¿Qué significa que la iglesia primitiva “partió el pan” un domingo?

Usted está aquí

¿Qué significa que la iglesia primitiva “partió el pan” un domingo?

Descargar
MP3 Audio (3.57 MB)

Descargar

¿Qué significa que la iglesia primitiva “partió el pan” un domingo?

MP3 Audio (3.57 MB)
×

Hay solamente un pasaje en el Nuevo Testamento en el que la iglesia primitiva se reunió el primer día de la semana (Hechos de los Apóstoles 20:7 Hechos de los Apóstoles 20:7El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Al estudiar el contexto se observa que, de hecho, ocurrió el sábado en la noche, una vez hubo terminado el día de reposo a la puesta de sol. Además, “partir el pan” simplemente quiere decir compartir una comida. La expresión tiene su origen en el hecho de que cuando alguien partía un pedazo de pan, la comida iniciaba.

Muchos comentarios bíblicos insisten que partir el pan implica una ceremonia y que Hechos de los Apóstoles 20:7 Hechos de los Apóstoles 20:7El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
demuestra que la iglesia se reunía todos los domingos para tomar la eucaristía. Es verdad que existe un ritual anual con vino y pan sin levadura; el pan se parte, pero a esta práctica no se le llama “partir el pan”. El ritual del pan y el vino se hace una vez al año en la Pascua para conmemorar la fecha del sufrimiento y muerte de Jesucristo (ver “La pascua. ¿Por qué tuvo que morir Jesucristo?”). El Nuevo Testamento registra que la iglesia primitiva se reunía el séptimo día de la semana, el sábado, y que la observancia del día de reposo es obedecer uno de los Diez Mandamientos (Éxodo 20:8-11 Éxodo 20:8-11 [8] Acuérdate del día de reposo para santificarlo. [9] Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; [10] mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. [11] Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)

Hechos de los Apóstoles 20:7 Hechos de los Apóstoles 20:7El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
dice, “El primer día de la semana, cuando estábamos reunidos para partir el pan, Pablo comenzó a hablarles, porque había de partir al día siguiente, y alargó el discurso hasta la medianoche”.

La anterior es la única ocasión en la que la iglesia se reunió “el primer día de la semana”. Si se traduce la frase literalmente del griego, dice “uno de los sábados”. La palabra traducida como “semana” es “sabbaton”, lo cual es una transliteración de “sábados” en hebreo. La costumbre de la iglesia era reunirse todos los sábados, no el domingo (Hechos de los Apóstoles 13:14 Hechos de los Apóstoles 13:14Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 16:13; 17:2; 18:4). Para estudiar a profundidad cuál es el día de adoración según la Biblia, consulte nuestro folleto “El día de reposo cristiano”.

Notemos también que en Hechos de los Apóstoles 20:7 Hechos de los Apóstoles 20:7El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
no hay explicación alguna sobre la práctica de partir el pan y no se indica que haya sido una ceremonia o la eucaristía. Se menciona de paso y no se hace énfasis en ello como si fuera algo muy importante o un acto de adoración. Algo parecido se da en Hechos de los Apóstoles 2:42-46 Hechos de los Apóstoles 2:42-46 [42] Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. [43] Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. [44] Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; [45] y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. [46] Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, que dice que los miembros de la iglesia “perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan… perseveraban unánimes en el templo día tras día, y partiendo el pan casa por casa, participaban de la comida con alegría y con sencillez de corazón”. En Hechos de los Apóstoles 27:33-35 Hechos de los Apóstoles 27:33-35 [33] Cuando comenzó a amanecer, Pablo exhortaba a todos que comiesen, diciendo: Este es el decimocuarto día que veláis y permanecéis en ayunas, sin comer nada. [34] Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud; pues ni aun un cabello de la cabeza de ninguno de vosotros perecerá. [35] Y habiendo dicho esto, tomó el pan y dio gracias a Dios en presencia de todos, y partiéndolo, comenzó a comer.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Pablo partió el pan con sus captores romanos, quienes ni siquiera eran cristianos. Lo anterior demuestra que partir el pan no era algo eminentemente cristiano o una práctica religiosa.

La conclusión es que Hechos de los Apóstoles 20:7 Hechos de los Apóstoles 20:7El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
relata una ocasión en la que la iglesia se reunió el sábado, que era el día de adoración habitual. Compartieron una comida y a esto se le llamaba “partir el pan”. Pablo siguió hablando después de la puesta de sol, hasta que la noche cayó sobre ellos. Él partiría al día siguiente y quería aprovechar al máximo el tiempo que podían pasar juntos.