Siguiendo las huellas de un dios diferente

Usted está aquí

Siguiendo las huellas de un dios diferente

La Biblia muestra claramente que las civilizaciones y sociedades se encuentran bajo la influencia de Satanás. El apóstol Juan escribió que “el mundo entero está bajo el maligno” (1Juan 5:19 Juan 5:19Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La totalidad de la civilización humana ha sido seducida por este astuto ser, quien utiliza engaños persuasivos y mentiras sutiles.

El resultado ha sido miles de años de angustia, miseria y sufrimiento humanos. Engañados por sus mentiras, los seres humanos han adoptado el camino de vida de Satanás , en lugar del camino de vida de Dios. El resultado de seguir el camino de Satanás , que debido a sus engaños aparece atractivo y natural para casi todas las personas, es previsible: “Hay camino que al hombre le parece derecho, pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12 Proverbios 14:12 Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Proverbios 16:25 Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El engaño de Satanás es tan completo, tan insidioso, que la Biblia lo llama “el dios de este siglo” (2 Corintios 4:4). El apóstol Pablo, en el griego en que escribió originalmente sus epístolas, lo identifica como theos —el dios, aquel que es adorado— de este eon , esta era, este período de la historia.

Es tal la magnitud de la influencia de Satanás sobre la humanidad, que ha logrado que la mayor parte de ella lo siga sin darse cuenta y lo adore como su dios. ¡Esta es la sorprendente verdad que se revela en la Biblia! Entender esta realidad nos ayuda a explicar muchas de las increíbles paradojas que vemos a nuestro alrededor.

Pablo explicó que, debido a la influencia de Satanás sobre la humanidad, la mayoría de las personas no creen la verdad de la Biblia. No entienden el evangelio —las buenas noticias— del plan que Dios tiene para la humanidad. “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:3-4).