La gracia, la fe y la ley

Usted está aquí

La gracia, la fe y la ley

El apóstol Pablo enseñó que la salvación es una dádiva de Dios por medio de la fe (Efesios 2:8 Efesios 2:8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La palabra griega traducida como “gracia” es charis, que quiere decir un regalo o favor; en el Nuevo Testamento puede referirse ya sea al favor de Dios o a su misericordia.

El apóstol Pablo deja claramente establecido el hecho de que la gracia de Dios que nos lleva a la salvación no es “por obras, para que nadie se gloríe” (v. 9). Pero quienes se oponen a la obediencia a la ley de Dios suelen pasar por alto la enseñanza de Pablo hacia las obras del cristiano.

Analicemos la perspectiva de Pablo en el versículo 10: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”. Quienes hacen caso omiso de las razones por las que somos “hechura” de Dios, que pasan por alto la razón por la que fuimos “creados en Cristo Jesús para buenas obras” y por qué tenemos que “andar” en ellas, no entienden una parte muy importante del mensaje de Pablo.

Observemos la correlación de la obediencia, las obras y lo que Dios hace dentro de nosotros, lo cual nos capacita para lograr su propósito en nosotros: “Amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Filipenses 2:12-13 Filipenses 2:12-13 12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Ciertamente el perdón y la salvación son dádivas de Dios; no se pueden ganar. Como humanos no poseemos nada que tenga el valor suficiente para pagar por el perdón de nuestros pecados y por nuestra salvación. No obstante, Jesús terminantemente nos dice: “Si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:3 Lucas 13:3 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Lucas 13:5 Lucas 13:5 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). No nos ganamos la salvación por medio del arrepentimiento, pero sin arrepentimiento no habrá salvación.

Arrepentirnos quiere decir simplemente apartarnos del pecado, dejar de infringir la ley de Dios (1Juan 3:4 Juan 3:4Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Si no estamos dispuestos a arrepentirnos, no podremos recibir el Espíritu de Dios y empezar el proceso de conversión (Hechos de los Apóstoles 2:38 Hechos de los Apóstoles 2:38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La fe es otro requisito para la salvación. En Hebreos 11:6 Hebreos 11:6Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
leemos que “sin fe es imposible agradar a Dios”. Tenemos que ser “justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre” (Romanos 3:24-25 Romanos 3:24-25 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pero el hecho de que Dios exige que tengamos fe no quiere decir que por ella nos ganamos la salvación.

Tampoco nos ganamos la salvación por nuestras buenas obras. No obstante, como lo muestran los muchos pasajes citados en este folleto, es claro que Dios espera fe y obediencia de aquellos a quienes otorgará la dádiva de la salvación. Quienes se oponen a la obediencia a las leyes de Dios prefieren hacer hincapié en ciertas cosas que dijo el apóstol Pablo, mientras pasan por alto otras que aclaran lo que él quería decir.

Uno de esos casos se encuentra en el tercer capítulo de Romanos, en el que habla acerca de la fe y las obras. En el versículo 28 leemos: “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin [choris, que también quiere decir “aparte de” o “fuera de”] las obras de la ley”. Aquí Pablo está hablando de la justificación: la muerte de Cristo que cubre nuestros pecados pasados. Nos muestra que nosotros nunca podríamos ganarnos el perdón.

Pero eso está muy aparte de la forma en que se supone que debemos vivir. No tiene nada que ver con la importancia de la ley de Dios como la guía de nuestro comportamiento. Aquí Pablo habla sólo acerca de cómo “los pecados pasados” pueden ser “pasados por alto” (v. 25), de manera que ahora podamos continuar nuestras vidas en obediencia a Dios.

A fin de asegurarse de que esto fuera entendido, Pablo dijo: “¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley” (v. 31).

El apóstol Pablo quería que entendiéramos que ni siquiera estaba insinuando que la ley de Dios había sido abolida o cambiada. Todo lo contrario, sin la ley no entenderíamos qué es y qué no es el pecado, “porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado” (v. 20). No olvidemos que para que el pecado exista tiene que haber una ley, porque “el pecado es infracción de la ley” (1Juan 3:4 Juan 3:4Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Por tanto, lo que Pablo dice es que el concepto de la “gracia” o perdón de Dios establece que su ley está aún en vigor y que el pecado es la infracción de esa ley. La gracia de Dios por medio de la fe exige una ley que defina los pecados que tienen que ser perdonados. Así, citando nuevamente a Pablo, preguntamos: “¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley”.