¿Qué se decidió en la conferencia de Jerusalén?

Usted está aquí

¿Qué se decidió en la conferencia de Jerusalén?

Algunas personas creen que la decisión que  la iglesia tomó en Hechos 15 liberaba a los cristianos de la necesidad de obedecer las leyes reveladas en el Antiguo Testamento. ¿Es cierto esto? Para entender lo que realmente se decidió allí es necesario examinar el contexto histórico, cultural y bíblico.

Desde el principio de la conversión de gentiles “algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos” (Acts 15:1 Acts 15:1And certain men which came down from Judaea taught the brothers, and said, Except you be circumcised after the manner of Moses, you cannot be saved.
American King James Version×
). Según ellos, la circuncisión era cuestión de salvación. ¡Era un asunto de primordial importancia!

Pablo llevó entonces este asunto a los dirigentes de la iglesia para que se resolviera de una forma oficial (v. 2). “Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés” (v. 5). Al decir “la ley de Moisés”, se referían a los mandatos del pacto del Sinaí, incluidos tal vez algunos ritos y ceremonias, y definitivamente la circuncisión.

En el concilio de Jerusalén tanto Pedro como Pablo se dirigieron a la asamblea de ancianos. El tema de la circuncisión, decía Pedro, ya había sido definido por Dios mismo (vv. 7-9). El testimonio de Pedro aportó pruebas de que Dios les había dado el Espíritu Santo a gentiles que no estaban circuncidados (Acts 10:44-48 Acts 10:44-48 [44] While Peter yet spoke these words, the Holy Ghost fell on all them which heard the word. [45] And they of the circumcision which believed were astonished, as many as came with Peter, because that on the Gentiles also was poured out the gift of the Holy Ghost. [46] For they heard them speak with tongues, and magnify God. Then answered Peter, [47] Can any man forbid water, that these should not be baptized, which have received the Holy Ghost as well as we? [48] And he commanded them to be baptized in the name of the Lord. Then prayed they him to tarry certain days.
American King James Version×
). Como resultado de ello, sólo podían concluir que Dios no exige la circuncisión a los varones gentiles convertidos.

Pablo y Bernabé también explicaron cómo Dios había realizado milagros por medio de ellos y los había utilizado para llamar a gentiles a la iglesia (v. 12).

Cuatro requisitos para los conversos gentiles

Jacobo (o Santiago), medio hermano de Jesucristo, entonces anunció una conclusión: “Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre” (vv. 19-20).

Algunas personas se apoyan en estas palabras para decir que no se requería nada más de los primeros cristianos, que no tenían que guardar ninguna otra ley que se encuentre en el Antiguo Testamento (y que lo mismo se aplica a nosotros en la actualidad).

¿Tiene realmente sentido esta afirmación? Jacobo no dijo nada acerca de matar, robar, mentir, tomar el nombre de Dios en vano ni demás pecados. Según esto, ¿debemos concluir que los cristianos son ahora libres para hacer todas estas cosas malas y perversas? ¡Claro que no! Entonces, ¿por qué él mencionó sólo cuatro restricciones: contaminaciones de ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre?

