Los apóstoles, el Antiguo Testamento y la ley de Dios

Usted está aquí

Los apóstoles, el Antiguo Testamento y la ley de Dios

“Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos de los Apóstoles 5:29 Hechos de los Apóstoles 5:29Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Como hemos visto repetidamente, uno de los conceptos más tergiversados acerca del nuevo pacto es la idea de que por medio de él Jesucristo abolió la necesidad de obedecer las leyes contenidas en el Antiguo Testamento. Este falso concepto ha sido enseñado, con muchas variaciones, por cerca de 2000 años. Por lo tanto, es esencial que dejemos muy claro lo que los apóstoles de Jesús realmente enseñaron acerca de las leyes que definen la justicia tal como aparecen en el Antiguo Testamento.

En un índice de la Complete Jewish Bible (“Biblia judía completa”) hay un listado de 695 citas diferentes de pasajes del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento (David Stern, 1998, pp. 1610-1615). Además, en varias decenas de otros pasajes se hace referencia al Antiguo Testamento (como por ejemplo en los casos en los que se menciona un personaje del Antiguo Testamento) pero sin citarlo textualmente.

Dependiendo de la obra y del erudito que uno consulte, el número de citas y referencias del Antiguo Testamento en el Nuevo ¡puede llegar a 4105! (Roger Nicole, Expositor’s Bible Commentary [“Comentario bíblico del expositor”], 1979, 1:617). En comparación, los escritores del Nuevo Testamento sólo se citan entre sí cuatro veces. Sin embargo, algunas personas todavía argumentan que lo que enseña el Nuevo Testamento es que el Antiguo Testamento es obsoleto, válido tan sólo para un pueblo específico en un momento limitado de la historia.

El Expositor’s Bible Commentary (“Comentario bíblico del expositor”) explica cuánto del pensamiento del Antiguo Testamento ha penetrado en el pensamiento y los escritos de los autores del Nuevo Testamento: “Una característica sobresaliente del N[Nuevo] T[Testamento] es el grado en el que alude al A[Antiguo] T[Testamento] y lo cita. Apela al AT para ofrecer pruebas de las declaraciones que hace, confirmación de las posiciones que expone, ilustración de los principios que enseña y respuestas a las preguntas que suscita.

”Con frecuencia, aun cuando no se da una cita formal o tal vez nunca se haya pretendido darla, los escritores del NT siguen ciertos patrones de pensamiento o expresión propias de los pasajes del AT. Es evidente que los escritores del NT y nuestro Señor mismo estaban tan embebidos en el lenguaje y las verdades de la revelación del AT que se expresaron naturalmente en términos muy propios de éste” ( ibídem ).

Aquellos que insisten en que el Nuevo Testamento enseña que el Antiguo Testamento está fuera de moda y es de poca importancia para los cristianos en la actualidad, ¡pasan por alto las abundantes pruebas contrarias a esto que se encuentran en el mismo Nuevo Testamento!

La forma más fácil de entender cómo se aplica el Antiguo Testamento a los cristianos en el nuevo pacto es ver sencillamente lo que los apóstoles enseñaron acerca del tema. Al fin y al cabo, estos hombres fueron los más cercanos a Jesucristo, por haber estado mucho tiempo con él y haber sido enseñados personalmente por él mismo.

Primero veremos a Santiago, Pedro, Juan y Judas, cuyas epístolas llevan sus nombres. Sus escritos son llamados “epístolas generales” porque estaban dirigidas a todos los cristianos primitivos y contienen instrucción cristiana general. Luego, dejaremos que Pablo explique por sí mismo lo que creía acerca de obedecer las Escrituras del Antiguo Testamento.

La perspectiva de Santiago acerca de la ley

Al parecer, Santiago fue el primero de estos cuatro escritores, y su epístola fue escrita antes del 62 d.C., año en que fue martirizado. Por ser medio hermano de Jesús (Mateo 13:55 Mateo 13:55¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), sin dudas conocía muy bien la actitud y perspectiva que éste tenía con respecto al Antiguo Testamento y a las leyes de Dios.

