¿Cómo se relaciona la justificación con la salvación?

Usted está aquí

¿Cómo se relaciona la justificación con la salvación?

Descargar

Descargar

¿Cómo se relaciona la justificación con la salvación?

×

Para entender la relación entre la justificación y la salvación, necesitamos entender las diferentes formas en que estos términos se utilizan.

Comencemos con el significado de salvación. Tal vez alguien le haya preguntado: “¿Es usted salvo?” Esto inmediatamente trae a colación otra pregunta: “¿Salvo de qué?”

En su carta a los romanos Pablo explica el terrible aprieto en el que se encuentran los seres humanos. Primero nos dice: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23 Romanos 3:23por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Y luego: “La paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23 Romanos 6:23Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Por lo tanto, la salvación (liberación o rescate divino) es del pecado y de sus consecuencias; la consecuencia final es la muerte: perpetua y eterna, como lo demuestran otros pasajes. La última parte de Romanos 6:23 Romanos 6:23Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
establece el resultado final de la salvación: “. . . mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”.

La salvación se lleva a cabo en varias etapas

La salvación de Dios se realiza en varias etapas. Jesús murió para pagar la pena de nuestros pecados. Cuando hay arrepentimiento (que incluye además un compromiso de obedecer a Dios) y fe en el sacrificio de Cristo, somos liberados de la pena de muerte. Entonces estamos bajo la gracia, ya no bajo el dominio del pecado y de la muerte (Romanos 6:14 Romanos 6:14Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Mientras continuemos con Dios, sin apartarnos de su forma de vida, somos salvos. Este es el sentido de la salvación como está descrita en Efesios 2: “por gracia sois salvos” (vv. 5, 8).

Sin embargo, los cristianos todavía tropiezan y pecan (1Juan 1:8 Juan 1:8No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y cada pecado es algo serio que requiere renovado arrepentimiento. De hecho, si nos negamos a arrepentirnos durante un período prolongado, esto puede llevarnos finalmente a rechazar a Dios y a perder la salvación (Hebreos 2:3 Hebreos 2:3¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hebreos 6:4-8 Hebreos 6:4-8 [4] Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, [5] y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, [6] y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio. [7] Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios; [8] pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hebreos 10:26-31 Hebreos 10:26-31 [26] Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, [27] sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. [28] El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. [29] ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? [30] Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. [31] ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Así, cada vez que buscamos y recibimos el perdón de Dios, se renueva la salvación; esto es, la salvación de rechazar a Dios y recibir el terrible castigo que esto implica. No sólo hemos sido “salvos” en cierta forma, sino que también los seguidores “se salvan” en un proceso activo que se está llevando a cabo actualmente (ver Hechos de los Apóstoles 2:47 Hechos de los Apóstoles 2:47alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1 Corintios 1:18; 2 Corintios 2:15).

No debemos dejar pasar la ocasión de señalar aquí que el proceso de arrepentimiento continuo y la restauración de Dios es parte de lo que la Escritura llama “santificación”, el ser santificado o apartado para Dios. Hebreos 10:10 Hebreos 10:10En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
dice que “somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Cristo hecha una vez para siempre”.

El versículo 14 dice: “porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados”. Ser santificados tiene un paralelo con ser salvos en el momento del arrepentimiento y el perdón iniciales. Pero tanto la santificación como la salvación son parte también de un proceso continuo de arrepentimiento y cambio.

Desde luego, el meollo de la salvación es el resultado final: la vida eterna en el Reino de Dios. Esta recompensa sólo vendrá después de un esfuerzo consciente a luchar y a vencer.

Jesús habló de este aspecto primordial de la salvación en estos términos: “Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mateo 24:13 Mateo 24:13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 13:13 Marcos 13:13 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La salvación que se menciona aquí está todavía en el futuro (ver Hechos de los Apóstoles 15:11 Hechos de los Apóstoles 15:11Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 5:9-10 Romanos 5:9-10 [9] Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. [10] Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Y el proceso de salvación que estamos experimentando en la actualidad no tiene ningún valor para nosotros si no nos lleva a esta salvación final en el futuro.

El significado de justificación

Unido a la salvación está el asunto de la justificación. Este término se refiere a ser hechos justos, correctos o rectos. Literalmente significa ser enderezados, perfectamente alineados (con Dios).

Inicialmente, somos justificados o alineados con Dios cuando, en arrepentimiento y en fe en la sangre derramada de Cristo como expiación por nuestros pecados, se nos perdonan éstos y Dios nos considera justos. Pablo se refiere a esto al decir: “le fue contada por justicia” (Romanos 4:20-25 Romanos 4:20-25 [20] Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, [21] plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; [22] por lo cual también su fe le fue contada por justicia. [23] Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada, [24] sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, [25] el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La justificación, en este sentido, también se conoce como reconciliación. Corresponde al aspecto de la salvación según el cual hemos sido salvados del pecado y de la muerte en tanto nos mantengamos en el camino de Dios.

Sin embargo, como dijimos anteriormente, los cristianos no mantienen una obediencia perfecta; todavía pecan. Por tanto, necesitan mantenerse alineados con Dios (para poder permanecer justificados) y, cuando se desalinean porque pecan, necesitan continuamente volverse a alinear (justificar o reconciliar).

El apóstol Santiago explica que “el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe” (Santiago 2:24 Santiago 2:24Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Estaba hablando de mantener la justificación por medio de las obras. Y sin embargo, tal como Pablo lo explicó, el esfuerzo de los seres humanos por sí mismo no puede lograr la obediencia que Dios requiere. Sólo cuando Cristo vive en nosotros por medio del Espíritu Santo podemos tener éxito en la obediencia y permanecer justificados (comparar Gálatas 2:20 Gálatas 2:20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 7:7 Romanos 7:7¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
to 8:11).

Y afortunadamente, cuando caemos en el pecado y nos apartamos de Dios, todavía tenemos la sangre de Cristo para justificarnos en nuestra lucha por vencer. La justificación continua —por medio del fortalecimiento de Cristo y la aplicación de su sacrificio cuando nos quedamos cortos y fallamos— corresponde al proceso actual de “ser salvos”.

Esto nos llevará a la salvación final. Para concluir, veamos en Romanos 5:1-11 Romanos 5:1-11 [1] Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; [2] por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. [3] Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; [4] y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; [5] y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. [6] Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. [7] Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. [8] Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. [9] Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. [10] Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. [11] Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
un contraste entre la justificación pasada por medio del sacrificio de Cristo, y la salvación futura por medio de su vida en nosotros, lo que nos ayudará a perfeccionarnos en la obediencia.

Pablo escribe al respecto: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz [es decir, reconciliación] para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes [por haber sido salvados en cierto sentido], y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios [que aún pertenece al futuro]. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones [problemas actuales], sabiendo que la tribulación produce paciencia [perseverancia en fe y en obediencia]; y la paciencia, prueba; y la prueba esperanza [en una salvación futura]; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios [que en 1Juan 5:3 Juan 5:3En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se define como la obediencia a los mandamientos de Dios] ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Porque Cristo, cuando aún éramos débiles [incapaces de obedecer adecuadamente], a su tiempo murió por los impíos . . . Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira [el castigo por el pecado, la muerte]. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida [dentro de nosotros para ayudarnos a crecer en obediencia y con él actuando como nuestro Sumo Sacerdote]. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación”.