Ser un discípulo – Parte 1

Usted está aquí

Ser un discípulo – Parte 1

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×
Descargar
MP3 Audio (2.08 MB)

Descargar

Ser un discípulo – Parte 1

MP3 Audio (2.08 MB)
×

¿Instruyó Cristo a su Iglesia para “ser líderes” o “ser discípulos”?

Transcript

[Darris McNeely] ¿Alguna vez has leído un libro sobre liderazgo? ¿Sabes cuántos libros existen acerca de este tema? He aquí uno: El liderazgo es un arte, muy buen libro. Lo leí, y tiene muy buen material. Éste es otro: Churchill en el liderazgo, el gran primer ministro británico del siglo 20, Winston Churchill. Otro: Jesús en el liderazgo, descubriendo los secretos del liderazgo servidor de la vida de Jesucristo. Aquí hay otro de liderazgo servidor. Encuentro que esta sección, o al menos el título, es interesante. Todo estos libros contienen información muy buena sobre este tema en particular, pero he estado pensando últimamente que cuando se trata este asunto del liderazgo y lo que la Biblia dice, encuentro la palabra discípulo más veces que la palabra liderazgo.

De hecho, en el Nuevo Testamento no encuentro a Jesús hablando de liderazgo. Cristo aparece hablando acerca de convertirse en discípulo y me puso a pensar de que sería mejor enfocarse en lo que significa ser un discípulo en lugar de ser un líder. El liderazgo es una forma de arte importante, pero llegar a ser discípulo es ubicarnos en el comienzo. En Mateo, capítulo 28, comenzando en el versículo 18 Jesús dejó instrucciones a sus seguidores. Les dijo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos” (Mateo 28:18-19 Mateo 28:18-19 [18] Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. [19] Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Mateo 28:19 Mateo 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. “Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Id y haced discípulos, Enséñales que guarden todas las cosas que os he mandado. Estas son unas de las últimas instrucciones que Jesús dio a sus seguidores, su Iglesia. Gente, hombres en este caso, y mujeres quienes fueron discípulos y habían sido parte de la fundación inicial de la Iglesia.

La palabra discípulo se encuentra en la Biblia, y según el hebreo y el griego, la palabra realmente significa “estudiante” o alguien que es aprendiz. Esa es la real esencia de lo que significa. Para convertirnos en un discípulo realmente tenemos que ponernos bajo la tutela, tutoría, supervisión y cuidado de un profesor que en cierto sentido es un maestro con una materia en particular, arte, ciencia o disciplina. Y nos disciplinamos para ser un discípulo, un aprendiz, un estudiante de todo lo que esta persona sabe y tiene que enseñarnos sobre un tema en particular. Eso es esencialmente lo que un discípulo es. Existen programas de aprendizaje en distintas áreas para llegar a ser un electricista, plomero, carpintero. Y convertirse en discípulo de un maestro en un arte u oficio en particular.

Cristo llamó a doce individuos que fueron llamados a un trabajo permanente para convertirse en discípulos. Estos doce hombres llegaron a ser apóstoles, y ellos a su vez enseñaron a otros discípulos mientras seguían las enseñanzas de Jesucristo de ir y hacer discípulos y difundir la Palabra de Dios.

Cuando vez lo que ellos hicieron, como se aproximaron a ello, y cómo Jesús en realidad trabajó con ellos durante su tiempo y su ministerio, existen numerosas lecciones que debemos aprender para convertirnos en un discípulo. Para enseñar a alguien más a ser un discípulo primero debemos nosotros ser discípulos. Creo que es crucialmente importante en cualquier organización, en cualquier estructura – sea en una iglesia, un negocio, en cualquier tipo de entidad organizada en el mundo de hoy – creo que llegar a ser un discípulo tiene grandes enseñanzas y significados para todos nosotros si lo aplicamos en nuestras vidas. Comenzaré una serie de BT Dailies para llevarnos a través de algunos pasos que la Biblia menciona para ser un discípulo y al final ayudarnos a aprender cómo ser un discípulo.

Esto es BT Daily. Acompáñenos la próxima vez.