Santiago no podría haber sido más claro acerca de cómo entendía que se aplicaban las leyes de Dios a los cristianos. Se refiere a ellas como a “la ley real” y “la ley de la libertad” (Santiago 2:8 Santiago 2:8Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 12), reconociendo que la obediencia a la ley nos libera del pecado y sus nocivas consecuencias. “Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace” (Santiago 1:25 Santiago 1:25Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Nuevamente, de una forma específica él sostiene que es necesario guardar los mandamientos de Dios: “Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis” (Santiago 2:8 Santiago 2:8Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, citado de Levítico 19:18 Levítico 19:18No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Y prosigue explicando que uno no puede escoger qué mandamientos de Dios va obedecer, y concluye diciendo que debemos hablar y actuar “como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad” (v. 12).

Santiago nos dice además que afirmar simplemente que tenemos fe y creemos en Dios es inútil, porque incluso los demonios reconocen esto (v. 19). Se vale de los ejemplos del Antiguo Testamento de Abraham y Rahab para mostrar que nuestra fe debe ir acompañada de acciones; en otras palabras, que la fe sin obras está muerta (vv. 17-26).

Él señala además que no basta con simplemente evitar el pecado; dice que si sabemos hacer el bien pero no lo hacemos, esto también es pecado (Santiago 4:17 Santiago 4:17y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como Jesús lo hizo en el Sermón del Monte (Mateo 5:17-48 Mateo 5:17-48 17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. 19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. 20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. 21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. 23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante. 27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 31 También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio. 32 Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio. 33 Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. 34 Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36 Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. 37 Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede. 38 Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. 39 Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; 40 y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; 41 y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, vecon él dos. 42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. 43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. 44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? 48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), Santiago afirma que los cristianos deben seguir una norma más alta de conducta que simplemente la letra de la ley. Debemos vivir de acuerdo con su plena intención espiritual.

Pedro se apoya en el Antiguo Testamento

El apóstol Pedro era un líder entre los apóstoles y desempeñó un papel importante en la iglesia primitiva. Las únicas epístolas de Pedro que fueron preservadas son las que llevan su nombre: 1 y 2 de Pedro, aparentemente escritas pocos años antes de que fuera martirizado en el año 67 o 68 d.C.

¿Qué nos muestran estas cartas acerca de la perspectiva que Pedro tenía del Antiguo Testamento y la ley de Dios? Mientras que el tema de guardar la ley no se toca directamente en las epístolas de Pedro, lo que escribe deja muy claro lo que piensa al respecto.

Él repite el mandamiento de Dios en Levítico 11:44 Levítico 11:44Porque yo soy Jehová vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo; así que no contaminéis vuestras personas con ningún animal que se arrastre sobre la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, diciendo: “Como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está [en el Antiguo Testamento]: Sed santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:15-16). Al citar Isaias 40:8 Isaias 40:8Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
nos recuerda que “la palabra del Señor permanece para siempre” (v. 25).

Pedro compara la iglesia con un nuevo templo que está siendo construido por Dios (1 Pedro 2:5), y describe a los miembros de la iglesia como el nuevo sacerdocio dedicado al servicio de Dios (vv. 5, 9). Se refiere a Sara, Abraham y Noé para respaldar varias de sus exhortaciones (1 Pedro 3:6, 1 Pedro 3:20). En su primera epístola, cita del Antiguo Testamento más de 12 veces como respaldo para lo que está diciendo.

En su segunda epístola, escrita poco antes de su muerte (2 Pedro 1:14-15; comparar con Juan 21:18-19 Juan 21:18-19 18 De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas a donde querías; mas cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no quieras. 19 Esto dijo, dando a entender con qué muerte había de glorificar a Dios. Y dicho esto, añadió: Sígueme.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), Pedro nos recuerda que los profetas del Antiguo Testamento hablaron (y escribieron) por inspiración del santo Espíritu de Dios (2 Pedro 1:20-21). Habla acerca del pavoroso juicio que Dios va a traer por el pecado de la humanidad, utilizando como ejemplos de ello el mundo lleno de pecado de la época de Noé y las degeneradas ciudades de Sodoma y Gomorra que Dios exterminó como “ejemplo a los que habían de vivir impíamente” (2 Pedro 2:5-6).

