Claves para entender el Apocalipsis

Usted está aquí

Claves para entender el Apocalipsis

Descargar

Descargar

Claves para entender el Apocalipsis

×

¿Por qué fue escrito el Apocalipsis? El nombre mismo del libro significa revelación : quitar el velo, descifrar algo que de otra manera no podría entenderse. Y sin embargo, la mayoría de las personas creen que este último libro de la Biblia no se puede entender de ninguna manera, que su lenguaje y sus símbolos son demasiado confusos para tener sentido.

Sin embargo, el Apocalipsis permite poner muchas de las profecías más antiguas en un contexto comprensible, y para las profecías relativas al tiempo del fin forma una estructura que nos ayuda a comprenderlas. Esto se logra, en parte, por el uso de un lenguaje figurado y de símbolos que están relacionados directamente con otros escritos proféticos de la Biblia.

Por ejemplo, el libro de Daniel utiliza un lenguaje y unos símbolos similares. Muchas de sus visiones y figuras retóricas se explican claramente, pero Dios le reveló a Daniel que el significado de otras permanecería sin aclarar hasta el tiempo del fin. Entonces ésas también se podrían entender.

El Apocalipsis contiene varias claves fundamentales para poder entender las profecías de Daniel, y el libro de Daniel nos da elementos para entender el Apocalipsis.

Veamos la explicación que Daniel dio acerca de una de sus visiones: “Yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas? Él respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin” (Daniel 12:8-9 Daniel 12:8-9 8 Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas? 9 El respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Comparemos esto con el propósito de Dios en el Apocalipsis. Dios el Padre le dio a su Hijo Jesucristo las profecías que están escritas en el Apocalipsis. Pero vemos que el apóstol Juan, quien escribió el libro por inspiración divina, nos dice en el último capítulo que un ángel le ordenó específicamente: “No selles las palabras de la profecía de este libro …” (Apocalipsis 22:10 Apocalipsis 22:10Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Juan explica que el Padre le dio la mayor parte de este libro a Jesús en forma de un rollo sellado con siete sellos. Jesús rompió los sellos y abrió el rollo: “Vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono [Dios el Padre] un libro escrito por dentro y por fuera, sellado son siete sellos. Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos? Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo … Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos” (Apocalipsis 5:1-5 Apocalipsis 5:1-5 1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. 2 Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos? 3 Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo. 4 Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. 5 Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Aquí está la clave para entender el libro. Solamente Jesús puede descifrar el significado de sus símbolos, visiones y descripciones. El primer versículo de este libro nos dice que es “la revelación de Jesucristo, que Dios le dio…” (Apocalipsis 1:1 Apocalipsis 1:1La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Cristo desata los sellos; él revela su significado. Pero ¿cómo lo hace?

Hay dos factores fundamentales. Primero, las claves para entender el contenido del libro deben ser explicadas por Jesucristo mismo, con sus propias palabras.

Segundo, la Biblia nos enseña que “toda la Escritura es inspirada por Dios…” (2nd Timoteo 3:16 2nd Timoteo 3:16Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Por lo tanto, podemos estar seguros de que hay otros pasajes de la inspirada Palabra de Dios que nos ayudan a aclarar algunos símbolos del Apocalipsis.

Si confiamos en que la Biblia interpreta sus propios símbolos y lenguaje figurado, podemos estar seguros de que nuestro entendimiento está basado en la inspirada Palabra de Dios y no en nuestras propias opiniones (2da Pedro 1:20 2da Pedro 1:20entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Al fin y al cabo, el Apocalipsis consiste precisamente en conocimiento revelado.

Recordemos que Dios le dijo a Daniel que algunas de las cosas que le fueron reveladas en visión estaban selladas hasta el tiempo del fin. Pero después añadió: “Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán” (Daniel 12:10 Daniel 12:10Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Dios se propuso que en el tiempo del fin, aquellos que él llama “entendidos” comprendieran estas profecías.

¿Quiénes son los entendidos?

