¿Puede Dios perdonar a las personas que abortan?

Usted está aquí

¿Puede Dios perdonar a las personas que abortan?

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

A veces para nosotros es muy difícil de despojarnos de un pecado, incluso cuando Dios nos ha despojado de él. Una vez perdonados, debemos perdonarnos a nosotros mismos.

La idea del control público de la natalidad comenzó en 1916 con Margaret Sanger. Su trabajo comenzó una serie de fundaciones que finalmente condujeron al desarrollo de la compañía Paternidad planeada de América en 1942. Mientras que el control de la natalidad era la intención original, el resultado final fue la legalización del aborto en 1973. Esto fue promocionado como un Gran paso para los derechos de las mujeres por algunos y una burla contra Dios para otros.

Mientras que muchas mujeres y adolescentes han tenido abortos legales desde entonces, a menudo hay problemas de culpa y tristeza asociados con ella. Hay estudios que muestran que hasta el 55 por ciento de las mujeres después se sienten negativamente afectadas por haber abortado. En un estudio, el 10 por ciento de estas mujeres luego presentaron complicaciones psiquiátricas graves (abortionfacts.com).

He conocido a mujeres que dijeron que no tenían arrepentimientos en absoluto. Otras que inicialmente no se sintieron mal por tener un aborto pero más tarde y con mucha frecuencias se sintieron muy molestas en sus vidas debido a su acción. Dijeron que de repente fueron golpeadas con un terrible vacío y pesar por su decisión. Otras se sintieron horribles inmediatamente después del procedimiento, diciendo que nunca habían querido hacerlo, pero se sintieron presionadas por sus padres, amigos o novios. A veces es sólo la idea de rechazo de los parientes más cercanos que ronda en la mente y empuja a las mujeres a tomar tal decisión. A menudo es más difícil para estas niñas y mujeres en particular, ya que nunca habrían elegido hacerlo sin las presiones mentales que percibieron de sus allegados.

Las mujeres que tienen abortos provienen de todos los estratos sociales. Algunas se consideran cristianas, y muchas veces son las mujeres más atormentadas por su decisión. Siempre cuestionan cómo podrían haber hecho tal cosa. Estas mujeres están seguras que Dios nunca las perdonará y que a menudo no pueden perdonarse a sí mismas.

Primero, es importante entender que el aborto es un pecado. Dios valora profundamente toda la vida. Incluso sabe cuando un gorrión cae al suelo (Mateo 10:29 Mateo 10:29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Su creación es importante para Él, lo cual no debe ser ninguna sorpresa. Muchos argumentan que un feto no es una persona, pero Jeremías 1: 5 sugiere que Dios considera al feto como nada menos que a las personas desde el principio. Él dice: «Antes de que te formara en el vientre te conocí, y antes de que nacieras te consagré». No puedes «conocer» a alguien si ya no es un individuo. Obviamente somos conocidos por Dios desde la concepción.

A veces para nosotros es muy difícil de despojarnos de un pecado incluso cuando Dios nos ha despojado de él. Una vez perdonados, debemos perdonarnos a nosotros mismos.

El apóstol Juan claramente dice: «Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad» (1 Juan 1: 9). ¿Significa eso que podemos simplemente confesar y terminar con él? Compare lo que Santiago dijo: «Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará». (Santiago 4: 7-9).

Dios quiere que verdaderamente lamentemos nuestros pecados. Eso significa que debemos venir a Él humildemente, pedir sinceramente Su perdón y cambiar nuestros caminos. Él siempre está dispuesto a perdonarnos con mucho gusto y borrarlo de Su memoria si le pedimos, porque Él nos ama. Él dice: «Yo, yo mismo, soy el que borra tus transgresiones, por mi propio bien, y ya no recuerdas tus pecados» (Isaias 43:25 Isaias 43:25Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Luego, más adelante, declara: «Yo les perdonaré sus iniquidades, y nunca más me acordaré de sus pecados» (Hebreos 8:12 Hebreos 8:12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI).

Una vez perdonados, debemos perdonarnos a nosotros mismos. Imagine una pizarra con sus pecados escritos en ella. Entonces Dios viene y lo borra y dice que se ha ido de su memoria. Entonces imagine que lo escribimos de nuevo en el tablero y Dios lo borra de nuevo, solo para que lo escribamos una vez más. No podemos seguir  y repetidamente tratando de buscar el perdón. Acepte el perdón de Dios y siga adelante. Usted no puede cambiar lo que ha sucedido, pero sí puede elegir no dejar que suceda de nuevo. Mientras no repita el pecado, no hay necesidad de seguir recordandolo.

Nuevamente les pregunto ¿Puede Dios perdonar a las personas que abortaron? Si, él puede. Y lo hará por los verdaderamente arrepentidos.

Fuente: UCG.org