El vínculo que une a estas cuatro cosas es la idolatría. Específicamente, cada una estaba ligada con formas paganas de adoración que eran comunes en los lugares en donde Dios estaba llamando a gentiles para que formaran parte de la iglesia. Cada una también violaba mandamientos bíblicos específicos (Exodus 20:2-6 Exodus 20:2-6 [2] I am the LORD your God, which have brought you out of the land of Egypt, out of the house of bondage. [3] You shall have no other gods before me. [4] You shall not make to you any graven image, or any likeness of any thing that is in heaven above, or that is in the earth beneath, or that is in the water under the earth. [5] You shall not bow down yourself to them, nor serve them: for I the LORD your God am a jealous God, visiting the iniquity of the fathers on the children to the third and fourth generation of them that hate me; [6] And showing mercy to thousands of them that love me, and keep my commandments.
American King James Version×
; Leviticus 20:10-20 Leviticus 20:10-20 [10] And the man that commits adultery with another man’s wife, even he that commits adultery with his neighbor’s wife, the adulterer and the adulteress shall surely be put to death. [11] And the man that lies with his father’s wife has uncovered his father’s nakedness: both of them shall surely be put to death; their blood shall be on them. [12] And if a man lie with his daughter in law, both of them shall surely be put to death: they have worked confusion; their blood shall be on them. [13] If a man also lie with mankind, as he lies with a woman, both of them have committed an abomination: they shall surely be put to death; their blood shall be on them. [14] And if a man take a wife and her mother, it is wickedness: they shall be burnt with fire, both he and they; that there be no wickedness among you. [15] And if a man lie with a beast, he shall surely be put to death: and you shall slay the beast. [16] And if a woman approach to any beast, and lie down thereto, you shall kill the woman, and the beast: they shall surely be put to death; their blood shall be on them. [17] And if a man shall take his sister, his father’s daughter, or his mother’s daughter, and see her nakedness, and she see his nakedness; it is a wicked thing; and they shall be cut off in the sight of their people: he has uncovered his sister’s nakedness; he shall bear his iniquity. [18] And if a man shall lie with a woman having her sickness, and shall uncover her nakedness; he has discovered her fountain, and she has uncovered the fountain of her blood: and both of them shall be cut off from among their people. [19] And you shall not uncover the nakedness of your mother’s sister, nor of your father’s sister: for he uncovers his near kin: they shall bear their iniquity. [20] And if a man shall lie with his uncle’s wife, he has uncovered his uncle’s nakedness: they shall bear their sin; they shall die childless.
American King James Version×
; Genesis 9:4 Genesis 9:4But flesh with the life thereof, which is the blood thereof, shall you not eat.
American King James Version×
; Leviticus 7:26-27 Leviticus 7:26-27 [26] Moreover you shall eat no manner of blood, whether it be of fowl or of beast, in any of your dwellings. [27] Whatever soul it be that eats any manner of blood, even that soul shall be cut off from his people.
American King James Version×
).

Es evidente, sin embargo, que los apóstoles tenían otras razones para prohibir todas estas cosas relacionadas con la idolatría. Querían asegurarse de que los conversos no judíos tuvieran acceso inmediato a las enseñanzas de la palabra de Dios, las Sagradas Escrituras (Romans 15:4 Romans 15:4For whatever things were written aforetime were written for our learning, that we through patience and comfort of the scriptures might have hope.
American King James Version×
; 2 Timoteo 3:15).

Veamos la razón expresada por Jacobo para establecer esas prohibiciones específicas: “Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo” (Acts 15:21 Acts 15:21For Moses of old time has in every city them that preach him, being read in the synagogues every sabbath day.
American King James Version×
). El propósito de esta conclusión un tanto sorpresiva es ahora más claro: Los apóstoles querían asegurarse de que cada nuevo gentil convertido pudiera adquirir por sí mismo esa instrucción, ya que se leían y se exponían las enseñanzas de Moisés cada sábado en las sinagogas.

Acceso a las Escrituras

En aquella época nadie tenía su propio ejemplar de la Biblia. Los rollos eran escritos a mano y eran muy costosos, de manera que sólo personas muy ricas podían darse el lujo de tener una biblioteca personal. Los únicos lugares en donde uno podía escuchar regularmente la lectura de la Biblia eran en el templo de Jerusalén o en las sinagogas judías que existían en las ciudades más grandes del Imperio Romano.

Al renunciar a cualquier forma de asociación con la idolatría y escoger adorar solamente al Dios verdadero de las Escrituras, estos nuevos conversos gentiles podían asistir a las sinagogas judías. Entonces podrían aprender las enseñanzas básicas de las Sagradas Escrituras cada sábado. En lugares en donde todavía no se habían establecido congregaciones cristianas, la sinagoga era el único centro organizado en donde se podían aprender las Escrituras.

