¿Cómo puedo perdonarme a mí mismo?

Usted está aquí

¿Cómo puedo perdonarme a mí mismo?

Cuando Dios, nuestro Padre Celestial, nos perdona por cualquier cosa que hayamos hecho, es como si nunca hubiera sucedido. Ese perdón es suyo si lo pide, porque Jesucristo dio su vida para pagar el castigo por nuestras acciones.

Aun así, a algunos de nosotros nos cuesta dejar atrás nuestro pasado. Recordamos las cosas que hemos hecho mal. Cada vez que traemos esos recuerdos de vuelta a nuestra memoria, muy a menudo nos encontramos “reviviendo” el momento. Sentimos las emociones de nuevo. Y se siente como si la culpa del pasado hubiera vuelto tan fuerte como siempre.

Si su Padre Creador puede perdonarle tan completa y totalmente, usted puede perdonarse a sí mismo. Con la ayuda del Espíritu Santo de Dios, puede convertirse en una persona completamente nueva.

Los seres humanos tenemos la tendencia a percibirnos a nosotros mismos como la suma total de todas nuestras acciones; con todo lo bueno y lo malo reunidos y ponderados en la balanza. Quizás un 40 por ciento de buenas acciones y un 60 por ciento de malas acciones; tal vez 50/50; ¡Tal vez peor! O quizás mejor. Pero, Dios no nos ve de esa manera.

Su Creador está interesado en quién es en este momento, en quién se ha convertido y en quién se está convirtiendo.

Digamos, por ejemplo, que pasó muchos años luchando en vano contra alguna adicción. Luego un día, aceptó y tomó el perdón de Dios, permitió que el sacrificio de Jesucristo cubriera sus pecados pasados ​​y le dio la bienvenida a él para que cambiara su vida a través del poder del Espíritu Santo. Luego, con el tiempo, construyó una mentalidad y un estilo de vida de autocontrol.

Dios no ve a un adicto, sino que ve a una persona espiritualmente madura con autocontrol.

Las luchas, los fracasos y las victorias de su pasado sirvieron al propósito de Dios de llevarlo a la madurez espiritual. Aparte de eso, el pasado no tienen ningún propósito o lugar en el pensamiento de Dios (Salmo 103:12).

Sus recuerdos permanecerán con usted mientras continúe en esta vida física. Así es como Dios ha estructurado nuestros cerebros. Puede usar sus malos recuerdos como recordatorio de cuánto ha cambiado su vida y su caminar con Dios y también como una advertencia para que nunca vuelva atrás. Pero no reviva la culpa del pasado como si todavía tuviera algún efecto en su contra.

Un ejemplo de la Palabra de Dios

El apóstol Pablo había vivido su vida temprana como un miembro exitoso de la estructura de autoridad religiosa judía. Él personalmente había ostentado el cargo de perseguir, encarcelar y ejecutar brutalmente a los seguidores de Cristo como herejes. Mientras Pablo seguía haciendo estas terribles cosas, Jesús lo confrontó y le ofreció una nueva vida y el perdón. Para su fortuna, Pablo aceptó, pero tenía las manos manchadas de sangre inocente. El pasado de Pablo se formaba de una profunda devoción religiosa, mezclada con violencia y odio puros.

¿Cómo procesó Pablo mentalmente los hechos de su pasado?

Lea Filipenses 3:13-14 Filipenses 3:13-14 [13] Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, [14] prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. El pasado fue el pasado. Lo que le importaba a Pablo eran el presente y el futuro. Siempre recordaría lo que había sido una vez, pero Pablo aceptó su terrible pasado como un desperdicio que desecharía a cambio de la promesa de vida eterna en la familia de Dios: una nueva vida para vivir en la plenitud de la madurez espiritual basada en el estilo de vida establecido por Jesucristo (Filipenses 3:7-8 Filipenses 3:7-8 [7] Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. [8] Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Conclusión

Dios, mediante el sacrificio de Jesucristo, le perdonará todo lo que haya hecho. Quiere que tenga la oportunidad de cambiar y tener una nueva vida. ¡Debería aceptar su oferta! Obtenga más información sobre cómo hacer que esto suceda con nuestro folleto gratuito Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana.

Finalmente, si su Padre Creador puede perdonarlo tan completa y totalmente, puede perdonarse a sí mismo. Con la ayuda del Espíritu Santo de Dios, puede convertirse en una persona completamente nueva. Puede crecer en la plenitud de Cristo. Puede tener un maravilloso y glorioso futuro en la vida eterna de la familia de Dios.

Perdón Superar el pecado Carácter

Recommended