Nuestro hablar

Posteado el 29 June, 2017

Encontramos lenguaje considerado “soez” en todos los aspectos de la vida, incluso en aquellos que se esperaban que fueran “muy profesionales” para esa forma de hablar.

Me lo he encontrado frecuentemente en la escuela, trabajo y en varios lugares, donde la presión social es una herramienta poderosa que Satanás puede usar para influenciarnos a pecar. Mientras que algunas personas afirman estar “alejados” del maldecir, de las palabras soeces y del tomar el nombre de Dios en vano, todos en alguna ocasión hemos dicho algo por lo que nos hemos tenido que disculpar o quisiéramos no haber dicho.

Nuestras palabras gobernadas por la Palabra de Dios

La Biblia tiene una plétora de palabras sabias para ofrecer en el tema de nuestra forma de hablar. Dos de los diez mandamientos reglamentan específicamente lo que no deberíamos decir, mientras que otros pueden ser quebrantados por nuestras palabras también (Éxodo 20). Por ejemplo, el expresar odio hacia alguien más es transgredir el mandamiento de no matar. En el versículo 7 leemos que no se nos “dará por inocente(s)” si blasfemamos el nombre de Dios (este mandamiento también se encuentra en Levítico 19:12). Como tal, seríamos culpables de transgredir la ley de Dios y enfrentar la pena de muerte. La palabra “vano” indica falta de sentido y egoísmo, e incluso podría ser considerado una forma de idolatría, ya que al cometer este pecado nos elevamos a un nivel donde nuestra intención detrás de usar el nombre de Dios está más elevada que la santidad de Su nombre. Poniendo nuestra voluntad sobre la voluntad de Dios es ciertamente un pecado.

El libro de Apocalipsis nos enseña que la forma en que hablamos puede impedirnos de entrar al Reino de Dios. En Apocalipsis 21:8, leemos que entre las personas que serán quemadas en el lago de fuego están los “abominables”, “idólatras” y “mentirosos”. Hay consecuencias claras de no arrepentirse de este pecado, como de cualquier otro pecado.

La rendición de cuentas es necesaria

Los cristianos y eventualmente todo el mundo seremos juzgados en parte por lo que decimos. Cristo reveló que “de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio” y continuó diciendo que nuestras palabras pueden justificarnos o condenarnos (Mateo 12:33-37). Tenemos que rendir cuentas por lo que decimos, y obviamente es algo a lo que Dios le asigna un gran significado. En los versículos anteriormente mencionados Cristo enseña que “de la abundancia del corazón habla la boca”. Lo que hay en nuestros corazones es algo importante para Dios y el refrán “basura hacia dentro, basura hacia fuera” se mantiene cierto. Si llenamos nuestros ojos, oídos, mente y corazón con basura, ¿por qué nos debe sorprender cuando solo se nos escapa lenguaje sucio y asqueroso?

El habla es una herramienta poderosa. En uno de los salmos de David que trata sobre una historia trágica, Dios enseña que las palabras pueden traer ya sea paz o violencia (Salmos 55:9-11). David menciona que, debido a esto, su ciudad está en problemas: “Maldad hay en medio de ella, y el fraude y el engaño no se apartan de sus plazas”. Nuestras palabras tienen el poder de construir o destruir y no es sorpresa que Dios requiere responsabilidad de parte nuestra al usarlas.

Debemos respetar el nombre de Dios si deseamos ser Sus discípulos y fallar en hacerlo es un pecado. Hay consecuencias físicas y espirituales tanto de esto como de muchas otras formas de mal hablar, incluyendo decir palabras soeces, siendo ofensivo, mintiendo y alardeando.

Se nos conoce y seremos juzgados por nuestras acciones, de las cuales nuestra forma de hablar es parte. Los pensamientos y deseos internos producen este comportamiento, del cual somos completamente responsables. Nuestras palabras son una de las poderosas herramientas que Dios nos da y podemos usarlas para bien o para mal. ¡Asegurémonos pues, que nuestras palabras hagan el bien!

Fuente: UCG.org



Los blogs no están en revisión por un comité doctrinal de la Iglesia de Dios Unida. Este posteo es la opinión personal del autor y no debe considerarse oficial por la Iglesia de Dios Unida. Si tiene alguna pregunta puede escribir un correo directamente info@iduai.org.

Compartir Compartir Compartir

Folletos relacionados

Calendario Sagrado año 2011-2012: El inspirado libro de los Salmos

Calendario Sagrado año 2011-2012: El inspirado libro de los Salmos

“Sólo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi salvación. Sólo él es mi roca y mi salvación; él es mi protector. ¡Jamás habré de caer! Dios es mi salvación y mi gloria; es la roca que me fortalece; ¡mi refugio está en Dios! Confía siempre en él, pueblo mío; ábrele tu corazón cuando estés ante él. ¡Dios es nuestro refugio!” (Salmos 62: 1-2, 7-8, Nueva Versión Internacional)

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading