El papel que desempeña Satanás en el sufrimiento humano

Usted está aquí

El papel que desempeña Satanás en el sufrimiento humano

En muchos grupos sociales no está de moda creer en Satanás; y aunque para la mayoría existe, no lo consideran como un ser vivo literal. Para muchas personas el “diablo” no es más que una metáfora de la inhumanidad del hombre para con su prójimo, o un símbolo de la maldad en general.

No obstante, en la Biblia se presenta a Satanás como a un ser real, un poderoso ser espiritual que puede hacer mucho daño. Y puesto que tantas personas no creen en un diablo literal, tampoco reconocen el papel que desempeña en el sufrimiento humano. De hecho, aceptémoslo o no, su engaño de la humanidad es la causa principal de la angustia y la desgracia que agobian a nuestro mundo.

En la Biblia se nos revela claramente la magnitud del poder y la influencia de Satanás. El apóstol Juan nos dice que el diablo “engaña al mundo entero” y que “el mundo entero está bajo el maligno” (Apocalipsis 12:9 Apocalipsis 12:9Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1Juan 5:19 Juan 5:19Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Y cuando el apóstol Pablo escribió que “el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo”, se estaba refiriendo a Satanás (2 Corintios 4:4).

El apóstol Pedro les advirtió a los cristianos que su adversario “el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8). En la parábola del sembrador y la semilla, Jesús dijo que tan pronto como a muchas personas se les expone el mensaje de Dios, “en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones” (Marcos 4:15 Marcos 4:15 Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Este malévolo ser ciega a la humanidad para que no reciba el consuelo, el estímulo, las promesas y la liberación que provienen de la verdad de Dios.

Aprovechándose de la ceguera e ignorancia en que se le ha permitido envolver a este mundo, es el instigador de inmenso sufrimiento. Ha cegado al hombre para que no entienda la razón de su propia existencia, y ha engañado a las personas para que crean que sus caminos —los caminos del egoísmo y del pecado— son mejores que la obediencia a los mandamientos de Dios. La humanidad se ha tragado las mentiras de Satanás sin darse cuenta de que el pecado siempre trae gran sufrimiento.

A lo largo de la historia la influencia del diablo ha llevado al hombre a satisfacer sus apetitos físicos de una manera ilegal e inmoral. Utilizó sus artimañas con éxito en el huerto del Edén y desde entonces su estrategia ha funcionado maravillosamente. Todos hemos sufrido como resultado de eso.

Jesús dijo que el diablo “ha sido homicida desde el principio” (Juan 8:44 Juan 8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Su propósito siempre ha sido hacernos la vida miserable y, finalmente, destruirnos. Es destructivo por naturaleza, y quienes cometen actos destructivos lo siguen sin saberlo. En Apocalipsis 9:11 Apocalipsis 9:11Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se le llama el “ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión”. Estos nombres significan “destrucción” y “destructor” respectivamente. A diferencia de Dios, quien es el creador y dador de la vida, Satanás es por su propia naturaleza asesino y destructor.

Satanás es el instigador de las guerras y otros conflictos. En el Apocalipsis leemos que en los tiempos del fin “espíritus de demonios” harán “señales” e irán “a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso” (Apocalipsis 16:4 Apocalipsis 16:4El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Satanás y sus demonios llevarán al mundo a un tiempo de angustia sin precedentes en la historia de la humanidad (Mateo 24:21-22 Mateo 24:21-22 21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). ¡Será un tiempo de sufrimiento inimaginable!

Al leer estos pasajes podemos darnos cuenta de que Satanás ejerce un tremendo poder sobre la humanidad. Dios, sin embargo, establece límites al poder e influencia que el diablo puede ejercer entre los hombres (Job 1:12 Job 1:12Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Job 2:6 Job 2:6Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). No permitirá que Satanás impida el cumplimiento de su plan maestro de salvación para la humanidad. Siendo nuestro Padre y “Señor del cielo y de la tierra” (Mateo 11:25 Mateo 11:25En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), Dios nunca abdicará de su soberanía absoluta sobre el hombre y sobre toda su creación.