Introducción: ¿Existe realmente el Diablo?

Usted está aquí

Introducción

¿Existe realmente el Diablo?

“Mi reino no es de este mundo” (Juan 18:36 Juan 18:36Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)

Para muchas personas que viven en las naciones industrializadas, es relativamente fácil creer que la humanidad está en el mejor momento de toda su historia. Para ellas, las pruebas de lo que ven diariamente harían muy difícil inferir algo distinto.

Las naciones adelantadas tecnológicamente disfrutan del nivel de vida más alto de la historia. Gozan de alojamiento cómodo y económico, transporte eficiente, y mucho que comer y beber; tienen en su gran mayoría un empleo seguro, oportunidades educativas, y una variedad increíble de entretenimiento y pasatiempos. Se benefician de un ingreso lo suficientemente alto como para pagar por todas sus necesidades básicas, y aun les queda de sobra para otras cosas.

Pero esto no es lo que ocurre con la mayor parte de la humanidad. Muchas personas se van a dormir con hambre. Su bajo ingreso escasamente les permite comprar lo mínimo necesario para sobrevivir. A muchos les queda muy poco para alojamiento, vestido y transporte. Cada día 35.000 niños —un número suficiente para poblar una ciudad mediana— mueren de hambre o de enfermedades relacionadas con desnutrición crónica.

La muerte prematura por enfermedad cobra decenas de miles de vidas diariamente. Enfermedades como el cólera, la malaria, la tuberculosis y la fiebre tifoidea —casi totalmente erradicadas en las naciones industrializadas— siguen siendo mortales en buena parte del mundo. Aun en las naciones adelantadas, el cáncer, las enfermedades cardíacas y el sida matan miles de personas cada hora.

Ninguno de nosotros ha experimentado en realidad lo que es un mundo pacífico. Durante las últimas décadas la humanidad ha adquirido la horripilante capacidad de exterminar todo vestigio de vida en nuestro planeta. Ahora tenemos el armamento —nuclear, químico, biológico y el convencional— que nos permite matar varias veces a toda persona sobre la faz de la tierra.

Tan sólo en el siglo xx las guerras cobraron la vida de más de 150 millones de hombres, mujeres y niños, la mayoría civiles. En años recientes decenas de conflictos armados, revueltas y rebeliones se han presentado en todo el mundo, destrozando la vida de millones de personas. Y pocos se dan cuenta de que en el horizonte se ciernen catástrofes aún mayores.

¿Por qué hay tanto conflicto, violencia y maldad en nuestra civilización? ¿Dónde podemos encontrar la respuesta?

Podríamos pensar que si existe algún lugar en donde haya algo distinto, éste tiene que estar relacionado con la religión, ¿no es así? Desgraciadamente, aun la religión, a la que muchos acuden en busca de soluciones para los problemas del mundo, ofrece todo menos soluciones. En muchas guerras de años recientes cristianos han luchado contra cristianos, musulmanes han matado a musulmanes y judíos han chocado con judíos.

La confusión abunda en el ámbito religioso. Incluso muchas religiones anteriores al cristianismo, con sus prácticas, supersticiones y ritos paganos, están volviendo a cobrar vida a medida que las personas buscan el significado que ya no encuentran en los ritos y creencias tradicionales.

¿Por qué nos agobian estos males? ¿Por qué semejante caos y confusión? ¿Acaso la angustia de la humanidad es simplemente el resultado de circunstancias incontrolables, de tiempo y ocasión? ¿Es nuestro sufrimiento colectivo simplemente la forma en que las cosas siempre han sido y siempre van a ser?

Los científicos reconocen que una ley básica del universo es que no hay efecto sin causa. Las cosas no ocurren simplemente porque sí; ocurren porque algo o alguien hace que sucedan.

De hecho, podemos encontrar una causa para cada efecto que vemos en el mundo. Crimen, guerra, confusión religiosa, hambre, inanición, enfermedad y muerte prematura en sus muchas formas trágicas, todo se da por alguna razón. Los fracasos matrimoniales, las familias rotas, las relaciones y sociedades destruidas no ocurren simplemente porque sí.

La verdad es que usted puede conocer las causas de los problemas de este mundo, la razón subyacente de tantas dificultades que tiene que afrontar en su propia vida. Este folleto le ayudará a entender cuál es esta causa y, lo que es más importante, lo que usted puede hacer al respecto.