Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Carta del Presidente: 25 de febrero de 2021

Usted está aquí

Carta del Presidente

25 de febrero de 2021

Cómo prepararse para su mejor Pascua (Segunda parte)

La semana pasada repasamos la impresionante historia de Jesús, el Mesías profetizado, y de cómo dio su vida como el Cordero de Pascua sacrificado por toda la humanidad. Aunque usted y yo no veamos ahora a nuestro Salvador físicamente, lo amamos y, como dice 1ra Pedro 1:8 1ra Pedro 1:8a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, “Ustedes . . . creen en él y se alegran.”

He aquí la segunda parte. Como señalé la semana pasada, debemos examinar deliberadamente la forma en que vivimos como parte fundamental de la preparación para la Pascua. La intención de Dios es que esto sea algo extremadamente personal entre usted y él (Juan 17:21 Juan 17:21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pablo oró para que se “el glorioso Padre de nuestro Señor Jesucristo . . . les dé sabiduría espiritual y precepción, para que crezcan en el conocimiento de Dios", hasta el punto de que "les inunde de luz el corazón, para que puedan entender la esperanza segura que él ha dado a los que llamó" (Efesios 1:17-18 Efesios 1:17-18 [17] para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, [18] alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Traducción Viviente).

Cada año, las temporadas de días santos nos comprometen a un nuevo ciclo de mejoría espiritual continua (Mateo 5:48 Mateo 5:48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Cada día santo contribuye a que nuestros corazones se "inunden de luz". Los días santos del primer ciclo del año están especialmente conectados entre sí y se complementan mutua y profundamente, renovando nuestras vidas. Desde antes de la Pascua, volvemos a comprometernos a entregar diariamente cada aspecto de nuestra vida a Dios Padre y a Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. Examinar honestamente nuestro corazón nos ayuda a redimensionarnos espiritualmente. Como escribió Pablo, podemos comprender y aceptar el hecho de que "todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23 Romanos 3:23por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Y este conocimiento nos motiva aún más.

Dios nos ayuda a evitar la trampa del autoengaño cuando observamos sus días santos. Podemos estar ciegos ante los defectos personales que son obvios para los demás, pero Dios, que lo ve todo perfectamente (Proverbios 15:3 Proverbios 15:3 Los ojos de Jehová están en todo lugar, Mirando a los malos y a los buenos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), sigue dirigiéndonos hacia un cambio vivificante (Romanos 12:1-2 Romanos 12:1-2 [1] Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. [2] No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Al renovar nuestra relación con Jesús como nuestra Pascua, reavivamos nuestro compromiso de superar el pecado y de ser espiritualmente victoriosos (Apocalipsis 2:7 Apocalipsis 2:7 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Las recompensas de este compromiso son muchas, tanto espirituales como físicas. Como hijos de Dios (1ra Juan 3:1 1ra Juan 3:1Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), deseamos ser como él. Al obedecerle en amor, Dios nos recompensa aún más de lo que lo harían nuestros padres humanos.

Debemos tener mucho cuidado en este proceso de examinación. Sabemos que existen consecuencias potenciales directas si no lo hacemos (1ro Corintios 11:29 1ro Corintios 11:29Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Discernimos con humildad y apreciamos profundamente lo que nuestro Salvador hizo por nosotros. Usamos las herramientas espirituales que Dios nos da para medir, e incluso juzgar, nuestro comportamiento y pensamientos en relación con sus normas ¿El resultado? Nos beneficiamos al construir nuestra casa espiritual sobre la Roca (Mateo 7:25 Mateo 7:25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Sabemos que si este proceso se descuida de alguna manera, Dios nos ama hasta el punto de que seremos "castigados por el Señor para que no seamos condenados con el mundo" (1ro Corintios 11:32 1ro Corintios 11:32mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). ¿Cuál es la norma que Jesús estableció para nosotros como sus discípulos? "Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas" (Marcos 12:30 Marcos 12:30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La Pascua, al ser magnificada por la puerta abierta a la reconciliación mediante el sacrificio de Cristo,  nos hace enfocarnos en cómo aprender a amar a Dios. A su vez, debemos ser “imitadores de Dios como hijos amados y [andar] en amor, como Cristo también nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros" (Efesios 5:1-2 Efesios 5:1-2 [1] Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. [2] Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a símismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Al hacer un inventario espiritual en preparación para la Pascua, nos preparamos para un gran restablecimiento que durará todo el año. Debemos poner en práctica, inmediata y activamente, lo que hemos aprendido del compromiso directo de nuestro Padre Celestial y Hermano Mayor. Experimentamos el valor renovado de la oración y la meditación y desempolvamos espiritualmente nuestras vidas.