Aquellos que se mofan del concepto de que la Biblia es inspirada por Dios, dicen que sus símbolos son contradictorios y confusos; no les ven ningún valor. Al burlarse de la idea de la inspiración de Dios, se ciegan al entendimiento profético. Ellos “ignoran voluntariamente” lo que Dios revela acerca del futuro (2da Pedro 3:3-7 2da Pedro 3:3-7 3 sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, 4 y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. 5 Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, 6 por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; 7 pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Por otra parte, Dios nos dice que los que realmente tienen entendimiento y sabiduría son aquellos que le temen y guardan sus mandamientos. Las Escrituras afirman: “El principio de la sabiduría es el temor del Eterno; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; su loor permanece para siempre” (Salmos 111:10 Salmos 111:10 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). También leemos: “El testimonio del Eterno es fiel, que hace sabio al sencillo” (Salmos 19:7 Salmos 19:7 La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El Apocalipsis nos da muchas claves para entender la profecía porque sigue el principio de que la Biblia se interpreta a sí misma . Por lo tanto, solamente aquellos que creen que la Biblia es inspirada por Dios y confían en lo que dice, podrán entender el significado de lo que está revelado en el Apocalipsis.

En los días de los apóstoles se empezó a entender una parte, pues uno de los propósitos declarados del Apocalipsis era el de revelar a los siervos de Dios “las cosas que deben suceder pronto” (Apocalipsis 1:1 Apocalipsis 1:1La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Así que algunos aspectos del libro se aplicaron directamente a los cristianos que vivieron en los días del apóstol Juan.

En el versículo 19 vemos que Cristo le dijo a Juan que escribiera (1) “las cosas que has visto”: sus visiones con sus extraños símbolos; (2) “las que son”: información acerca de la iglesia en aquella época; y (3) “las que han de ser después de estas”: las profecías relativas al futuro.

Antes de examinar las claves acerca del futuro, es necesario que entendamos las circunstancias en que le fue revelado este libro profético al apóstol Juan.

La situación religiosa y política

En los confines del antiguo Imperio Romano, el cristianismo comenzó en medio de una paz relativa. Los emperadores de aquella época generalmente tenían una política de tolerancia religiosa. Esto les permitió a los primeros cristianos evangelizar de una manera poderosa a todo lo largo y ancho del territorio de Roma, y aún más allá.

Pero la situación empezó a cambiar. Los romanos proclamaron e impusieron el culto al emperador en todo el imperio. Súbitamente, los cristianos se encontraron en circunstancias intolerables. Jesús, y no el emperador, era su Señor. Ellos entendían claramente que las Escrituras prohi­bían la adoración de cualquier persona o cosa que no fuera el Dios verdadero y su Hijo Jesucristo. Se les presionó tremendamente para que celebraran las festividades paganas, los juegos y las ceremonias en honor del emperador reinante, como si éste fuera un dios.

Cuando ellos se negaron a participar en el culto al emperador, tuvieron serios conflictos con las autoridades romanas. Ya en la época en que fue escrito el Apocalipsis, algunos cristianos habían sido ejecutados por sus creencias. Antipas es nombrado como un mártir de la época (Apocalipsis 2:13 Apocalipsis 2:13 Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En todas partes, pero especialmente en el Asia Menor, los cristianos encontraron una fuerte oposición y fueron ridiculizados y perseguidos.

Después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 de nuestra era, los romanos empezaron a considerar al cristianismo como una religión nueva y distinta del judaísmo, y con frecuencia los cristianos eran vistos como un grupo subversivo que podría volverse peligroso. Roma veía en sus enseñanzas de un futuro reino, con un poderoso rey al frente, una seria amenaza contra la estabilidad del imperio. Para esa época, el emperador Nerón ya había culpado falsamente a los cristianos de provocar el gran incendio de Roma. El futuro parecía bastante sombrío.

El apóstol Juan, prisionero en la isla de Patmos, cerca de la costa del Asia Menor, explicó que él también había sufrido la persecución. Se presentó a los cristianos de su época como “copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo” (Apocalipsis 1:9 Apocalipsis 1:9Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Juan entendía perfectamente la angustia que ellos habían tenido que soportar. Y sin embargo, les recordó su meta: el Reino de Dios. Hizo hincapié en la paciencia y la fe que debían ejercer para soportar la persecución y el abuso hasta el retorno de Jesucristo, quien liberaría para siempre a sus santos de la persecución y les daría la salvación.

En este contexto Jesús le reveló a Juan cuándo y cómo sería detenida esta satánica persecución. También le señaló que la raíz del problema se remontaba al principio de la humanidad, al comienzo mismo de esta era del hombre, llena de pecado y de maldad.