Pablo confirma plenamente la importancia de que los nuevos conversos fueran instruidos en las Escrituras. En una carta a Timoteo, un joven ministro que le ayudaba en el servicio a estos gentiles convertidos, Pablo afirma que “toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para . . . instruir en justicia” (2 Timoteo 3:16).

Incluso recordó a los gentiles convertidos en Roma que “la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romans 10:17 Romans 10:17So then faith comes by hearing, and hearing by the word of God.
American King James Version×
). En esa época la única “Escritura” y “palabra de Dios” que ellos conocían es la que hoy llamamos el Antiguo Testamento. El Nuevo Testamento ni siquiera existía.

Está claro que Pablo esperaba que los gentiles conversos se esforzaran tanto para oír como para aprender la inspirada palabra de Dios. Sin embargo, cuando la iglesia empezó a aceptar por primera vez a gentiles convertidos, no tenía todavía la capacidad de instruir en las Escrituras a los creyentes no judíos en cada ciudad, especialmente en aquellas ciudades donde no había congregaciones cristianas.

Pero si gentiles incircuncisos se comprometían a servir únicamente al Dios verdadero y viviente de la Biblia, los judíos los recibían en las sinagogas para que aprendieran la verdad de Dios.

El Nuevo Testamento muestra que los primeros gentiles convertidos se familiarizaron rápidamente con las Escrituras. Y ya que las Escrituras utilizadas por los judíos y los cristianos eran exactamente las mismas, los apóstoles aceptaban el hecho de que los nuevos creyentes gentiles se unieran a los judíos y a los judíos cristianos que asistían a los servicios en la sinagoga cada sábado.

La Biblia registra que muchos gentiles escucharon por primera vez la predicación de Pablo en la sinagoga en donde estaban asistiendo a los servicios junto con los judíos (Acts 17:1-4 Acts 17:1-4 [1] Now when they had passed through Amphipolis and Apollonia, they came to Thessalonica, where was a synagogue of the Jews: [2] And Paul, as his manner was, went in to them, and three sabbath days reasoned with them out of the scriptures, [3] Opening and alleging, that Christ must needs have suffered, and risen again from the dead; and that this Jesus, whom I preach to you, is Christ. [4] And some of them believed, and consorted with Paul and Silas; and of the devout Greeks a great multitude, and of the chief women not a few.
American King James Version×
, Acts 17:10-12 Acts 17:10-12 [10] And the brothers immediately sent away Paul and Silas by night to Berea: who coming thither went into the synagogue of the Jews. [11] These were more noble than those in Thessalonica, in that they received the word with all readiness of mind, and searched the scriptures daily, whether those things were so. [12] Therefore many of them believed; also of honorable women which were Greeks, and of men, not a few.
American King James Version×
, Acts 17:16-17 Acts 17:16-17 [16] Now while Paul waited for them at Athens, his spirit was stirred in him, when he saw the city wholly given to idolatry. [17] Therefore disputed he in the synagogue with the Jews, and with the devout persons, and in the market daily with them that met with him.
American King James Version×
). Tanto la sinagoga como las Sagradas Escrituras eran algo fundamental en la obra de Pablo de convertir tanto a judíos como a gentiles.

Tanto Pablo como sus conversos consideraban que las Sagradas Escrituras, tal como eran enseñadas por los judíos en las sinagogas, eran el fundamento de sus creencias. Así, no le era necesario explicar hasta el más mínimo detalle el camino de vida que esos nuevos conversos tenían que aprender. Cuando estaba en una ciudad por poco tiempo, Pablo concentraba sus esfuerzos en explicar el papel y la misión de Jesucristo y después se iba para otra ciudad.

Él sabía que los gentiles convertidos podían continuar recibiendo instrucción básica de las Escrituras y el camino de vida de Dios si asistían regularmente a los servicios de la sinagoga. Y el hecho de que en sus cartas a las congregaciones gentiles él citaba frecuentemente de las mismas Escrituras que utilizaban los judíos, nos da un indicio claro de que todos los gentiles tenían acceso a esta instrucción sin importar dónde vivían.