Segundas oportunidades

Usted está aquí

Segundas oportunidades

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

¿Cuántas veces ha pensado algo similar? Tal vez usted siente que, en ocasiones, abre su boca y es como si escuchara un cañón que dispara a través de las líneas enemigas. Puede sentirse muy mal por las cosas que dice o hace, pero la realidad de la situación es que le ha causado dolor a otra persona y es algo con lo que tiene que vivir.

A menudo se nos dice que no hay segundas oportunidades, que no puede volver a intentarlo, usted tiene una oportunidad en la vida y eso es todo. Supongo que en cierto modo es cierto, pero en otros aspectos es completamente falso. Nosotros tenemos una segunda oportunidad y tenemos la posibilidad de volver a intentarlo, solo que no de la manera que usted podría pensar.

Cuando Jesucristo murió por nuestros pecados y se convirtió en nuestro Cordero de Pascua, él nos dio una segunda oportunidad. Él tomó la pena de muerte por nosotros y nos ofreció una posibilidad de vida eterna. El perdón de los pecados nos da la oportunidad de ir ante Dios y tener nuestra pizarra limpia. En ese momento nos volvemos blancos como la nieve a los ojos de Dios.

También tenemos la opción de volver a intentarlo. Sí, tenemos la oportunidad de vivir la vida y vivirla como nunca antes. Como seres humanos cometemos errores y esos errores tienen un impacto negativo en nuestra vida y en la de los que nos rodean. Podemos pedir y recibir el perdón, pero no siempre se puede borrar el daño causado por nuestras faltas.

Imagine ser capaz de vivir una vida sin errores. Esa es nuestra opción de volver a intentarlo. En el momento en que Jesucristo regrese reunirá a su pueblo con él y ellos serán transformados de esta forma física a una forma espiritual. Seremos perfectos en todos los sentidos. Viviremos la vida en un nuevo cuerpo, como un ser espiritual, y no cometeremos más errores.

No solo vamos a tener la oportunidad de vivir una vida perfecta con Dios el Padre y su Hijo, sino que seremos líderes y enseñaremos a aquellos que se queden en la tierra para hacer lo mismo. Llegaremos a ser parte de una solución mundial a los sufrimientos de hoy. Ya no tendremos que preocuparnos de causar dolor, sino que estaremos ayudando a la humanidad a descubrir lo que significa vivir una vida plena, a la manera de Dios, eliminando los corazones dolidos de este mundo.

Si alguna vez ha deseado tener otra oportunidad, o ha querido hacer las cosas bien, esta es su oportunidad. Aprenda más sobre el perdón y la nueva vida que le espera al ordenar gratuitamente el folleto de estudio bíblico El camino hacia la vida eterna .

Fuente: ucg.org