¿Quiénes componen la 'multitud' que está en el cielo?

Usted está aquí

¿Quiénes componen la 'multitud' que está en el cielo?

Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro” (Apocalipsis 19:1 Apocalipsis 19:1Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Quiénes componen esta multitud? ¿De dónde provienen estas voces de alabanza a Dios? ¿Son las voces de seres humanos que ahora están en el cielo? ¿Ha ascendido algún ser humano al cielo?

Uno de los conceptos más generalizados es que cuando los cristianos mueren, inmediatamente se van al cielo y allá se quedan para siempre. ¿Podemos encontrar esta enseñanza en la Biblia?

Veamos lo que nos dice Juan 3:13 Juan 3:13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre [Jesucristo], que está en el cielo”. Este pasaje nos aclara dos puntos importantes. Primero, estas son las palabras del propio Jesucristo; y si alguien hubiera ido al cielo, él seguramente se habría enterado. Segundo, el apóstol Juan escribió estas palabras muchos años después de que Jesús había muerto y ascendido al cielo, y afirmó categóricamente que nadie, excepto Jesús, había subido al cielo.

¿De quiénes eran las voces que Juan describió en el Apocalipsis? En este libro en varias ocasiones se hace referencia a gran número de voces. Veamos dos ejemplos: “Los cuatro seres vivientes. . . no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir. Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” (Apocalipsis 4:8-11 Apocalipsis 4:8-11 8 Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir. 9 Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, 10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: 11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La Biblia también nos habla acerca de miles de ángeles que están delante del trono de Dios y hablan con fuerte voz: “Miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza” (Apocalipsis 5:11-12 Apocalipsis 5:11-12 11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, 12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Hemos visto que según las Sagradas Escrituras, ningún ser humano ha ascendido al cielo. Las voces que se mencionan en Apocalipsis 19 pertenecen a los seres angelicales que están alrededor del gran trono de Dios.