También utiliza al profeta Balaam como ejemplo de la desobediencia a los mandamientos de Dios, que trae condenación (v. 15). Y nos recuerda la necesidad de que tengamos “memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas” en el Antiguo Testamento, así como de las palabras de los apóstoles (2 Pedro 3:2).

Juan enseña la necesidad de obedecer los mandamientos de Dios

Juan, “el discípulo a quien amaba Jesús” (ver Juan 21:7 Juan 21:7Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Juan 21:20 Juan 21:20Volviéndose Pedro, vio que les seguía el discípulo a quien amaba Jesús, el mismo que en la cena se había recostado al lado de él, y le había dicho: Señor, ¿quién es el que te ha de entregar?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Juan 21:24 Juan 21:24Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas; y sabemos que su testimonio es verdadero.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), repetidamente nos habla en sus epístolas acerca de la necesidad de guardar los mandamientos de Dios. Al parecer, éstas fueron escritas entre el 85 y el 95 d.C., cuando él era el último de los 12 apóstoles originales que todavía estaba vivo. Sus contundentes argumentos hablan por sí mismos:

“Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso y la verdad no está en él” (1Juan 2:3-4 Juan 2:3-4 3 Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. 4 Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” (1Juan 3:4 Juan 3:4Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos , y hacemos las cosas que son agradables delante de él” (1Juan 3:22 Juan 3:22Después de esto, vino Jesús con sus discípulos a la tierra de Judea, y estuvo allí con ellos, y bautizaba.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” (1Juan 5:2-3 Juan 5:2-3 2 Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. 3 En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos . . .” (2 Juan 6).

Judas y el Antiguo Testamento

Judas, al igual que Santiago, era también medio hermano de Jesús (Mateo 13:55 Mateo 13:55¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y lo conoció desde la infancia. Aunque su corta epístola consta de tan sólo 25 versículos, logra incluir en ella muchas referencias al Antiguo Testamento, entre ellas el peregrinaje de Israel por el desierto, Sodoma y Gomorra, Moisés, Caín, Balaam, Coré y Enoc.

El testimonio de estos hombres que aprendieron personalmente de Jesucristo es muy claro. Creían que el Antiguo Testamento era la inspirada revelación de Dios a la humanidad en todos los tiempos y afirmaron que guardar los mandamientos de Dios continúa siendo un requisito para los cristianos en la actualidad.

Cómo fueron torcidas las enseñanzas de Pablo

Pablo le escribió al evangelista Timoteo: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17).

Ya que Pablo había definido “las Sagradas Escrituras” en el versículo anterior como algo que Timoteo había conocido “desde la niñez”, esto sólo podría estarse refiriendo al Antiguo Testamento, ya que el Nuevo Testamento aún no había sido escrito ni recopilado. Así que resulta obvio y claro que Pablo pensaba que era necesario entender el Antiguo Testamento y vivir de acuerdo con él.

Sin embargo, muchos teólogos y predicadores en la actualidad piensan que Pablo tenía las Escrituras del Antiguo Testamento por obsoletas. Creen que él fue la primera persona que enseñó que estas Escrituras ya no son necesarias como la guía y la autoridad para los cristianos.

Para llegar a esta conclusión tergiversan algunos pasajes de Pablo que son difíciles de entender y se valen de ellos para respaldar su afirmación de que Jesucristo, al morir en la cruz, abolió la ley del Antiguo Testamento.

Al decir esto, hacen caso omiso de la advertencia que Pedro hizo al decir: “Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito . . . algunas [cosas] difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen , como también las otras Escrituras, para su propia perdición” (2 Pedro 3:15-16).

Cuando examinamos cuidadosamente los escritos de Pablo, es absurdo suponer que utilizó como respaldo para su autoridad los mismos escritos que supuestamente estaba desestimando. ¡Él continuamente se apoyaba en el Antiguo Testamento como la principal autoridad para lo que enseñaba!

