La séptima trompeta: el retorno de Jesucristo

Usted está aquí

La séptima trompeta: el retorno de Jesucristo

Una referencia paralela se encuentra en 1ro Corintios 15:51-53 1ro Corintios 15:51-53 51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, en la cual Pablo claramente nos dice que Dios resucitará a vida espiritual a los creyentes fallecidos, “a la final trompeta”. Esta es la misma “trompeta de Dios” mencionada en 1ra Tesalonicenses 4:16 1ra Tesalonicenses 4:16Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. Pablo afirma además, en 1ro Corintios 15:51 1ro Corintios 15:51He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, que Dios también transformará en espíritu a los creyentes que todavía estén vivos en aquel tiempo. Así, vemos que el retorno de Jesucristo y la resurrección de los santos ocurren en el mismo lapso de tiempo.

¿Cuál es el significado de la trompeta acerca de la cual escribió Pablo? El libro de Apocalipsis nos habla de siete trompetas, tocadas por siete seres angelicales en el tiempo del fin (las primeras seis se describen en los capítulos 8-9). El dramatismo aumenta con cada acontecimiento anunciado por el sonido de una trompeta, hasta que el séptimo y último ángel toca la suya en Apocalipsis 11. Su anuncio proclama la culminación, el último y más grandioso suceso: el retorno de Jesucristo para instaurar el Reino de Dios en la Tierra:

“El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15 Apocalipsis 11:15El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esta trompeta anuncia la manifestación de la ira divina y el momento de recompensar a los siervos de Dios (Apocalipsis 11:18 Apocalipsis 11:18Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Y al leer los otros versículos, es evidente que Jesús desciende al sonido de esta séptima trompeta y que es en ese momento cuando los santos ascienden para reunirse con él.

“El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15 Apocalipsis 11:15El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Cuándo ocurre esto, según la cronología de los acontecimientos del tiempo del fin? En una profecía que entregó Jesús, se refirió a una profanación en Jerusalén – la abominación desoladora – que tendrá lugar antes de la gran tribulación (Mateo 24:15-22 Mateo 24:15-22 15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), 16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. 17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; 18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. 19 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; 21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esto sucederá 1290 días (poco más de tres años y medio) antes de la resurrección de la que habla Daniel, la cual tendrá lugar al mismo tiempo del retorno de Cristo, según leemos en Daniel 12:11-13 Daniel 12:11-13 11 Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días. 12 Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días. 13 Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.

Jesús continuó en Mateo 24:29 Mateo 24:29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “ E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas”. Él dijo que todas las naciones de la Tierra verían la señal de su venida y se lamentarían. Después declaró que las naciones lo verían descendiendo con poder y gran gloria y que enviaría a sus ángeles para reunir a sus seguidores resucitados “con gran voz de trompeta” (Mateo 24:30-31 Mateo 24:30-31 30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. 31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Compare esto con Apocalipsis 6, donde encontramos un tiempo de indescriptible martirio final (Apocalipsis 6:9-11 Apocalipsis 6:9-11 9 Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. 10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? 11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esto es seguido de las señales celestiales que mencionó Jesús y de los lamentos de los habitantes de la Tierra (Apocalipsis 6:12-17 Apocalipsis 6:12-17 12 Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; 13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. 14 Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. 15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; 16 y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; 17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Fíjese en la conclusión de aquellos lamentos: “Porque el gran día de su ira ha llegado, ¿y quién podrá sostenerse en pie?

Esto coincide con Joel 2:31 Joel 2:31El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, donde se nos dice que “el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso del Eterno”. Esto significa que en el libro de Apocalipsis, las trompetas tocadas después de las señales celestiales representan el tiempo del día del Señor.

La séptima trompeta será tocada al final de este día del Señor (que durará un año, Isaias 34:8 Isaias 34:8Porque es día de venganza de Jehová, año de retribuciones en el pleito de Sion.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Es día de venganza del Eterno, año de retribuciones en el pleito de Sion), al concluir los tres años y medio de calamidades. En este momento, los muertos en Cristo serán resucitados y los creyentes que estén vivos serán transformados a seres inmortales. Es imposible que ellos puedan ser llevados a la gloria antes del periodo de tribulación. ¡Los hechos descritos en las Escrituras no permiten un rapto de los santos y su ascensión al cielo por un periodo de varios años!

Usted puede leer más acerca de estos acontecimientos del tiempo del fin en nuestros folletos El Apocalipsis sin velos y Usted puede entender la profecía bíblica.

Protección a los santos

Vemos que los creyentes no son sacados de la Tierra durante la gran tribulación, pero Dios los protegerá durante este periodo de gran aflicción. La referencia más específica a la protección que Dios promete a su pueblo al fin de los tiempos se encuentra en Apocalipsis 12.

Apocalipsis 12:14 Apocalipsis 12:14Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
dice: “Y se le dieron a la mujer (símbolo del Israel espiritual, en este contexto) las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo”. Los “tiempos” aquí denotan años: un tiempo (un año), más tiempos (dos años), más la mitad de un tiempo (medio año), lo que equivale a un total de tres años y medio, el periodo correspondiente a la gran tribulación y el día del Señor. Y note que la protección no se llevará a cabo en el cielo sino en el desierto, aquí en la Tierra.

Pero la historia no termina aquí. El contexto nos dice que al menos una parte del pueblo de Dios sufrirá persecución mientras él protege al resto de los fieles: “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17 Apocalipsis 12:17Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Es posible que el resultado de esta persecución sea el martirio.

La Biblia registra muchas maneras de las que Dios se valió para proteger a su pueblo en el pasado, pero no revela específicamente cómo, dónde o cuándo (ni tampoco a “quiénes”) protegerá en el tiempo del fin. No obstante, podemos confiar en que él nos revelará lo que necesitamos saber en el momento indicado. Entretanto, debemos enfocarnos en prepararnos espiritualmente para el retorno de Cristo y el establecimiento del reino de nuestro Padre (Mateo 24:38-51 Mateo 24:38-51 38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. 40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. 41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. 42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. 45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? 46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. 47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. 48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; 49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, 50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).