dios, sino que habían quebrantado su pacto; y todas las cosas que Moisés siervo de Jehová había mandado, no las habían escuchado, ni puesto por obra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Cuando las diez tribus norteñas continuaron rebelándose contra el Imperio asirio dominante, los asirios sitiaron Samaria, su ciudad capital (alrededor de 724-722 a. C.). Después que Samaria cayó los asirios deportaron a la mayor parte de los israelitas a lugares alejados, donde con el tiempo adoptaron los idiomas y culturas de sus nuevos lugares de residencia.

Más aún, como estas diez tribus habían abandonado previamente la observancia del día sábado y las fiestas santas, ya no tenían estas señales de identificación (Éxodo 31:13 Éxodo 31:13Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Muchos de sus descendientes continuaron migrando, mayormente en dirección oeste, hacia lo que hoy es Europa. Dios estaba cumpliendo así su promesa de zarandear a los israelitas entre otras naciones pero mantenerlos intactos (Amós 9:9 Amós 9:9Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Sin embargo, debido a que habían perdido su identidad original, muchos historiadores piensan que fueron completamente asimilados dentro de otros pueblos o simplemente se extinguieron.

Los de la casa de Judá, por el contrario, retuvieron su idioma y creencias, incluyendo la observancia del sábado, cuando fueron llevados cautivos a Babilonia más de un siglo después, y algunos de ellos regresaron a Judea (posteriormente renombrada Palestina por los romanos) cuando se les permitió hacerlo. Así, una gran parte del pueblo judío nunca perdió su identidad.

  • ¿Cuáles son las pruebas de que los israelitas no dejaron de existir?

Jesús declaró que fue enviado “a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mateo 15:24 Mateo 15:24El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y les dijo a sus discípulos que fueran y predicaran “a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mateo 10:6 Mateo 10:6 sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Muchos años después, el apóstol Santiago dirigió su carta “a las doce tribus que están en la dispersión” (Santiago 1:1 Santiago 1:1Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Obviamente, Jesús y Santiago esperaban alcanzar a los descendientes de las doce tribus. Y aunque los historiadores realmente no han hecho un esfuerzo por “encontrar” a las así llamadas “tribus perdidas”, incluso rechazando de plano la idea, algunos de ellos que sí lo han intentado han podido rastrear las migraciones de los israelitas.

Bíblicamente hablando, una de las grandes pruebas de que las diez tribus del norte de Israel no dejaron de existir se encuentra en Ezequiel 37:15-28 Ezequiel 37:15-28 15 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 16 Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros. 17 Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano. 18 Y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás qué te propones con eso?, 19 diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá, y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano. 20 Y los palos sobre que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos, 21 y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; 22 y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos. 23 Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios. 24 Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. 25 Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre. 26 Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre. 27 Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 28 Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. Ahí se menciona que cuando se establezca el Reino de Dios sobre la Tierra, Dios llevará de vuelta a las diez tribus norteñas de Israel a la Tierra Prometida y las unirá a las dos tribus que conforman “Judá”: Judá y Benjamín.

Si las diez tribus norteñas fueron asimiladas finalmente por otras naciones y desaparecieron, sus descendientes no podrían ser retornados a la Tierra Prometida en aquel tiempo futuro. Pero como Dios prometió en el libro de Amós, él no se olvidaría de las diez tribus norteñas de Israel ni permitiría que fueran absorbidas por otras naciones al punto de dejar de ser un pueblo identificable (lea nuevamente Amós 9:9 Amós 9:9Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). ¡Él ha mantenido fielmente su promesa!

  • Cuando Dios habló a Abraham, ¿qué quiso decir con “en Isaac te será llamada descendencia”?

“Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia” (Génesis 21:12 Génesis 21:12Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

A muchos podrá parecerles muy sorprendente que los descendientes de Isaac, o los hijos de Isaac, llegaran a ser conocidos como “sajones”.

  • ¿Cuándo se separaron los descendientes de los hermanos Efraín y Manasés?

En tiempos coloniales, Dios inspiró a muchos descendientes de Manasés para que se trasladaran a América del Norte desde Gran Bretaña y otros países europeos. Como resultado de la guerra de Independencia de Estados Unidos, los hermanos se separaron políticamente, aunque a menudo han trabajado en conjunto de maneras que han sido una bendición para el mundo.

Las numerosas profecías bíblicas alusiva a “Israel” con frecuencia se refieren a los Estados Unidos, Gran Bretaña y otros pueblos relacionados. Como dijimos, las profecías del tiempo del fin que hablan de Judá se refieren al moderno Estado de Israel y otros judíos dispersos. Con este conocimiento usted podrá entender además las numerosas profecías del tiempo del fin concernientes a Israel y Judá. Lamentablemente, muchas profecías nos advierten acerca del juicio y el castigo de Dios que vendrá sobre Israel y Judá por su desobediencia a su Palabra y sus leyes. Pero también hay otras profecías acerca de cómo Israel y Judá serán finalmente restaurados y recuperarán su grandeza y sus roles de liderazgo.

Esperamos que esta breve lección haya despertado su apetito para leer mucho más acerca de la asombrosa evidencia de los orígenes de los pueblos británico y estadounidense, y de las profecías de acontecimientos que tendrán lugar en el futuro. En las lecciones subsiguientes identificaremos a otras naciones.

Póngalo en práctica ahora mismo

Lea las increíbles bendiciones que entregó Jacob a los descendientes de José en Génesis 49:22-26 Génesis 49:22-26 22 Rama fructífera es José, Rama fructífera junto a una fuente, Cuyos vástagos se extienden sobre el muro. 23 Le causaron amargura, Le asaetearon, Y le aborrecieron los arqueros; 24 Mas su arco se mantuvo poderoso, Y los brazos de sus manos se fortalecieron Por las manos del Fuerte de Jacob (Por el nombre del Pastor, la Roca de Israel), 25 Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, Por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá Con bendiciones de los cielos de arriba, Con bendiciones del abismo que está abajo, Con bendiciones de los pechos y del vientre. 26 Las bendiciones de tu padre Fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; Hasta el término de los collados eternos Serán sobre la cabeza de José, Y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. Luego lea sobre las asombrosas bendiciones que entregó Moisés a los descendientes de José en Deuteronomio 33:13-17 Deuteronomio 33:13-17 13 A José dijo: Bendita de Jehová sea tu tierra, Con lo mejor de los cielos, con el rocío, Y con el abismo que está abajo. 14 Con los más escogidos frutos del sol, Con el rico producto de la luna, 15 Con el fruto más fino de los montes antiguos, Con la abundancia de los collados eternos, 16 Y con las mejores dádivas de la tierra y su plenitud; Y la gracia del que habitó en la zarza Venga sobre la cabeza de José, Y sobre la frente de aquel que es príncipe entre sus hermanos. 17 Como el primogénito de su toro es su gloria, Y sus astas como astas de búfalo; Con ellas acorneará a los pueblos juntos hasta los fines de la tierra; Ellos son los diez millares de Efraín, Y ellos son los millares de Manasés.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. ¡Medite sobre el significado y la generosidad de estas promesas!

Si usted vive en un país que ha sido depositario de estas bendiciones, ¡dele gracias a Dios por su amor, fidelidad y generosidad por otorgárselas! La fidelidad de Dios en estas cosas físicas es un recordatorio de su fidelidad en las cosas espirituales. ¡Y todos debemos estar agradecidos por ello!   BN