Pablo defiende su fidelidad a las Escrituras

Las primeras acusaciones en el sentido de que Pablo estaba desdeñando la ley de Dios provinieron de ciertos judíos que se oponían vehementemente a que él predicara que los gentiles podían ser salvos sin someterse al rito de la circuncisión. Lo acusaron falsamente de abandonar la ley de Dios y su herencia judía. Pablo negó la acusación firmemente y dejó claro que tenía un respaldo en las Escrituras para sus enseñanzas y su comportamiento.

Para ayudar a demostrar que las acusaciones de que Pablo estaba abandonando la ley de Dios no eran ciertas, algunos cristianos en Jerusalén le pidieron que acompañara a cuatro cristianos judíos a realizar ritos de purificación en el templo, tal como estaba estipulado en la ley bíblica (Hechos de los Apóstoles 21:17-26 Hechos de los Apóstoles 21:17-26 17 Cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con gozo. 18 Y al día siguiente Pablo entró con nosotros a ver a Jacobo, y se hallaban reunidos todos los ancianos; 19 a los cuales, después de haberles saludado, les contó una por una las cosas que Dios había hecho entre los gentiles por su ministerio. 20 Cuando ellos lo oyeron, glorificaron a Dios, y le dijeron: Ya ves, hermano, cuántos millares de judíos hay que han creído; y todos son celosos por la ley. 21 Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres. 22 ¿Qué hay, pues? La multitud se reunirá de cierto, porque oirán que has venido. 23 Haz, pues, esto que te decimos: Hay entre nosotros cuatro hombres que tienen obligación de cumplir voto. 24 Tómalos contigo, purifícate con ellos, y paga sus gastos para que se rasuren la cabeza; y todos comprenderán que no hay nada de lo que se les informó acerca de ti, sino que tú también andas ordenadamente, guardando la ley. 25 Pero en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando que no guarden nada de esto; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación. 26 Entonces Pablo tomó consigo a aquellos hombres, y al día siguiente, habiéndose purificado con ellos, entró en el templo, para anunciar el cumplimiento de los días de la purificación, cuando había de presentarse la ofrenda por cada uno de ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pablo aprovechó la oportunidad, ansioso de acallar a sus críticos y confirmar públicamente su fidelidad a las Escrituras.

Sin embargo, “cuando estaban para cumplirse los siete días, unos judíos de Asia, al verle en el templo, alborotaron a toda la multitud y le echaron mano, dando voces: ¡Varones israelitas, ayudad! Este es el hombre que por todas partes enseña a todos contra el pueblo, la ley y este lugar; y además de esto, ha metido a griegos en el templo, y ha profanado este santo lugar” (vv. 27-28).

Ellos estaban mintiendo; sin embargo, se formó una revuelta y el comandante romano tuvo que rescatar a Pablo de la turba judía enloquecida que trataba de matarlo.

