Cómo enfrentar sus problemas con la ayuda de Dios

Usted está aquí

Cómo enfrentar sus problemas con la ayuda de Dios

¿Ha sentido alguna vez que sus dificultades son una carga cada vez más pesada? ¿Siente que ha llegado al límite de sus fuerzas? En lo personal, sí me he sentido así. Sé lo que es experimentar la sensación de haber agotado toda fibra de nuestro ser, de perder la esperanza y desear rendirse. A veces los problemas nos agobian de tal manera, que sentimos que no podemos continuar un día más ni dar otro paso. Sin embargo, sí podemos. ¡Y debemos hacerlo!

En ocasiones, semejantes pruebas y desafíos pueden hacernos pensar que Dios ya no está presente. Pero Deuteronomio 31:8 Deuteronomio 31:8Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
nos dice: “El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes” (Nueva Versión Internacional). ¡Note que él dice que no nos abandonará!

Años atrás vi una película que ilustra cuánto podemos soportar. Esta película, estrenada en 2006 y llamada Desafío a los gigantes, tiene como protagonista a un entrenador de fútbol americano que está pasando por tiempos difíciles y decide dejar todo en manos de Dios.

La parte que más me impactó fue la escena de “la caminata del oso”. Su equipo estaba perdiendo y se había resignado a que nada cambiaría. Al ver su actitud perdedora, el entrenador decide obligar al capitán a hacer “la caminata del oso”: avanzar en cuatro patas llevando a uno de sus compañeros en su espalda, sin que las rodillas toquen el suelo. Pero este entrenador llevó esta maniobra un paso más allá y vendó los ojos del jugador para que no viera hasta dónde tenía que llegar y así no se rindiera ante el cansancio.

Con cada paso que tomaba, la carga se volvía más pesada y se le hacía más difícil avanzar. El entrenador, al percibir que el capitán del equipo quería rendirse, comenzó a gatear también a su lado y a gritarle: “¡No te rindas!” “¡Tú puedes!” “¡Diez pasos más!” “¡Cinco pasos más!” “¡No te rindas!”. Cuando el jugador ya no pudo avanzar más, ¡colapsó con el compañero de 72 kilos en su espalda! Cuando levantó la vista, el entrenador le dijo que había completado 90 metros de caminata del oso cuando solo le había pedido que recorriera 45. ¡Pero él sabía que el jugador podía más!

Entonces, ¿qué tiene que ver el fútbol y la caminata del oso con las pruebas de hoy? Podemos aprender lecciones cruciales con este espíritu de lucha de “¡no te rindas!” Dios sabe que usted tiene mucha más capacidad de aguantar de lo que piensa, al igual que el entrenador que tuvo fe en el capitán de su equipo.

He aquí tres cosas que nos pueden ayudar cuando vengan las pruebas.

1- ¡No se rinda! Si lo hace, no puede ganar.

Sin importar lo difícil que sea, y aunque parezca imposible, ¡no debemos rendirnos! Con Dios sí podemos. ¡Debemos seguir adelante! (Filipenses 3:12-14 Filipenses 3:12-14 [12] No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. [13] Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, [14] prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

2- Necesitamos exhortación cuando hacemos la caminata del oso.

Pida fortaleza y ánimo cuando su carga sea tan pesada que siente que no puede seguir adelante. Lo que ayudó al jugador de la película a superar ese tramo fue el ánimo que le infundía su entrenador. Todos necesitamos que alguien nos anime en el camino. Pídale a Dios que lo haga. Él es nuestro mayor apoyo y está más cerca de nosotros cuando sentimos dolor y sufrimos.

Salmos 46:1-2 Salmos 46:1-2 [1] Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. [2] Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
dice: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar”. Y Salmos 55:22 Salmos 55:22 Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
nos anima diciendo: “Echa sobre el Eterno tu carga, y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo” (compare con 1ra Pedro 5:7 1ra Pedro 5:7echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

3- Esté dispuesto a cargar en su espalda a su hermano que está pasando por pruebas.

En la película, la caminata del oso es un dramático ejemplo de alguien que carga a otra persona en su espalda. De manera similar, ¡debemos hacer todo lo que podamos para ayudar a aquellos que están pasando por pruebas! Tenemos que animarlos, e incluso cargarlos por un tiempo, escuchándolos, orando por ellos y estando presentes. Gálatas 6:2 Gálatas 6:2Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
nos alienta así: “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”.

Como es fácil imaginar, el equipo perdedor derrotó a sus rivales porque no se rindió aún cuando parecía imposible.

Cuando sea difícil seguir adelante, tenga presente la maravillosa certeza de Isaias 40:28-31 Isaias 40:28-31 [28] ¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. [29] El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. [30] Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; [31] pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable. Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil. Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán” (NVI). BN