El archiengañador

En el huerto del Edén, el hombre se encontró por primera vez con “la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero” (Apocalipsis 12:9 Apocalipsis 12:9Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Génesis 3:1 Génesis 3:1Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El engaño del maligno ha sido de tal magnitud que muchas personas se burlan de la sola posibilidad de que el diablo exista. Pero los escritores de la Santa Biblia tenían muy presente la existencia y el poder de este ser. Nos revelan que él ha sido el responsable del mal y del sufrimiento.

El Apocalipsis nos resume la labor de Satanás, su influencia tanto en los cristianos como en toda la humanidad, desde la época de Juan hasta el regreso de Jesucristo. Nos revela que finalmente se resolverá el antiguo conflicto entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal.

Como dijimos al principio de este capítulo, Juan les dijo a los primeros cristianos que había escrito acerca de “las [cosas] que son, y las que han de ser después de estas” (Apocalipsis 1:19 Apocalipsis 1:19 Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El cumplimiento profético comenzó en los días de los apóstoles y se extiende hasta nuestra época y más allá de ella.

El Día del Señor en la profecía

La mayoría de las visiones de Juan están relacionadas con una época que los profetas de Dios mencionan como “el día del Eterno” o “del Señor”, también conocido como “el día de nuestro Señor Jesucristo”, y aquí en el Apocalipsis como “el día del Señor” (Apocalipsis 1:10 Apocalipsis 1:10Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; comparar con Isaias 13:6 Isaias 13:6Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Joel 2:31 Joel 2:31El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Sofonías 1:14 Sofonías 1:14Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 2:20 Hechos de los Apóstoles 2:20 El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1ro Corintios 1:8 1ro Corintios 1:8el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2da Tesalonicences 2:2 2da Tesalonicences 2:2que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El apóstol Pablo habló claramente acerca de este tiempo profetizado: “Vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán” (1ra Tesalonicenses 5:2-3 1ra Tesalonicenses 5:2-3 2 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; 3 que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Algunas personas creen que cuando Juan utilizó en Apocalipsis 1:10 Apocalipsis 1:10Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
la frase “el día del Señor”, se estaba refiriendo al domingo. Pero el contexto nos muestra claramente que no se estaba refiriendo a ningún día de la semana, sino al tiempo profético del Día del Señor, el cual se menciona directa o indirectamente en más de 50 pasajes de las Escrituras.

“La revelación de Juan ocurrió estando él en el espíritu, en el día del Señor. Algunos han dicho que el ‘día del Señor’ se refiere al primer día de la semana. Sin embargo, la expresión ‘del Señor’ es la traducción de un adjetivo y nunca se utiliza en la Biblia para referirse al primer día de la semana. Es probable que Juan se estaba refiriendo al período llamado el Día del Señor, una expresión muy conocida en ambos testamentos … Él tuvo una visión … no fue transportado en su cuerpo sino en su mente hacia el futuro Día del Señor, cuando Dios va a derramar sus juicios sobre la tierra” (John Walvoord y Roy Zuck, The Bible Knowledge Commentary [“Comentario del conocimiento bíblico”], 1983, 1985).

La suposición errónea de que Juan se estaba refiriendo al primer día de la semana, no tiene ninguna base. El único día de la semana, desde el punto de vista bíblico, que puede llamarse “el día del Señor” es el sábado o séptimo día de la semana, observado por Jesús, los apóstoles y la iglesia primitiva como día de reposo. Jesús dijo específicamente que él era “Señor … del día de reposo [sábado]” (Marcos 2:28 Marcos 2:28 Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Y por medio del profeta Isaías, Dios se refiere al sábado como “mi día santo” (Isaias 58:13 Isaias 58:13Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Juan no se estaba refiriendo a ningún día de la semana sino al momento profético que es el tema principal del Apocalipsis. Juan nos dice específicamente que lo que él escribió era profecía (Apocalipsis 1:3 Apocalipsis 1:3Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Apocalipsis 22:7 Apocalipsis 22:7¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Apocalipsis 22:10 Apocalipsis 22:10Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Apocalipsis 22:18-19 Apocalipsis 22:18-19 18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Sin embargo, utiliza la expresión “en el Espíritu” —refiriéndose a las visiones inspiradas por Dios— para indicar que él era transportado mentalmente al venidero Día del Señor.

