La marca y el número de la bestia

Usted está aquí

La marca y el número de la bestia

Descargar

Descargar

La marca y el número de la bestia

×

La segunda bestia de Apocalipsis 13 hará que “a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les [ponga] una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno [pueda] comprar ni vender, sino el que [tenga] la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre” (vv. 16-17).

¿Qué significa esta situación tan extraña? ¿Cómo afectará a las personas a medida que se acerca el tiempo del fin?

Existen pruebas históricas de que en la cultura de la antigua Babilonia los esclavos “eran identificados … [con] algún tipo de marca, bien sea por un tatuaje o por una marca con hierro candente en la cara o en la mano…” (H.W.H. Saggs, The Greatness That Was Babylon [“La grandeza que tenía Babilonia”], 1962, p. 173). Tal vez existan paralelos entre esta costumbre antigua y lo que Dios nos revela que va a ocurrir en el tiempo del fin.

Muchos han especulado acerca de lo que significa esta profecía. Algunos creen que se trata de alguna supercomputadora, otros dicen que puede ser un código personal especial o aun un microprocesador instalado bajo la piel. Teniendo en cuenta la rapidez del avance tecnológico, es posible que sea algo que en estos momentos ni siquiera se ha inventado.

Muchos estudiosos de la Biblia creen que algo que puede ser interpretado como la marca de la bestia tal vez sea la obligación de guardar el domingo, día que originalmente se dedicó al culto del sol, en lugar del sábado, el séptimo día de la semana, que Dios santifica en las Escrituras. Esta perspectiva se ve respaldada por el hecho de que otras profecías del Apocalipsis nos muestran que va a existir un sistema de engaño religioso que alejará a las personas del verdadero Dios y será un aliado de Satanás en esa época.

En la Biblia no se definen los métodos que la bestia va a utilizar para identificar a aquellos que podrán participar libremente en el comercio en los tiempos del fin. Sin embargo, el Apocalipsis sí nos dice específicamente cuáles son las partes del cuerpo —las manos y la cabeza— que van a tener la identificación.

Comoquiera que se cumpla esta profecía, de alguna manera tendrá que ver con la violación de los mandamientos de Dios. Para poder comerciar, será necesario que las personas demuestren que están asociadas en alguna forma con la bestia. Todavía no está claro cómo es que se va a utilizar el número de la bestia —666— en los tiempos del fin, pero de alguna forma estará asociado con su nombre y sus impías acciones.