La Palabra de Dios

Creemos que las Escrituras, tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo, son la revelación de Dios y la totalidad de su voluntad expresada a la humanidad. Las Escrituras son inspiradas en pensamiento y palabra, son infalibles en los escritos originales, son la autoridad suprema y final en la fe y en la vida, y son el fundamento de toda verdad (2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:20-21; Juan 10:35; 17:17).

Tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo nos revelan el plan de salvación que Dios tiene para el hombre y su desenvolvimiento a lo largo de la historia. En toda la Biblia encontramos el relato de las intervenciones misericordiosas que Dios ha realizado con el fin de salvar a la humanidad y otorgarle vida eterna en su familia. En los libros que componen la Biblia podemos encontrar diferencias según la personalidad, el estilo y el vocabulario del autor. Pero al momento de escribir, todos lo hicieron inspirados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:21). De esta manera, Dios dirigió e influyó en la mente de sus siervos para que escribieran los libros que hoy conocemos como la Palabra de Dios, permitiéndoles hacerlo en su propio estilo.

Las Sagradas Escrituras son la única fuente de conocimiento y de verdad que Jesús y sus apóstoles usaron para enseñar el camino de la salvación de Dios. Pero por sobre todo, Jesucristo demostró con su ejemplo de obediencia que las Escrituras son la máxima autoridad en la vida de un cristiano. Al enfrentar con éxito a Satanás, Cristo dijo: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4; Lucas 4:4; Deuteronomio 8:3). En su batalla contra el máximo adversario, el diablo, Cristo citó también otros pasajes (Mateo 4:7, 10).

Cuando Cristo comenzó su ministerio aquí en la tierra, empezó leyendo las Escrituras y afirmando: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros” (Lucas 4:16-21). En Juan 10:35 Cristo proclamó que “la Escritura no puede ser quebrantada”. Siempre citó las Escrituras, considerándolas como una fuente autorizada y valedera en su vida (Juan 7:38, 42). Nada hizo que Jesús perdiera esta perspectiva, ni siquiera el hecho de haber sido traicionado y condenado a la crucifixión (Juan 13:18; 17:12; 19:28; Mateo 27:46; Salmos 22:1; Lucas 23:46; Salmos 31:5).

Los apóstoles siguieron el ejemplo de Cristo. Fueron las Escrituras las que definieron el meollo de la fe, la doctrina y la conducta cristianas. Cuando Jesucristo resucitó, reafirmó toda la instrucción que les había dado a sus discípulos y “... les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras” (Lucas 24:32; 44-45). Fue por medio de las Escrituras que se hacían discípulos en todas las naciones, como nos lo confirma el ejemplo del eunuco etíope (Hechos 8:26-35).

Pablo, el apóstol a las naciones, frecuentemente se apoyaba en la autoridad de las Escrituras para hacer preguntas tales como: “¿Qué dice la Escritura?” (Romanos 4:3; 11:2; Gálatas 4:30). En otros pasajes Pablo confirmó esa autoridad al decir: “Pues la Escritura dice...” o expresiones parecidas (Romanos 10:11; Gálatas 3:8, 22; 1 Timoteo 5:18). Es evidente que tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo fueron escritos no sólo para los cristianos judíos sino también para los cristianos gentiles.

Entre el Antiguo Testamento y el Nuevo existe una marcada continuidad (Mateo 4:4; 2 Timoteo 3:15-16). El Nuevo Testamento se basa en el Antiguo y lo amplifica (Mateo 5-7). La historia comprueba que las únicas Escrituras que existían en la época de Cristo y las primeras décadas de los apóstoles, eran las del Antiguo Testamento.

Una de las características principales del pueblo de Dios es que lee, escucha y practica la Palabra de Dios (Lucas 8:21; 11:28). La Palabra de Dios es el fundamento de la fe (Romanos 10:17; Colosenses 3:16). Dios espera que su pueblo estudie su Palabra constante y diligentemente, con el propósito de aprender, entender y poder mantenerse sin mancha y sin contaminación del mundo (Hechos 17:11; Efesios 6:17; 1 Juan 2:14; Salmos 119:9). A medida que interiorizamos la Palabra de Dios, aprendemos a defender mejor nuestra fe (1 Pedro 3:15). Las Sagradas Escrituras pueden hacernos “sabios para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús” (2?Timoteo 3:15).

La Biblia es la palabra viva que siempre podemos aplicar en las diferentes situaciones de la vida diaria (Hebreos 4:12). Estando en prisión, el apóstol Pablo le recordó a Timoteo que a él lo podían apresar, pero no así la Palabra de Dios (2 Timoteo 2:8-9).

La Iglesia de Dios obedece el mandato bíblico de depender de la Palabra de Dios en su búsqueda de la verdad. Como nos lo dice muy claramente 2 Timoteo 3:16, la inspirada Palabra de Dios es la base de la doctrina, refuta los errores, corrige e instruye. La verdad de la Biblia no solamente enseña y edifica al pueblo de Dios, sino que también santifica y aparta a su iglesia (Juan 17:17). La Biblia es un recurso fundamental en la relación que Dios tiene con su iglesia, “para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra” (Efesios 5:26).

(Si desea profundizar en este tema, no vacile en solicitar los folletos gratuitos ¿Se puede confiar en la Biblia? y Cómo entender la Biblia.)

Compartir Compartir Compartir

Mas Información

Folletos relacionados

Cómo entender la Biblia

Cómo entender la Biblia

La Biblia es el mayor éxito de librería en toda la historia. Aunque millones de personas leen las Sagradas Escrituras, son muchos los que no las entienden. ¿Cómo puede usted llegar a ser uno de los que comprenden realmente este libro? La Biblia misma da la respuesta a esta pregunta.

Ud. está viendo una página de

Los orígenes de nuestra labor se remontan a la Iglesia que fundó Jesucristo en el siglo primero, y seguimos las mismas doctrinas y prácticas de esa Iglesia. Nuestra comisión es proclamar el evangelio del venidero Reino de Dios en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, enseñándoles a guardar todo lo que Cristo mandó (Mateo 28:18-20).

Descargue todos los folletos

Descargue todos los folletos gratuitos para estudiarlos en su computador. Los formatos disponibles se enlistan a continuación:

Formato PDF - (17MB archivo .zip)

Formato ePUB - (pronto...)

Formato Mobi - (pronto...)

Acerca de los formatos ebook...
Los formatos ePUB pueden ser leídos por varios tipos de lectores ebook y tablets, incluyendo Apple iPad (iPhone & iPod Touch) Barnes & Nobles Nook (Nook Color), Samsung Galaxy Tab (using Kobo) and Sony Reader. Los Mobi booklets pueden ser leídos por e-readers y celulares incluyendo Amazon Kindle, Cybook, iRex Digital Reader, iLiad, Hanlin y BeBook. Descargar lector Mobipocket para celulares (Blackberry, Windows Mobile, Symbian & sistemas operativos Palm).

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading