El ascetismo que estaba afectando a los colosenses

Usted está aquí

El ascetismo que estaba afectando a los colosenses

Pablo advirtió a los cristianos gentiles que estaban en Colosas: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2:8 Colosenses 2:8Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Algunos creen que lo que Pablo les estaba diciendo era que debían evitar a aquellos que enseñaban que las leyes de Dios con respecto al sábado, los días de fiesta, las restricciones dietéticas, etc., todavía estaban vigentes. Pero esto es totalmente falso, ya que Pablo enseñó en varios pasajes que los cristianos, judíos y gentiles por igual, debían guardar estas leyes.

La descripción más precisa de la filosofía contra la cual Pablo les estaba advirtiendo se encuentra en Colosenses 2:20-23 Colosenses 2:20-23 20 Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos 21 tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques 22 (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? 23 Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. Los ascetas afirmaban ser superiores porque se basaban en una perspectiva falsa de “sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo” (v. 23).

Pablo indica que el hacer pasar esas creencias ascéticas como si equivalieran y estuvieran en armonía con los aspectos fundamentales o las cosas elementales del kosmos, que en griego quiere decir los principios básicos del mundo, es lo que le daba a la filosofía su atractivo.

El análisis del Dr. Troy Martin, profesor de estudios religiosos en la Universidad de San Javier, en Chicago, acerca de la gramática y la sintaxis de los versículos 20-23, arroja luz sobre los principales componentes de una filosofía que se autoproclamaba como “sabiduría” y que Pablo rechazó.

El versículo 23 dice: “Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne”.

El profesor Martin explica: “Aunque Colosenses 2:20-23 Colosenses 2:20-23 20 Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos 21 tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques 22 (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? 23 Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
es desde el punto de vista sintáctico una de las frases más difíciles del Nuevo Testamento, es posible entenderla y traducirla acertadamente . . . [y así nos provee de] una información importante acerca de los opositores.

”Ya que las prácticas mencionadas en la apódosis [la cláusula de una frase condicional que indica los resultados ] no son de los que leen, y ya que el autor está advirtiendo a sus lectores en contra de adoptar las prácticas de sus oponentes, el tipo de dogmatismo mencionado en la apódosis probablemente se origina con los opositores.

”Esta posibilidad se incrementa porque en el versículo 20, que asegura que los elementos del cosmos son la base del dogmatismo, es congruente con el versículo 8, que afirma que los mismos elementos son la base de la tradición filosófica de los oponentes. Esta probabilidad se incrementa aún más porque la frase ‘en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres’, utilizado en el versículo 22 para describir el dogmatismo, es similar a la frase ‘según las tradiciones de los hombres’ que en el versículo 8 describe el método filosófico de los opositores.

”Es más, los ejemplos explícitos, dogmáticos, dados en el versículo 21 implican una situación definida en contra de la cual está reaccionando el autor. Estas admoniciones ascéticas probablemente pertenecen a los oponentes porque el versículo 23 establece su forma severa de tratar el cuerpo, y el versículo 16 menciona sus objeciones a la comida y bebida de los colosenses.

”La referencia a la reputación de los mandamientos y enseñanzas de hombres en el versículo 23 implica una tradición específica, reconocible, que es diferente de la tradición cristiana del autor y de sus lectores . . .

”Hay varias características de los opositores que surgen de este pasaje. Primero, ellos están enfrascados en un dogmatismo basado en un concepto particular [su análisis de los principios básicos del mundo]. Su dogmatización surge de una consideración de los elementos del cosmos [es decir, el mundo que nos rodea] e implica una abstinencia total de los bienes de consumo [‘cosas que todas se destruyen con el uso’, v. 22) que no ocurren naturalmente.

”Segundo, su dogmatismo es congruente con el concepto que tienen de sí mismos de que son habitantes del cosmos [nuevamente, el mundo que nos rodea].

”Tercero, su dogmatismo también es congruente con los mandamientos y enseñanzas de hombres que tienen reputación de sabiduría. Estos mandamientos y enseñanzas tienen posiblemente una reputación positiva porque tienen que ver con la adoración voluntaria y con la humildad. Esta humildad no es una humildad social que muestra cortesía por los demás, sino una humildad ascética que se refleja en un duro trato del cuerpo.

”Para los oponentes . . . su dogmatismo es un programa positivo que integra correctamente en el orden cósmico a aquellos que habitan el cosmos” ( By Philosophy and Empty Deceit: Colossians as Response to a Cynic Critique [“Con filosofías y huecas sutilezas: Colosenses como respuesta a una crítica cínica”], 1996; pp. 55-56).

Con estas y otras consideraciones el profesor Martin concluye: “Toda la cláusula relativa compleja en [Colosenses] 2:23 que califica los mandamientos y enseñanzas de hombres y concluye la apódosis [la cláusula que indica el resultado ] de la oración condicional que comienza en el versículo 20, puede ser ahora traducida. De hecho, la oración condicional completa de Colosenses 2:20-23 Colosenses 2:20-23 20 Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos 21 tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques 22 (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? 23 Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
puede ser traducida de esta manera:

”Si ustedes han muerto con Cristo, ¿se están decretando algo para sí mismos a partir de los elementos del cosmos como si ustedes estuvieran viviendo en el cosmos [es decir, el orden del mundo que nos rodea]? ¿Se están decretando para sí mismos cosas tales como: ‘No manejes, ni gustes, ni aun toques ninguna de las cosas que están destinadas a destruirse mediante el consumo humano?’ ¿Se están decretando algo para sí mismos de acuerdo con mandamientos y enseñanzas de hombres que son para la satisfacción de la carne aunque tienen reputación de sabiduría debido al culto voluntario y a una humildad que consiste en duro trato del cuerpo, pero no (una humildad) que honra a alguien más?” ( ibídem , pp. 54-55, énfasis del autor).

Estas características, concluye el profesor Martin, parecen señalar hacia la filosofía cínica del ascetismo como la que estaba desafiando la fe de los colosenses en la sabiduría divinamente revelada que conduce a la vida eterna por medio de Jesucristo. Esta filosofía de ascetismo extremo, que florecía en esa época, presentaba engañosamente sus enseñanzas como una personificación de la humildad y la sabiduría. Pablo argumentaba en contra de la filosofía humana mal encaminada y no en contra de la necesidad de guardar la ley de Dios.