En esta próxima temporada de Pascua se nos recordará que la levadura, como el pecado, está en todas partes. Si uno deja fuera la masa recién hecha durante la noche, la levadura microscópica invisible que flota en el aire la fermentará. ¿Qué quiere decir esto? Que el pecado, como la levadura, es omnipresente, incluso ineludible. Participar en el proceso simbólico de eliminar la levadura renueva una importante lección espiritual para nosotros. Al encontrar migas de pan y trozos de levadura en lugares inesperados, vemos físicamente que el pecado, como la levadura, se propaga de manera inusual. Se nos advierte que, si no se controla, puede convertirse en "levadura de malicia y de maldad" (1ro Corintios 5:8 1ro Corintios 5:8Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En los próximos días, preguntemos a Dios abierta y frecuentemente: "¿Qué necesito saber de mí mismo? ¿Qué necesito cambiar?". Pidámosle francamente que nos ayude a ser mejores cristianos y que produzcamos frutos espirituales mientras seguimos a Jesús el Mesías. Pablo nos da una norma muy útil para esto. En el libro de Gálatas nos describe las obras de la carne y el fruto del Espíritu. Usted puede hacer un inventario espiritual que le puede servir en esta temporada que se avecina. Quiero añadir que un ayuno puede ayudarle a concentrarse, y es muy recomendable.

He aquí una pregunta que debiera hacernos meditar: ¿Se ha preguntado alguna vez qué cosas pueden dejarlo fuera del Reino de Dios? Pablo nos da la respuesta en Gálatas y nos advierte específicamente. Estas cosas son: ". . . inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas . . . " (Gálatas 5:19-21 Gálatas 5:19-21 [19] Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, [20] idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, [21] envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NLT). Debemos analizarlas honestamente con cuidado y en oración, pidiendo a Dios que las elimine de nosotros y nos sane espiritualmente. Por otro lado, Pablo habla de los comportamientos, las emociones y el estado de ánimo que traen muchas bendiciones. En efecto, somos el templo del Espíritu Santo (1ro Corintios 6:19 1ro Corintios 6:19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y esto debiera describir la plenitud de nuestras vidas: "amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y control propio" (Gálatas 5:22-23 Gálatas 5:22-23 [22] Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, [23] mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NLT). Como un árbol joven, los frutos al principio pueden ser pequeños, ¡Pero Dios es paciente!

En la sección de las Escrituras que solemos leer en la noche de Pascua, Jesús declaró: "Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto" (Juan 15:1-2 Juan 15:1-2 [1] Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. [2] Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Dios presta mucha atención a los que le aman y obedecen, y todo lo que hace tiene un propósito directo para usted y para mí. Esta es una promesa inquebrantable.

Mientras se prepara para la Pascua de este año, ante estas inspiradoras palabras de nuestro Salvador a su corazón: "Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí, y yo conozco al Padre. Así que sacrifico mi vida por las ovejas" (Juan 10:14-15 Juan 10:14-15 [14] Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, [15] así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NLT). ¿Qué tiene Jesús en mente para usted? "Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia" (versículo 10). Cada día antes de esta temporada de días santos, pregúntele a Dios qué quiere que haga en ese día y luego pídale que le ayude a hacerlo. Pregúntele cómo puede caminar mejor en su vida diaria con su Hijo, su Hermano Mayor. Esto parece muy simple, pero produce profundos resultados.

En esta temporada, sea un creyente. Crea en Jesucristo su Salvador, en lo que dice, en lo que hace, en su papel en el Reino de Dios venidero y en todo lo que esto significa, ¡y experimente su mejor Pascua!

En servicio a Cristo,

Víctor Kubik