El sacrificio de Jesucristo

El sacrificio de Jesucristo

Descargar

Descargar

El sacrificio de Jesucristo

×

Jesucristo es el punto central del cristianismo. El perdón de los pecados y el don de la vida eterna son posibles únicamente por medio de su sacrificio. Somos reconciliados por su muerte, pero salvos por su vida (Romanos 5:10 Romanos 5:10Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Las Escrituras describen a Jesucristo mediante varios títulos, a saber: el Verbo (Juan 1:1 Juan 1:1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), nuestro Salvador (1Juan 4:14 Juan 4:14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), nuestro sumo sacerdote (Hebreos 9:11 Hebreos 9:11Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), nuestro Señor (Apocalipsis 22:21 Apocalipsis 22:21La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), el Hijo de Dios (Apocalipsis 2:18 Apocalipsis 2:18 Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira: El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido, dice esto:
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1Juan 5:5 Juan 5:5Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), nuestra pascua (1 Corintios 5:7), el Hijo del Hombre (Apocalipsis 14:14 Apocalipsis 14:14Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y Rey de reyes y Señor de señores (Apocalipsis 19:16 Apocalipsis 19:16Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Cristo es nuestro Salvador y el sacrificio por nuestros pecados. Aunque era divino, se convirtió en ser humano a fin de morir por los pecados de la humanidad (Filipenses 2:5-7 Filipenses 2:5-7 5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Fue hecho un poco menor que los ángeles para sufrir la muerte (Hebreos 2:9 Hebreos 2:9Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como el Hijo del Hombre, pudo experimentar las pruebas de la vida humana (Hebreos 4:15 Hebreos 4:15Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) para poder entendernos mejor como nuestro misericordioso sumo sacerdote (Hebreos 2:17 Hebreos 2:17Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Cristo fue nuestro Salvador y dio su vida para que nosotros pudiéramos vivir. Sufrió una muerte horrenda como nuestra Pascua, a fin de que pudiéramos entender la magnitud del pecado y la suprema importancia de su sacrificio, que él hizo por cada ser humano.

Jesús vivió una vida perfecta y por lo tanto no merecía la pena capital. Sin embargo, su muerte estaba predestinada desde la fundación del mundo (Apocalipsis 13:8 Apocalipsis 13:8Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Aunque Jesucristo fue acusado en varias ocasiones de quebrantar la ley de Dios, nunca violó ningún mandamiento y fue el sacrificio perfecto. Aceptamos su sacrificio como algo imprescindible para nuestra salvación. A medida que nuestra vida se va asemejando más a la de Jesucristo, nosotros “tomamos nuestra cruz” y lo seguimos a él (Lucas 14:27 Lucas 14:27 Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), lo que significa que estamos dispuestos a sufrir y a ser perseguidos por seguir su ejemplo (1 Pedro 2:19-23). Estamos profundamente agradecidos con Dios el Padre, porque dio a su Hijo como el sacrificio perfecto por toda la humanidad (Juan 3:16 Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Todos los pecados les son perdonados a quienes se arrepienten verdaderamente y aceptan el sacrificio de Cristo. Para el perdón de los pecados se requiere el supremo sacrificio: la muerte de Jesucristo. Su crucifixión, ocurrida hace más de 1.900 años, era absolutamente esencial en el plan divino de salvación y redención.

Al entender esta doctrina fundamental podemos estar seguros de que nuestros pecados han sido perdonados. Podemos proseguir nuestra vida cristiana con la confianza de que por medio del sacrificio de Jesucristo podemos ser reconciliados con el Padre. Como resultado de esta reconciliación, podemos desarrollar una relación con nuestro Padre que nos infunde confianza y esperanza en nuestro futuro. Podemos esperar la vida eterna en el Reino de Dios, que nos será dada por su gracia como resultado del sacrificio que Jesucristo realizó voluntariamente por cada uno de nosotros.

(Si desea profundizar en este tema, no vacile en solicitar el folleto gratuito Las fiestas santas de Dios: Esperanza segura para la humanidad. )