La función del bautismo en el arrepentimiento y el perdón

Usted está aquí

La función del bautismo en el arrepentimiento y el perdón

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados…” (Hechos de los Apóstoles 2:38 Hechos de los Apóstoles 2:38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Pedro dijo que el bautismo es una parte esencial del perdonar. Pero ¿dónde encaja el bautismo con la gracia de Dios y de Jesús? Mediante la fe en el sacrificio de Jesucristo, tenemos todos nuestros pecados y la culpa que albergábamos completamente eliminados. Por consiguiente estamos completamente limpios ante los ojos de Dios (Hechos de los Apóstoles 22:16 Hechos de los Apóstoles 22:16Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Es reconfortante saber que Dios no solamente perdona nuestros pecados, sino que también nos separa totalmente de ellos: “Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades” (Hebreos 8:12 Hebreos 8:12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El rey David fue impresionado por la plena misericordia y el perdón de Dios. Él escribió: “Tan grande es su amor por los que le temen como alto es el cielo sobre la tierra. Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente” (Salmos 103:11-12 Salmos 103:11-12 11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. 12 Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI). 

Por medio del profeta Isaías, Dios nos habla del perdón que resulta cuando nos arrepentimos y nos tornamos a él: “Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien… Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaias 1:16-18 Isaias 1:16-18 16 Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; 17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. 18 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Aquí es donde entra en juego el bautismo. Pablo explicó cómo somos limpiados y justificados con Dios: “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (1 Corintios 6:11). Jesucristo limpia la Iglesia “habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra” (Efesios 5:26 Efesios 5:26para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Este lavamiento que arranca la inmundicia acumulada por nuestros pecados es parte de lo que es simbolizado con el bautismo. Antes que Pablo fuese bautizado, Ananías dijo: “Y ahora, ¿qué esperas? Levántate, bautízate y lávate de tus pecados, invocando su nombre” (Hechos de los Apóstoles 22:16 Hechos de los Apóstoles 22:16Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI). Sumergiendo todo nuestro cuerpo bajo el agua, simbólicamente somos limpiados por completo.

Por supuesto, el agua es solamente un símbolo. En realidad, la purificación del pecado y la reconciliación con Dios es por la sangre derramada de Jesucristo, nuestro Salvador (Romanos 5:8-10 Romanos 5:8-10 8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 20:28 Hechos de los Apóstoles 20:28Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Sin su sacrificio, nuestros pecados no pueden ser lavados. Pero cuando nos sometemos a Dios y nos bautizamos como él quiere que seamos, estamos demostrando nuestra fe en que nuestros pecados pueden ser y serán limpiados por el sacrificio de Jesús.