El Día del Señor se describe en numerosos pasajes bíblicos como la época en que Dios va a intervenir directamente en los asuntos humanos. Es un tiempo de juicio a sus adversarios, aquellos que rechazan su corrección y se niegan a obedecer sus mandamientos. Jesús reprendió duramente a las ciudades de Galilea que no quisieron escuchar su mensaje, aunque habían visto varios milagros: “Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras” (Mateo 11:22 Mateo 11:22 Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Isaías resumió de una manera concisa el significado del Día del Señor: “Aullad, porque cerca está el día del Eterno; vendrá como asolamiento del Todopoderoso” (Isaias 13:6 Isaias 13:6Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Qué o quiénes serán asolados? “He aquí el día del Eterno viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores” (v. 9). Como explicó Jeremías: “Ese día será para el Eterno Dios de los ejércitos día de retribución, para vengarse de sus enemigos…” (Jeremías 46:10 Jeremías 46:10Mas ese día será para Jehová Dios de los ejércitos día de retribución, para vengarse de sus enemigos; y la espada devorará y se saciará, y se embriagará de la sangre de ellos; porque sacrificio será para Jehová Dios de los ejércitos, en tierra del norte junto al río Eufrates.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Leamos lo que escribió el profeta Sofonías acerca de la época de la intervención de Dios: “Cercano está el día grande del Eterno, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día del Eterno; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto , día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres. Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra el Eterno; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol” (Sofonías 1:14-17 Sofonías 1:14-17 14 Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. 15 Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, 16 día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres. 17 Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Tenemos también la descripción que el apóstol Juan hace de algunos acontecimientos que ocurrirán cuando se abra el sexto sello del libro. La gente se estremecerá y clamará: “El gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?” (Apocalipsis 6:12-17 Apocalipsis 6:12-17 12 Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; 13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. 14 Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. 15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; 16 y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; 17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Poco antes de esto, los siervos mártires de Dios son representados clamando simbólicamente desde sus tumbas: “¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?” (v. 10). Más adelante en este libro de profecía, un ángel es enviado con este mensaje: “Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado…” (Apocalipsis 14:6-7 Apocalipsis 14:6-7 6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, 7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Casi al final de este libro, Juan nos da más detalles acerca de la segunda venida de Cristo: “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea ” (Apocalipsis 19:11 Apocalipsis 19:11Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Muchos años antes de que Juan escribiera el Apocalipsis, el profeta Zacarías también describió el regreso de Cristo: “Viene el día del Eterno … yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén … La mitad de la ciudad irá al cautiverio, pero el resto del pueblo no será sacado de la ciudad. Después saldrá el Eterno y peleará contra aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. En aquel día se afirmarán sus pies sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén, al oriente. El monte de los Olivos se partirá por la mitad, de este a oeste, formando un valle muy grande; la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur” (Zacarías 14:1-4 Zacarías 14:1-4 1 He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. 2 Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. 3 Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. 4 Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Reina-Valera 1995). Al final de esta batalla, “el Eterno será rey sobre toda la tierra” (v. 9).

Cuando leemos estos pasajes el tema central del Apocalipsis queda muy claro. Nos describe, con símbolos muy vívidos, el juicio de Dios en los últimos días, el tiempo que culminará con el regreso de Jesucristo. Él se encargará de destruir finalmente el sistema satánico que en el Apocalipsis se conoce como “Babilonia la grande” (Apocalipsis 17:5 Apocalipsis 17:5y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El quid del asunto: ¿A quién debemos adorar?

El meollo del conflicto del tiempo del fin es un interrogante crucial: ¿A quién va a adorar la humanidad, a Satanás o a Dios? Veamos lo que hará la mayoría: “…se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?” (Apocalipsis 13:3-4 Apocalipsis 13:3-4 3 Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, 4 y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Quiénes van a participar en esto? “Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida…” (v. 8). Aun en la actualidad casi todas las personas del mundo están “bajo el maligno”, “el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero…” (1ra Juan 5:19 1ra Juan 5:19Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Apocalipsis 12:9 Apocalipsis 12:9Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La influencia que Satanás ejerce sobre la humanidad se incrementará dramáticamente en el tiempo del fin.

Sin embargo, el hombre será advertido. Juan nos habla acerca de la visión de un ángel “que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Apocalipsis 14:6-7 Apocalipsis 14:6-7 6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, 7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Por medio del Apocalipsis, Dios nos envía un mensaje claro: Se acerca el momento en el que ya no tolerará más que los seres humanos lo rechacen y adoren al maligno. El sistema idolátrico de Satanás será borrado de la tierra antes de que Cristo comience su reinado como Rey de reyes y Señor de señores.

Dios responde a los ruegos de su pueblo

El templo en Jerusalén fue el centro del culto de Israel al Dios verdadero. La presencia de Dios se manifestaba allí (2da Crónicas 5:13-14 2da Crónicas 5:13-14 13 Cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová: y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre: entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová. 14 Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En el Apocalipsis, Dios aparece con frecuencia sentado en su trono en los cielos, en su templo celestial. (Antiguamente, este trono estaba representado por el propiciatorio que estaba encima del arca del testimonio, en el lugar santísimo del templo; Éxodo 25:10-22 Éxodo 25:10-22 10 Harán también un arca de madera de acacia, cuya longitud será de dos codos y medio, su anchura de codo y medio, y su altura de codo y medio. 11 Y la cubrirás de oro puro por dentro y por fuera, y harás sobre ella una cornisa de oro alrededor. 12 Fundirás para ella cuatro anillos de oro, que pondrás en sus cuatro esquinas; dos anillos a un lado de ella, y dos anillos al otro lado. 13 Harás unas varas de madera de acacia, las cuales cubrirás de oro. 14 Y meterás las varas por los anillos a los lados del arca, para llevar el arca con ellas. 15 Las varas quedarán en los anillos del arca; no se quitarán de ella. 16 Y pondrás en el arca el testimonio que yo te daré. 17 Y harás un propiciatorio de oro fino, cuya longitud será de dos codos y medio, y su anchura de codo y medio. 18 Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio. 19 Harás, pues, un querubín en un extremo, y un querubín en el otro extremo; de una pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos. 20 Y los querubines extenderán por encima las alas, cubriendo con sus alas el propiciatorio; sus rostros el uno enfrente del otro, mirando al propiciatorio los rostros de los querubines. 21 Y pondrás el propiciatorio encima del arca, y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré. 22 Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.) Cuando el apóstol Juan vio cómo los ángeles derramaban el castigo final, oyó “una gran voz del templo del cielo, del trono , diciendo: Hecho está” (Apocalipsis 16:17 Apocalipsis 16:17El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En otra ocasión un ángel le dijo a Juan: “Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él” (Apocalipsis 11:1 Apocalipsis 11:1Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Se nos enseña que Dios está en su templo y que recibe las oraciones de sus siervos. “Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono” (Apocalipsis 8:3 Apocalipsis 8:3Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Cuál era la plegaria que Dios escuchaba una y otra vez de sus verdaderos siervos? “Clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?” (Apocalipsis 6:10 Apocalipsis 6:10Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El Apocalipsis nos revela las circunstancias en que serán respondidas plenamente las oraciones de todos aquellos que adoran verdaderamente a Dios y le claman por justicia.

Juan cita las palabras de Jesús, quien les promete a sus siervos: “Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios … y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén…” (Apocalipsis 3:12 Apocalipsis 3:12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Finalmente, se volverán las tornas y los servidores fieles de Dios serán los ganadores. Dios los recompensará por su paciencia y perseverancia al esperar que él cumpliera sus promesas y respondiera a sus oraciones.

A medida que Dios interviene en los asuntos del mundo y manifiesta su gran poder a todas las naciones, sus verdaderos adoradores lo celebran con júbilo: “Cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado” (Apocalipsis 15:3-4 Apocalipsis 15:3-4 3 Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. 4 ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El patrón del siete

Otra característica sobresaliente del Apocalipsis es que está organizado por grupos de siete. Por ejemplo, el primer capítulo nos menciona siete iglesias, siete candeleros, siete espíritus, siete estrellas y siete ángeles.

Los acontecimientos principales del libro están agrupados en siete sellos, siete trompetas, siete truenos y siete copas que contienen las siete plagas postreras. También encontramos siete lámparas de fuego y un cordero con siete cuernos y siete ojos.

Hay un dragón que domina la bestia y tiene siete cabezas y 10 cuernos. Siete montes y siete reyes están relacionados con las cabezas de la bestia. ¿Qué quieren transmitir estos mensajes al utilizar repetidamente el número siete?

En la Biblia, el número siete simboliza la idea de totalidad. Por ejemplo, siete días representan una semana completa. Dios introdujo este concepto inmediatamente después de crear a nuestros primeros padres: “Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación” (Génesis 2:2-3 Génesis 2:2-3 2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El Apocalipsis nos explica la forma en que Dios va a llevar a cabo —completamente— su plan maestro de salvación. Nos da un bosquejo que nos ayuda a entender cómo se cumplirán los aspectos proféticos del plan de Dios, especialmente en los últimos días.

Esta representación de totalidad es un elemento importante para poder entender el mensaje a las siete iglesias que se encuentra en los tres primeros capítulos del libro. Cuando comparamos este lenguaje simbólico con los símbolos e imágenes de otras partes de la Biblia, podemos ver un cuadro claro.

En el Apocalipsis Dios les revela a sus siervos un resumen concreto de los factores que tendrán el mayor impacto en sus vidas —entre éstos sus pruebas y recompensas— hasta que esté terminado su plan para la humanidad. En los capítulos finales (21-22) les da a los justos un breve anticipo de la naturaleza de la relación que van a disfrutar todos con él eternamente. Al presentar los acontecimientos más importantes, Dios utiliza un patrón de siete para hacer hincapié en la plenitud del resumen profético que él revela.

A pesar de que los modelos bíblicos de siete son simbólicos en cuanto a que transmiten la idea de que algo está completo, suelen tener también un cumplimiento real y literal. Por ejemplo, Dios le dio un sueño al faraón del antiguo Egipto en el cual siete vacas flacas se comían siete vacas gordas. Luego, Dios hizo que José le explicara al faraón que el sueño significaba siete años de abundancia y prosperidad agrícola, que serían seguidos por siete años de hambre devastadora.

Al revelarle esta información al faraón por medio de un sueño, Dios hizo que pusiera a José en una posición muy importante en Egipto. Así, en los terribles años del hambre José pudo proteger y alimentar a su familia, un grupo muy pequeño que estaba destinado a convertirse en la nación de Israel. Dios tenía control del sueño y de su cumplimiento.

De la misma forma, Dios puede predecir el resultado de cualquier aspecto de la historia (Isaias 46:9-10 Isaias 46:9-10 9 Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, 10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Puede, además, controlar todo y hacer que se cumpla según su voluntad (v. 10). Él puede revelar el futuro con toda clase de detalles asombrosamente precisos y acertados. No debemos suponer, como algunos lo hacen, que los grupos de siete que hay en el Apocalipsis tienen únicamente un valor simbólico. Por lo general, anuncian sucesos reales y debemos tomarlos en serio.

El papel que desempeñan los santos

Cuando Juan escribió el Apocalipsis, los cristianos estaban siendo perseguidos y en algunas ocasiones martirizados, todo ello con la aprobación de los emperadores romanos. Con frecuencia el Apocalipsis hace un contraste entre la injusticia de la época y el futuro gobierno de Jesucristo y sus santos.

Este es otro aspecto muy importante del Apocalipsis. Uno de los temas centrales de sus profecías es la identidad de aquellos que van a regir el mundo en el futuro: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:6 Apocalipsis 20:6Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En el capítulo final leemos cómo los fieles siervos de Dios recibirán vida eterna en la resurrección y “reinarán por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 22:5 Apocalipsis 22:5No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Otro detalle importante es dónde van a servir inicialmente con Jesús en su gobierno: “Nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra ” (Apocalipsis 5:10 Apocalipsis 5:10y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Aun al comienzo del Apocalipsis, Juan habla acerca de “Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra” (Apocalipsis 1:5 Apocalipsis 1:5y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Después, Juan les dice a los cristianos que Jesús “nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos” (v. 6).

¿En verdad recibirán autoridad bajo Cristo en el Reino de Dios aquellos fieles cristianos que perseveren en las tribulaciones y persecuciones? Claro que sí. El apóstol Pablo les recordó a los corintios: “¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo?” (1ro Corintios 6:2 1ro Corintios 6:2¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Veamos lo que Cristo le reveló a Juan: “Vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años” (Apocalipsis 20:4 Apocalipsis 20:4Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esto es parte del asombroso futuro que Jesucristo tiene planeado para sus fieles seguidores: ¡vivir y reinar con él para siempre! Estudiemos ahora lo que está profetizado acerca de los verdaderos seguidores de Cristo a lo largo de los siglos hasta el momento de su regreso.