Pablo pidió permiso para hablar en defensa propia ante la turba. Le fue concedido el permiso (v. 40) y habló. Después fue llevado ante el Sanedrín, el máximo tribunal de los judíos, y de allí fue transferido a la ciudad de Cesarea en la costa mediterránea para comparecer delante del gobernador romano Félix. El comandante romano de la guarnición en Jerusalén, en una carta a Félix, incluyó esta explicación: “A este hombre, aprehendido por los judíos, y que iban ellos a matar, lo libré yo acudiendo con la tropa, habiendo sabido que era ciudadano romano. Y queriendo saber la causa por qué le acusaban, le llevé al concilio de ellos; y hallé que le acusaban por cuestiones de la ley de ellos, pero que ningún delito tenía digno de muerte o de prisión” (Hechos de los Apóstoles 23:27-29 Hechos de los Apóstoles 23:27-29 27 A este hombre, aprehendido por los judíos, y que iban ellos a matar, lo libré yo acudiendo con la tropa, habiendo sabido que era ciudadano romano. 28 Y queriendo saber la causa por qué le acusaban, le llevé al concilio de ellos; 29 y hallé que le acusaban por cuestiones de la ley de ellos, pero que ningún delito tenía digno de muerte o de prisión.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Veamos cómo Pablo se defendió de las falsas acusaciones: “Habiéndole hecho señal el gobernador a Pablo para que hablase, éste respondió: Porque sé que desde hace muchos años eres juez de esta nación, con buen ánimo haré mi defensa. Como tú puedes cerciorarte, no hace más de doce días que subí a adorar a Jerusalén; y no me hallaron disputando con ninguno, ni amotinando a la multitud; ni en el templo, ni en las sinagogas ni en la ciudad; ni te pueden probar las cosas de que ahora me acusan. Pero esto te confieso, que . . . sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas; teniendo esperanza en Dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos. Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres” (Hechos de los Apóstoles 24:10-16 Hechos de los Apóstoles 24:10-16 10 Habiéndole hecho señal el gobernador a Pablo para que hablase, éste respondió: Porque sé que desde hace muchos años eres juez de esta nación, con buen ánimo haré mi defensa. 11 Como tú puedes cerciorarte, no hace más de doce días que subí a adorar a Jerusalén; 12 y no me hallaron disputando con ninguno, ni amotinando a la multitud; ni en el templo, ni en las sinagogas ni en la ciudad; 13 ni te pueden probar las cosas de que ahora me acusan. 14 Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas; 15 teniendo esperanza en Dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos. 16 Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¡Cuán claro! Años después de haberse convertido al cristianismo, Pablo declaraba que todavía creía “todas las cosas que en la ley y en los profetas [términos judíos para todo el Antiguo Testamento] están escritas”. Este testimonio, de los propios labios de Pablo, quita toda duda sobre su posición frente a la ley de Dios.

Segunda defensa de Pablo ante la corte

Dos años más tarde Pablo tuvo que comparecer nuevamente ante la corte y un nuevo gobernador romano, Porcio Festo (v. 27). “Cuando éste llegó, lo rodearon los judíos que habían venido de Jerusalén, presentando contra él muchas y graves acusaciones, las cuales no podían probar; alegando Pablo en su defensa: Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra César he pecado en nada” (Hechos de los Apóstoles 25:7-8 Hechos de los Apóstoles 25:7-8 7 Cuando éste llegó, lo rodearon los judíos que habían venido de Jerusalén, presentando contra él muchas y graves acusaciones, las cuales no podían probar; 8 alegando Pablo en su defensa: Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra César he pecado en nada.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Estas comparecencias oficiales son muy importantes porque establecen, en las propias palabras de Pablo, que continuaba firmemente comprometido tanto a creer como a cumplir todas las leyes de Dios, las mismas leyes que los judíos afirmaban obedecer. Ninguno de sus detractores pudo probar de alguna manera lo contrario. Todas las acusaciones eran falsas, al igual que las que en la actualidad afirman que él enseñó en contra de las leyes del Antiguo Testamento.

Sin embargo, esos rumores falsos y calumniosos que hace mucho tiempo comenzaron con los acusadores falsos de Pablo, todavía circulan en la actualidad. Se han convertido en el fundamento de lo que comúnmente se llama “la teología paulina”.

Esta filosofía teológica todavía presenta a Pablo como alguien empeñado en separar al cristianismo de sus raíces judías. Lo presenta como alguien que rechazó su herencia bíblica y efectuó cambios en sus enseñanzas que repudiaban las leyes del Antiguo Testamento.

Pero, como hemos explicado anteriormente, esto está muy lejos de lo que Pablo creyó y enseñó. En toda su vida Pablo defendió que “la Escritura” del Antiguo Testamento era no sólo inspirada por Dios sino también “útil . . . para instruir en justicia” a todos los cristianos (2 Timoteo 3:15-17).

Estas Escrituras contienen la ley de Dios, que establece la diferencia entre la justicia y el pecado. No debe sorprendernos, por lo tanto, que Pablo exclamara: “Pero yo no conocí el pecado sino por la ley . . .” (Romanos 7:7 Romanos 7:7¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).